16 Días

La Trata: 45 de 100 niñas y niños captadas por las redes criminales son niñas indígenas

277 Vistas

Las indígenas desaparecen y nadie las busca, Rubí Nolasco Cruz de Tlaolan, Puebla 

Quintana Roo, Tlaxcala, Baja California, Nuevo León y Ciudad de México con las tasas más altas de trata de mujeres en el 2020

Elda Montiel 

SemMéxico, Cd. de México, 25 de noviembre 2021.- El delito de trata en las comunidades indígenas está invisible, en la opacidad, atrás de ese peso de las creencias y las suposiciones.

No se le reconoce como delito porque las mujeres en las comunidades simplemente desaparecen y a las mujeres indígenas nadie las busca. Las redes digitales no hablan de la trata de personas ni de los feminicidios en comunidades indígenas. 

Quien así se expresa fue Rubí Nolasco Cruz de la Casa de la Mujer Indígena de Tlaolan, Puebla en la Reunión de Alto Nivel sobre Trata de Personas de Naciones Unidas: Esfuerzos liderados por personas indígenas: Un enfoque de género e interculturalidad, este 23 de noviembre. 

Rubí señalo que “nos sirvió que ellas conocieran nuestra mirada y nosotros conociéramos la mirada de otras experiencias como las mujeres indígenas de Canadá, nos permitió conocer sus sentires y conocer cómo está permeando este delito y como va avanzando”. 

El «Diagnóstico Nacional sobre la Situación de la Trata de Personas en México» (UNODC 2014) identificó a los grupos indígenas como uno de los más vulnerables a la trata de personas. Tan solo 45 de 100 niños y niñas captadas por redes de Trata son niñas indígenas. Las mujeres y niñas indígenas han sido identificadas, en su mayoría, como víctimas para la servidumbre doméstica y la explotación sexual comercial, pero también para el trabajo forzado. 

Nayeli Sánchez de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, UNODC México, asevero que “el trabajo de las mujeres en equipo trasciende fronteras para lograr una sociedad más segura”.

Explicó la importancia de llegar hasta poblados alejados y en una primera etapa conto con materiales, como juegos de mesa, la lotería, serpientes y escaleras, historietas mixteco, náhuatl y totonaco. 

Agradeció la confianza y colaboración de las mujeres, ya que se logró trazar una hoja de ruta pues estiman que con esta campaña se alcancen a más de 10 mil personas en Baja California, Puebla y Veracruz. A través de esfuerzos como este, UNODC contribuye con el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) 5: Igualdad de género, 16: Paz, justicia e instituciones sólidas y 17: Alianzas para lograr Objetivos.

La historia comenzó hace tres años al iniciarse el proyecto “Detección y prevención de la trata de personas de comunidades indígenas de México” en una cooperación internacional entre el gobierno de Canadá, Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) y de las Casas de las Mujeres Indígenas (CAMI) Laola Puebla; San Quintín, Baja California y Papantla, Veracruz. 

Maricela González Pérez de Papantla, Veracruz dijo que hablar de la Trata de Personas no es fácil pues es algo que “está a la vuelta de la esquina”, que se ha normalizado por la situación de pobreza y carencia de servicios, pidió que a las indígenas ya no se les minimice y que la capacitación llegue a las autoridades de justicia. 

Agradeció la capacitación y la misma la han ido replicando en sus comunidades porque es un delito que no respeta edades.   

Por su parte Irma Miranda Tello de San Quintín, Baja California, señalo que están articuladas la tres Casas de la Mujer Indígena en la entidad, y aun cuando les advierten que se ponen en riesgo atienden a las mujeres víctimas de violencia por el flujo migratorio que llegan del sur del país y aunque les advierten que es peligroso les dan acompañamiento con las autoridades por los riesgos de la trata de personas.   

También intervino en este dialogo virtual la representante del INPI, maestra Violeta Hernández Andrés, quien dijo que la trata de mujeres en el 2020 se agravo por el contexto del Covid 19, y los estados de Quintana Roo, Tlaxcala, Baja California, Nuevo León y Ciudad de México son los estados donde se registraron las tasas más altas.

Las mujeres indígenas afromexicanas son vulnerables por violencia de género y discriminación, por lo que tienen pleno derecho a que se diseñen políticas públicas que consideren el enfoque intercultural.  Asimismo, dijo que existen 35 Casas de la Mujer Indígena en 17 estados del país. 

La campaña de la UNODC en México, busca empoderar el rol de las mujeres indígenas para prevenir la trata en sus comunidades, así como proporcionarles a las comunidades indígenas y autoridades locales y estatales, las herramientas necesarias para la detección del delito de trata de personas con perspectiva de género y derechos humanos. 

Comment here

Accesibilidad