Impunidadviolencia

La última entrevista antes de ser ejecutada

596 Vistas
  • La periodista Lourdes Maldonado estaba feliz tras ganar a Bonilla
  • “Estoy feliz”, dijo la periodista Lourdes Maldonado en una de las últimas entrevistas brindadas a El Sol de Tijuana

Daniel Ángel Rubio/ Foto: Carlos Luna | El Sol de Tijuana

SemMéxico/ El Sol de Tijuana, Baja California, 25 de enero, 2022.- “Estoy feliz”, dijo la periodista Lourdes Maldonado López una de las últimas entrevistas brindadas para hablar sobre lo que veía como episodio final de un largo peregrinar de nueve años empujando su demanda laboral en contra del exgobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, por despido injustificado.

Sonriente y animada, pero con su conocida personalidad recia, un día antes había salido a celebrar y ahora en las instalaciones de El Sol de Tijuana, con el laudo en la mano que la convertía en la depositaria interventora de la empresa del político y empresario morenista, decía que Bonilla Valdez debió negociar con ella antes de llegar a esa instancia.

 “No sabes todo lo que viene”, afirmó dos días antes de ser asesinada en su vehículo y frente a su vivienda con un tiro en el rostro.

Esta semana Maldonado López esperaba que la actuaria le diera el nombramiento formal para presentarse en las instalaciones de Primer Sistema de Noticias (PSN), y requerir a la empresa la documentación administrativa y contable.

“Tengo la obligación legal de revisar la documentación contable y dar fe de que todo está legal, que se paga Infonavit, SAT, Seguro Social, que paga Impuesto Sobre la Renta y que paga IVA. Y Bonilla no paga nada de eso, porque en los seis años que yo estuve allí, jamás vi que a nadie nos entregara nada ni se firmara nada”, señaló.

El conflicto escaló a nivel nacional en marzo del 2019, cuando la reportera se presentó en la conferencia matutina diaria del presidente Andrés Manuel López Obrador para acusar al exgobernador de cambiar a su favor el laudo que ella había ganado en la Junta de Conciliación local.

“Temo por mi vida, y le vengo a decir que el señor es un corrupto”, recordó Lourdes Maldonado haberle dicho al presidente de México.

A tres años, la exconductora de radio y televisión llevaba ocho meses con seguridad que incluían un “botón de pánico” en el teléfono celular y rondines policiacos en su vivienda.

“No podemos decir que falló el mecanismo. El mecanismo de protección tenía algunas cosas específicas, las estamos revisando (…) “estamos revisando los tiempos para no perder ninguno de los detalles”, dijo el fiscal general Iván Ricardo Carpio Sánchez en entrevista con la escena del crimen a sus espaldas.

– ¿Jaime Bonilla será llamado a declarar?

“Nosotros no especulamos, vamos partiendo del procesamiento de la escena. No descartamos ninguna línea de investigación, pero de manera profesional agotaremos todas y cada”, respondió.

El conflicto

Originaria de Gómez Palacio, Durango, Lourdes Maldonado tenía una carrera periodística de casi 50 años.

Inició en Yucatán, pasó por Ciudad de México donde también estudió en la escuela de periodismo Carlos Septién, y en la década de los noventa trabajó en Tijuana para la Organización Editorial Mexicana OEM.

Después le pidió a Marco Antonio Blásquez, ex senador del Partido del Trabajo (PT) y empleado de Jaime Bonilla, una oportunidad para trabajar en PSN.

“Jamás nadie me ha buscado para darme una oportunidad. Yo he estado donde he estado porque he ido a tocar puertas”.

“Blásquez dijo: ¡Chín! ¿Sabes qué? Aquí no puede entrar nadie a PSN porque es como una hermandad, no entras. Te voy a tener una semana a prueba”.

“Yo era gente de Blázquez y había gente…de otros, no voy a decir nombres. Se fue Blázquez y yo tenía órdenes de Blásquez de no meter en las mesas de análisis político a los otros. Pero no era cosa mía, a mí me daban órdenes”

“Cuando se fueron de campaña Bonilla y Blásquez, estuvo bajo mi responsabilidad y bajo mis hombros todo el peso de PSN.Y ni un peso me dieron partido por la mitad”.

Aseguró que fue entonces cuando comenzó a ser relegada en los espacios informativos de la compañía Bonilla Valdez hasta que anularon su presencia, así que demandó.

“No me quieras conocer enojada, soy muy mal consejo”.

 “Me dicen haz esto, y yo lo hago. Pero de eso, a que me traten a patadas con la punta del pie, y que pretendan humillarme y quitarme la dignidad, que como empleado es lo único que te queda, ya valió”.

Lourdes Maldonado aseguró que ni Jaime Bonilla ni sus abogados se presentaron en la junta de conciliación y arbitraje del estado, donde ganó el juicio que después el morenista pidió trasladar a nivel federal por tratarse de radio y televisión.

 “Parece que le pagaron 50 mil dólares a uno de los tres magistrados para que cambiara el laudo”.

Comment here

Accesibilidad