Letra ClaraTeresa Valdés Betancourt

Letra Clara

722 Vistas

• Una experiencia real.

Roma, el arte y mucho más

Teresa Valdés

SemMéxico, 28 enero 2019.- El arte es arte cuando logra apresar el complejo y amplio fenómeno sociocultural en su tiempo, así la muy reconocida película Roma, del mexicano Alfonso Cuarón, basada en sus vivencias durante la infancia recuerda de modo muy especial a Libo, la nana que lo cuidó desde bebé y le inspiró al personaje de Cleo, protagonizado por la actriz Yalitza Aparicio, la joven la indígena que se convirtió en estrella de cine y está propuesta para recibir un premio Oscar.

Con independencia de las emociones que genera, la importancia del séptimo arte radica también en su dimensión ideológica, informativa que llega directamente a través de los sentidos en la intimidad de la sala oscura, en la casa, en medios digitales y logra especial comunicación.

El filósofo y critico Walter Banjamin, Berlín, 1872-Port Bou, 1940, desde 1930 argumentaba que, el arte refleja al simple objetivo vinculado con su realidad histórica, que está constituido por mecanismos ligados a un orden global. Es decir que, las obras de arte no sólo son meros testimonios de sus creadores sino, además, son hechos artísticos con posibilidades de progreso para las masas y el proletariado. http://walterbenjaminportbou.cat/es/

Precisamente de esa compleja realidad que refleja la película Roma tiene un alcance actual que no se quiere ver en el reflejo del trabajo forzado. Es historia real de Liboria Rodríguez, quien en la película es conocida como Cleo e interpretada por Yalitza Aparicio. De acuerdo con el propio director, Libo llegó a trabajar con la familia de Alfonso Cuarón en 1962, pocos meses después de que él naciera y le contaba historias de pobreza y el hambre.

Al igual que se refleja en el filme, la relación que mantenía la familia de Cuarón con Libo también estaba llena de desigualdad, y las imágenes hacen énfasis en ciertos momentos. Se presentan las prácticas cotidianas de esas mujeres indígenas que “ayudan” en las casas, carecen de horario, de derechos laborales, reciben comida, alojamiento, algún aporte económico y otras atenciones que son muy bien apreciadas por quienes proceden de zonas y circunstancias de pobreza extrema.

México, se sabe es fuente, tránsito y destino para la Trata de personas, con fines de explotación sexual, comercial y del trabajo forzado en el cual los grupos más vulnerables son las mujeres, las niñas y niños, personas migrantes, indocumentados preferiblemente.

La explotación laboral, considerada como ejercicio voluntario u obligado por parte de una persona con determinadas condiciones de vulnerabilidad por las razones antes señaladas y se manifiesta en un pago inferior al trabajo que se realiza, lo que incluye desde pequeños abusos hasta las condiciones que se asemejan al trabajo esclavo.

Se manifiesta en el abuso por parte de quien emplea y por lo general se habla de explotación laboral en los barcos pesqueros, las minas, el trabajo en plantaciones agrícolas, y se omiten las relacionadas con el trabajo doméstico, donde precisamente las mujeres ocupan la mayoría de los casos: lavar, planchar, cocinar, cuidar a niños y niñas, atender a personas enfermas. El asunto se complica cuando las personas víctimas “están agradecidas” por la posibilidad de recibir casa, comida y hasta ayuda médica en caso de enfermedad o maternidad y aprecian hasta las muestras de cariño familiar como están reflejadas en la película Roma.

Hacer arte, significar mucho más que la creación concebida para las emociones del autor.  En Roma, se refleja la realidad de miles de mujeres, de la relación de desigualdad que viven con familias donde trabajan y muchas veces lo ven como algo normal.

Alfonso Cuarón admitió que la relación con Libo era desigual y respondía a una jerarquía, pues aunque en teoría es parte de la familia, también le piden que lave la ropa o que vaya «por los gansitos», momentos que están reflejados. Para, producir la película declaró: «Lo que empezó a ser más revelador para mí era esa parte que yo no conocía. Su vida social fuera de la casa. Pero incluso momentos de intimidad dentro de su cuarto. Por ejemplo, yo no sabía que mi abuela las regañaba… era totalmente cruel (…) y ellas tienen que llegar y prender una vela». https://www.actitudfem.com/

@Letra Clara

Maestra en Ciencias de la Comunicación

Comment here

Accesibilidad