Teresa Valdés BetancourtUncategorized

Letra Clara

653 Vistas

• Enero y las vacas flacas

Se derritieron las entradas adicionales

Teresa Valdés

SemMéxico, 7 enero 2019.- Las calles y ómnibus reciben a miles de escolares que regresan a sus aulas. Se restablece la vida en su cotidianidad. El horario laboral se restaura en las instituciones, en esta ocasión con los reencuentros en las oficinas como parte del compañerismo. Momentos de saludos y comentarios acerca de las pasadas fiestas de diciembre. Enero es un mes muy especial, después de los gastos de las navidades y las vacaciones, hay que ajustarse ante la presencia de las llamadas vacas flacas que ahogan la economía doméstica.

Se derritieron las entradas adicionales por el aguinaldo, los bonos, las remesas de regalos y otros ahorros que permitieron el disfrute de las vacaciones familiares en los días de descanso, pero, con el regreso a la realidad, comienza la cuesta de enero.

¿Eran imprescindibles todos los gastos? Uno de los resbalones más frecuentes, de esta etapa, se aprecian en ciertos comentarios justificativos: “Para eso trabajo” “Este gustico no mata a nadie” “Tenía muchos deseos de disfrutar de esto”. La consecuencia se padece cuando los gastos realizados se destinaron a festividades y compras de bienes y servicios no prioritarios y hoy se prevé que el 57 % de la población podrá padecer ciertas limitaciones económicas en este primer mes de 2019. Un estudio reveló que tres de cada diez personas afirmaron que para cubrir esos gastos de temporada tuvieron que adquirir nuevas deudas. https://www.forbes.com.mx/.

Esta experiencia es casi universal, y con la mayor incorporación de las mujeres a la vida laboral adquiere nuevas dimensiones. Como proveedoras ellas también tienen que ajustarse en la manera de enfrentar su patrimonio para asumir, el desembolso anual para asegurar servicios municipales que se consideran desde la declaración anual hasta los acuerdos de pagos del suministro de agua, las tarjetas bancarias, así como actualización de los documentos de tenencia del vehículo, impuestos del predial, teléfonos, Internet entre otros, que son imprescindibles para garantizar la calidad de vida familiar.

Entonces urge nuevas maneras para organizar y reordenar los roles domésticos, incluidos niñas, niños y adolescentes. La familia en su conjunto tiene que enfrentar la cuesta de enero. Los gastos deben se razonados hasta restablecer la economía desequilibrada en navidades. Hacer en colectivo una lista de necesidades para ahorrar. Evitar al máximo pedir prestado, o contraer nuevas deudas que hipotecan las otras vacaciones de semana santa y del verano, porque después de enero sigue la vida.

Entre quienes integran el colectivo familiar deben tener previsto un ahorro para una eventualidad desde un accidente o una enfermedad imprevista, que origina substanciales gastos médicos.  

Como parte del proceso gubernamental, hay que agregar otras expectativas que generan el anuncio oficial de disminución de plazas laborales en institucionales estatales y federales, por reajuste o eliminación, que puede agravar la situación económica individual, junto con el reacomodo de secretarias y proyectos federales, que cambian de estructura o disminuyen sus presupuestos y las vacas flacas, transitarán otros meses perturbando la estabilidad financiera y la economía personal o familiar.

Sin hacer una autopsia a lo que se gastó bien o mal, las mujeres trabajadoras en su ejercicio de administración, deben aprovechar el acceso a los recursos que alguna vez le fueron negados y aprenden al uso racional de las tarjetas de crédito y débito, cuyos beneficios permiten establecer nuevos tiempos para liquidar las deudas así como responder con un correcto uso de los anuncios que les presentan los centros comerciales como cantos de sirenas con los tentadores “meses sin intereses”.

Si alguna vez las mujeres tenían que hacer el presupuesto de la casa para inventar con una sola entrada de dinero, hoy con su aporte, podrán contribuir a salir más rápidamente de este mes, haciendo oídos sordos al bombardeo de la publicidad que las invitan a gastar más.

En la cuesta de enero aparecen otras maneras de cooperación familiar con el aporte de femenino a la económica mexicana, una realidad que modifica tanto a la conciencia de las mujeres como a la sociedad en su conjunto.

@Letra Clara

ACPE 66 Aniversario

Comment here

Accesibilidad