COLUMNASLetra ClaraTeresa Valdés Betancourt

Letra Clara| Mujeres de Ciencia: de eso no se habla

608 Vistas

Teresa Valdés Betancourt

SemMéxico, Cd. de México, 7 de marzo, 2022.- La jornada por el Día Internacional de la Mujer propicia hurgar en la historia femenina marcada por estar omitida, invisible, cuasi- desconocida, aunque existan mujeres con grandes aportes científicos para la humanidad. Sus estudios y sus logros extraordinarios son opacados por el silencio  o la indiferencia que impone la cultura patriarcal como otra  de las resistencias, que persisten para el avance femenino en paridad.

El siglo XXI no es diferente. Se extraña la buena divulgación del Premio de la UNESCO La Mujer y la Ciencia en su edición 2022 otorgado a María Guadalupe Guzmán doctora en Ciencias y directora de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) y a otras cinco galardonadas por regiones geográficas en la entrega número 24, del premio otorgado de conjunto con la empresa francesa L’Oréal-Unesco.

Además de la científica cubana, merecieron el reconocimiento, la bioquímica estadounidense Katalin Kariko (América del Norte), la experta china en neurociencia Hailan Hu (Asia Pacífico), la profesora ruandesa Agnès Binagwaho (África y Estados Árabes) y la especialista española en embriología María Ángela Nieto (Europa).

De acuerdo con la organización de la ONU centrada en temas de educación, ciencia y cultura, la doctora María Guadalupe Guzmán sobresale por sus trabajos pioneros para una mejor comprensión del dengue, enfermedad presente sobre todo en las zonas intertropicales, que infecta cada año a entre 50 y 100 millones de personas en el mundo. Sus trabajos contribuyen a comprender mejor la patogénesis del dengue, el tratamiento de sus síntomas y su prevención.

Asimismo otras mujeres comprometidas con la ciencia y el empoderamiento femenino, de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), la Oficina en México de la UNESCO, y la Comisión Mexicana de Cooperación con la UNESCO (CONALMEX), en conjunto con Fundación L’Oréal, se distinguen a científicas mexicanas con el premio Para las Mujeres en la Ciencia, que contribuye al impulso de la igualdad de género en el ámbito científico, y estimula el trabajo que realizan las científicas mexicanas menores de 40 años, al  proporcionarles los medios para que prosigan sus investigaciones con la pasión que las caracteriza.

Audrey Azoulay, directora general de la Unesco, resaltó el creciente papel de las mujeres en las ciencias, lo cual además de contribuir a la igualdad de género, representa un aporte a la humanidad, al que consideró un ejemplo para niñas y féminas de todo el mundo, así como un estímulo a emprender carreras científicas. 

Resulta significativo que este reconocimiento de la UNESCO, se entrega desde 1998  a investigadoras que destacan por su aporte en ciencias de la vida y el medio ambiente. https://amecopress.net/Unesco.

Un recuerdo para mujeres que aportaron a las ciencias y  merecen ser mejor conocidas. En 119 años, el Premio Nobel, fue otorgado 876 veces a hombres y 58 veces a mujeres. Tan sólo 22 han sido galardonadas en las categorías de Física, Química y Fisiología. La primera fue Marie Curie, 1867-1934 quien ganó el de Física en 1903 y en 1911, el de Química.  Fue la única mujer que ha ganado el Premio Nobel dos veces. https://www.mexicosocial.org/

En esta jornada de sororidad por el Día Internacional de la Mujer, aprobado por ONU en 1975, se publicó una noticia que por su contradicción, impacta en México. Se trata del cierre del Programa para escuelas de tiempo completo de la Secretaria de Educación, que castra el  acceso de la niñez con escasos recursos económicos, nombre edulcorado para la pobreza extrema y que profundizan las brechas de género, porque las niñas serás más perjudicadas.

Este programa de tiempo completo contempla la doble sesión con el horario ampliado hasta las 4 de la tarde y contribuyó a que niñas y niños puedan acceder a mejores tiempos de estudios con una alimentación limitada pero asegurada, porque el conocimiento es el único camino de la ciencia.

No se trata solamente de la imposibilidad de las madres trabajadoras de cumplimentar su horario laboral completamente, logrado tras largas luchas feministas, sino que durante su aplicación, se demostró que tanto madres y padres, se integraron mejor a la atención infantil pues se hizo factible una vez concluida la actividad laboral y uno de los progenitores o tutores, podían cumplimentar la atención a los menores escolares de enseñanza  básica  especialmente.

Las mujeres accedieron a las ciencias  a través de la educación, desde la infancia, así se integraron a los procesos docentes educativos con su inteligencia y esfuerzos para eliminar la discriminación de sexo. Y llegaron con su quehacer y hoy pueden exhibir logros y premios de UNESCO, porque como señala Paolo Freyre: La  educación no cambia al mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo.

@Letra Clara.

Comment here

Accesibilidad