COLUMNASLetra ClaraTeresa Valdés Betancourt

Letra Clara| ¡Ni muertas, las mujeres aparecen!

282 Vistas

Teresa Valdés Betancourt

SemMéxico, Colima, 12 de enero del 2023.- La rectificación y reclasificación todavía insuficiente, de la Fiscalía General del Estado de Colima, conmovió la opinión pública, al reconocer 16 casos de feminicidios en las  investigaciones sobre las muertes violentas de mujeres que estaban clasificadas como víctimas de homicidio doloso, según se conoció a partir de la denuncia publicada por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad  organización civil de CDMX, dedicada a realizar investigaciones periodísticas, académicas, litigios estratégicos, análisis y comunicación, fundada desde 2015.

La información inicial del período enero a julio de 2022, registraba en México 530 feminicidios y Colima, estaba como única entidad que aparecía con cero mes por mes, aunque estaban en carpetas de investigación 79 mujeres asesinadas.

Mientras que en CDMX y otros estados se integra como feminicidio, la muerte de mujeres en las carpetas de investigación, hasta que se demuestre la contrario. No obstante, en Colima se siguen iniciando las investigaciones sobre muertes violentas de mujeres como Homicidios dolosos, aunque la palabra homicidios viene de homo que significa hombre y no mujer.

Como respuesta a la denuncia de la organización civil, la Fiscalía Especializada de Delitos de Género y Trata de Personas Estatal revisó las carpetas de 2022 y aceptó, 16 casos tipificados como feminicidios a pesar que faltaban las 63 mujeres muertas, que siguen registradas con la calificación jurídica de Homicidios dolosos.

Es un tema esencialmente de apreciación jurídica que lleva implícita evidente manifestación de las violencias contra las mujeres. No hay casualidad, es otra resistencia patriarcal que se manifiesta en el plano personal, en la familia, en la sociedad y hasta en las esferas profesionales. La violencia continua siempre presente, en quiénes las realizan y en quienes la padecen, desde familia hasta la sociedad, en la política y hasta en la jurisprudencia que viola los derechos más elementes de las mujeres donde se considera su propia supervivencia.

Para identificar una vez más esas manifestaciones con los elementos conceptuales que identifican a las violencias,  acudo a las palabras de Ana Gabriela Buquet Corleto, investigadora de la UNAM quien señala: “La discriminación es resultado de la desigualdad impuesta desde el poder patriarcal. Nunca es natural, porque es consecuencia de una construcción cultural y no se fundamenta en las capacidades naturales diferenciadas entre los sexos.” https://www.scielo.org.mx/scielo

Nadie duda que, las violencias contra las mujeres y las niñas, sus tipos y modalidades  son una violación de Derechos Humanos, un problema de justicia social, pensamiento jurídico y de salud pública que puede ser evitable. Conocidas son sus características muy diversas, por eso, quiero explicarlas en plural. Se reconocen como el uso intencional de la fuerza física, amenazas, que tengan como consecuencia, traumatismo físico, daño psicológico, problemas de desarrollo y hasta la muerte. 

La violencia feminicida resulta esa forma más extrema de las violencias contra las mujeres. Ellas mueren por el solo hecho de ser mujeres, y se fundamenta con la violación de sus derechos humanos, en los espacios público y privado; la ley es expresa al considerarlas como conductas de odio o rechazo hacia las mujeres, que puede terminar en homicidio y otras formas de muerte violenta. ¿Cómo pueden las estadísticas judiciales omitirlas?

Las violencias contra las mujeres y las niñas resultan una violación de nuestros Derechos Humanos y está extendida, afincada y tolerada por las manifestaciones de poder que se fundamentan con la cultura androcéntrica tradicional y profundamente arraigada.

Hiere la inteligencia estas resistencias ideológicas y justificaciones insostenibles en profesionales de las esferas jurídicas policiales quienes por sus funciones, devienen como primeros receptores de las mujeres víctimas de las violencias. Y en casos extremos, tramitan sus cuerpos mutilados. Si en otros estados se cumplen estas normativas ¿Qué fuerza política se requiere para que en Colima, se abran las carpetas de investigación como feminicidios ante  cada cuerpo de mujer asesinada de manera violenta? La sociedad merece una respuesta.

@Letra Clara

Comment here

Accesibilidad