CulturaCultura

Libro cubano revela conflictos y esperanzas de mujeres lesbianas

176 Vistas

Integrantes de la comunidad lésbica consideran incipientes cambios en los últimos años.

 Redacción

SemMéxico/IPS, La Habana, Cuba, 5 de junio, 2022.- – Diversas en edades, profesiones, color de la piel, lugar de residencia, creencias políticas y religión son las mujeres lesbianas que cuentan sus historias, dolores y esperanzas en el libro Libres para amar, presentado recientemente en La Habana.

Con 20 entrevistas, esta propuesta del Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac), publicada por la Editorial Caminos, del Centro Memorial Martin Luther King, recoge las vivencias de mujeres que abarcan desde rechazos y violencias hasta solidaridad y apoyos; todo ello asumido, por lo general, con resiliencia.

“En los últimos años he tenido la oportunidad de leer algunos libros cubanos en cuyas páginas, con menor o mayor acierto, se incluyen historias de mujeres lesbianas. Este no tiene nada que ver con esos”, señala en el prólogo la psiquiatra e investigadora Ada Alfonso.

A juicio de la prologuista, la lectura de este volumen, impreso con la contribución de la Fundación Sueca para Derechos Humanos, promueve reflexiones acerca de la diversidad de mujeres y discursos, la diversidad de tiempos en la construcción de sus identidades sexuales; la visibilización de miedos, silencios y rupturas, el activismo comprometido y las familias, con sus contradicciones y conflictos.

Tres entrevistadoras: Teresa de Jesús Fernández, Sara Más y Lirians Gordillo se acercan a mujeres lesbianas de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Ciego de Ávila, Camagüey, Granma, Santiago de Cuba e, incluso, una cubana residente en Estados Unidos.

Desde la hoja en blanco

Teresa de Jesús Fernández, entrevistadora y, a su vez, entrevistada, explicó en la presentación que “siempre ha quedado pendiente la historia de mujeres por aquello de que las mujeres lesbianas estamos invisibilizadas, a pesar de que existimos”.

“Prefieren que estemos en el silencio y prefieren no nombrarnos, cuando saben que el silencio es la mayor de las violencias, porque una vez que no eres nombrada y no existes pues no eres un problema que solucionar ni investigar, ni hay nada que representar”, señaló.

Entonces, dijo, la intención del libro era demostrar que sí estábamos, sí existimos y que teníamos muchas historias personales, muchas historias de vida que contar que, además, no solo son historias que muchas han atravesado por experiencias dolorosas, pero sobre todo demuestra la resiliencia”, que les permite sobreponerse y ser útiles a la sociedad.

Concluido en 2019, apuntó, el texto no pudo ser presentado con anterioridad debido a la pandemia. También relató cómo en algunos casos hubo que romper con la homofobia interiorizada que aún existe en no pocas mujeres lesbianas, que es el miedo a hablar públicamente de sí mismas.

Según indicó Sara Más, este libro, el cuarto de historias de mujeres de la agencia de noticias SEMlac, es el primero dedicado completamente a mujeres lesbianas, aunque los anteriores las incorporaron para “naturalizar lo que es natural”.

Para algunas, reveló, durante la entrevista para conformar el libro se sintieron por primera vez en un espacio para contar y que había que respetar, pues devino espacio importante de sanación.

Más llamó la atención sobre la no acogida familiar cuando comparten sobre uno de los momentos más conflictivos de sus vidas; el rechazo de la familia, sobre todo, las figuras masculinas, el hecho de que muchas tienen que abandonar sus proyectos de vida, cambiar sus espacios y, sin embargo, luego son quienes cuidan de sus familiares dependientes.

También mencionó la violencia de pareja y la discriminación en la adolescencia y el centro escolar, las violaciones. Pese a todo ello, “hay un sentido totalmente positivo de la vida”, de ahí el título escogido Libres para amar, porque “son personas que están defendiendo su espacio de vida y su libertad”, señaló.

La periodista recordó que el proceso de escritura del libro coincidió con la discusión de la Constitución de la República de Cuba –aprobada en 2019–, cuando “emergían una serie de situaciones, que siguen ahí presentes, con muchos fundamentalismos de varios signos, que no solamente es religioso, es político, patriarcal”.

Por eso, explicó, se quiso intencionar que estuvieran las voces de mujeres de diferentes creencias religiosas, porque también en todas estas condiciones que atraviesa la vida de ellas está también su posición ante los temas religiosos, políticos y sexuales.

Asimismo, se exponen en el libro el activismo y los espacios de crecimiento personal y militancia por los derechos, no restringidos a la capital del país, sino en las diferentes provincias, localidades y comunidades, comentó Lirians Gordillo.

Voces que llenan las páginas

Argelia Fellové, de la Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales y de la Red de Mujeres Afrodescendientes, agradeció el viaje hacia este libro que “nos va a sensibilizar a muchas personas y empoderar también desde los testimonios”.

“Desde mi experiencia personal, me importa mucho que se coloquen estas historias de vida y que puedan leerlas porque hablo de la resiliencia que he adquirido en la travesía de mi vida y todas las fronteras que he ido cruzando y todas las batallas que he ido venciendo”, destacó.

Para Fellové, quien ha vivido momentos de violencia familiar y sexual y ha adquirido herramientas para manejarlos, es una fortaleza hablar sin revictimizarse, como también lo es compartir mi historia de vida, “que veo reflejada en muchas personas que se me acercan”.

Para la pastora Raquel Suárez, “salir del clóset es un proceso bien complejo y doloroso, aunque también con grandes gratificaciones, porque cualquier proceso de cambio de persona hacia la emancipación y hacia la libertad, a la larga nos hace feliz y nos gratifica más”.

Si ese cambio es complejo en la sociedad, en el espacio eclesial lo, es más, “porque las personas son sobreexigidas, con un discurso propio, que puede liberar, pero que puede marcar, maltratar, sumir en la vergüenza, no solo a la persona que está atravesando esta experiencia, sino a sus familiares”, aseguró.

Suárez abogó por que las comunidades cristianas promuevan la creación de hogares abiertos a la diversidad. (2022)

Comment here

Accesibilidad