Internacional

Más de 3 mil 600 niñas en España están en riesgo de sufrir mutilación genital

352 Vistas
  • Save the Children analiza el grado de incidencia de esta forma de violencia en entre la población ibérica
  • Mayor riesgo en poblaciones de Barcelona, Gerona, Madrid y Lérida.

SemMéxico/AmecoPress, Madrid, España, 11 de febrero 2022.- El domingo, 6 de febrero, se celebró el Día Internacional de Tolerancia Cero para la Mutilación Genital Femenina (MGF).

Save the Children ha realizado un análisis para conocer la situación de las niñas y mujeres que están en riesgo de sufrirla. “En España, la mutilación genital femenina es un problema con una incidencia baja, con prevalencia desconocida pero que sigue siendo un problema que afecta a niñas y adolescentes en nuestro país”, explica la directora de incidencia política de la organización, Catalina Perazzo.

Se estima que 3.652 niñas están en riesgo de sufrir MGF en nuestro país, según los últimos datos de 2020 del Ministerio de Igualdad.

La mutilación genital femenina hace referencia a “todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos”, según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El análisis realizado por Save the Children se ha basado en el estudio de la información ya existente y en entrevistar a profesionales de distintos sectores: de la administración pública, ONG, sanitario, policial, de la mediación cultural y género. “Sabemos que el riesgo de mutilación de una niña que ya haya nacido en España se ha reducido notablemente por los mecanismos de detección en los servicios sanitarios y en el ámbito educativo”. Sin embargo, existe todavía riesgo y, en especial, en aquellas niñas nacidas en los países que practican la mutilación genital femenina y llegan a España.

Prevención, detección y protección

En el caso de España, como país receptor de personas que provienen de países donde se sigue mutilando a las niñas, los esfuerzos están más centrados en la prevención, detección y protección de niñas en riesgo de sufrir mutilación genital y en la atención a aquellas que llegaron a España ya mutiladas.

Respecto de las 3 mil.652 niñas que están riesgo de sufrirla, destacan las niñas y adolescentes que viven en las provincias de Barcelona, Gerona, Madrid y Lérida.

Protocolos participativos e inclusivos

Cada comunidad autónoma tiene su propio protocolo de actuación cuando se identifica un posible caso de mutilación genital femenina y también existe uno nacional aprobado en 2015. “Aunque sigue siendo un tema tabú no solo en las instituciones públicas si no en el propio ámbito familiar, la mutilación genital femenina es un tema que cuenta con una trayectoria de años de investigación e intervención, de debate público a nivel internacional”. Esto, junto con los protocolos existentes, la prohibición de la práctica en algunos países en los que no estaba penada –como Nigeria y Senegal- y el hecho de saber que en España la mutilación es constitutiva de delito, “ha facilitado en cierta forma el tratamiento de la mutilación con las familias y las madres”, reconocen las mediadoras culturales entrevistadas en el análisis.

En el estudio se pone el foco en la prevención a través de la detección temprana en las consultas pediátricas, ya que hasta los 14 años acuden regularmente a las citas, y establecer un vínculo de confianza con la familia resulta esencial para tratar el tema. “Los protocolos deben ser conocidos y participativos en la elaboración por todos los agentes implicados”.

Datos oficiales

Uno de los principales obstáculos para atajar el problema de la mutilación genital femenina en España es la falta de datos -porque los actuales números son estimaciones-, pero también la manera en la que se utilizan y analizan. “Actualmente, los registros administrativos no se emplean de forma eficaz; la recopilación de los datos no se hace de forma sistemática; existe una falta de desglose en los registros; apenas se realiza una centralización de los datos; y los profesionales que codifican y evalúan la mutilación genital femenina no cuentan con toda la formación”, explican desde Save the Children.

Como en cualquier tipo de violencia, “necesitamos un diagnóstico válido y una recopilación de datos tal y como prevé la Ley de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia”, aprobada recientemente. Además, la recogida de información y de datos estadísticos “nos aproximarán aún más a la realidad para adaptar las políticas, incluyendo el seguimiento y evaluación de los protocolos, según se vea la evolución de esta violencia en nuestro país”, dice Perazzo.

La crisis covid-19 acentuó la desprotección

La crisis sanitaria y social por la covid-19 ha acentuado la inseguridad y desprotección que viven muchas personas vulnerables y, por tanto, muchas y muchos menores. La obligatoriedad de permanecer en los hogares durante los primeros meses de la pandemia aumentó la exposición de niños, niñas y adolescentes a situaciones de riesgo que ya se daban en el ámbito familiar.

Sin tener datos oficiales, se cree que, debido a la delicada y estresante situación en los centros hospitalarios, “ha habido más dificultad para controlar casos de mujeres ya mutiladas que han tenido hijas durante este tiempo, sobre todo, durante los primeros meses de 2020”.

Recomendaciones

La mutilación genital femenina es violencia de género. “Es un acto de violencia contra niñas y mujeres sin ningún tipo de beneficio en la salud, sino todo lo contrario, con graves consecuencias a nivel físico, mental, sexual y de salud reproductiva y que, incluso, puede provocar la muerte”, expone Catalina Perazzo.

“Se han realizado avances, pero debemos continuar y no olvidar todos los tipos de violencia. Es fundamental que en el marco de intervención participen los distintos agentes implicados -como el educativo, sanitario y los servicios sociales-, incluir la perspectiva intercultural y de género -una visión constructiva, de respeto y comprensión mutua-, y realizar un trabajo previo con las familias para la sensibilización y formación”, aclara.

La directora de Incidencia Política añade que la propia Ley de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia recoge herramientas para actuar frente a esta y que en la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Infancia se especifica la obligatoriedad de aterrizarla a nivel autonómico y local. En la misma línea, “se debe tener en cuenta la mutilación genital femenina desde esta perspectiva integral para abordarla como una forma de violencia de género que afecta a niñas y adolescentes, aunque muy especialmente a niñas de menos de 14″, concluye Perazzo.

Estado español – Salud y género – Violencia de género – Ablación. 07 feb. 22. AmecoPress

Comment here

Accesibilidad