Ejecutivo

Mexicanas no están dispuestas a aceptar “ni un ¡cállate! más”

646 Vistas

* La contingencia sanitaria ha generado un cambio

* Funcionarias federales hablan bien de su trabajo

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 15 de junio, 2020.- Sí aumentaron las llamadas de auxilio por violencia contra las mujeres en casa, ello se debe a que el gobierno “lo estamos propiciando”, por las campañas No estás Sola y Alas para el Cambio, que invitan a las mujeres a acudir a los servicios de prevención y atención de todo el país y por la colaboración de 250 organizaciones de la sociedad civil, dijo Luz Rosales Esteva, directora del Instituto de Desarrollo Social (INDESOL), órgano desconcentrado de la Secretaría del Bienestar.

Antes la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Nadine Gasman Silverman había dicho que durante los 100 días de confinamiento por la pandemia del COVID-19 en México, las llamadas al 911 y en busca de servicios de apoyo creció la petición de auxilio entre 20 y 30 por ciento.  

Ambas destacaron que se trata de una situación inédita que ha servido para incidir en la conciencia de hombres y mujeres para la sana convivencia y ha dejado claro a las mexicanas que ningún acto de violencia es aceptable, ni el más sutil de “cállate” a su escalamiento que pone en riesgo la vida de las mujeres.

La directora de INDESOL incluso llegó a decir que, si se comparan las cifras con las de hace un año, se puede ver la diferencia. No explicó si al alza o a la baja, en violencia contra las mujeres y consideró que a todas y todos nos toca parar esa violencia “que nos duele”.

Hablaron a los medios por todos los medios públicos, como cada día a las 17 horas desde el Salón de la Tesorería del Palacio Nacional sobre los Avances y Resultados de los Programas de Bienestar y Reactivación Económica. SemMéxico estuvo presente vía virtual. Esta conferencia que preside la Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, y que el sábado se destinó a analizar cómo las medidas del gobierno inciden en la vida de las mujeres.

Ambas funcionarias sostuvieron que en este gobierno se da prioridad a las pobres y que las campañas para parar la violencia se hacen a través de 410 instituciones y en mil 500 municipios, que se destinan mensajes a los hombres y que se ha propiciado la sana convivencia y la paz en los hogares.

Por ello las y los periodistas preguntaron sobre las llamadas de auxilio. Ambas funcionarias, primero las minimizaron, y dijeron que vivimos una situación inédita, “que nos ha hecho reflexionar” y que “afortunadamente” se está propiciando que aumente el reparto del trabajo de cuidados. La presidenta de INMUJERES quiso dejar muy claro que “antes de la pandemia no nos iba bien a las mujeres” y que estos tres meses han permitido trabajar de la mano de los institutos o secretarías de las mujeres.

Luego anunció que este lunes empezará a circular un boletín informativo sobre cómo vamos. Y explicó, ampliamente, para que quede claro que de los programas de Bienestar, que llegarán al 70 por ciento de las familias –“que llegarán” dijo- la mitad favorece a las mujeres. “Lo más importante es que llegarán a las más pobres”. Tanto que informó que incluso el programa Sembrando Vida abrió la posibilidad de cerrar la brecha entre las indígenas y campesinas, que las beneficiará en el usufructo de la tierra.

Rosales Esteva explicó cómo desde el INDESOL -donde se administra el Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF)- orienta sobre la prevención y atención de la violencia contra las mujeres para parar la violencia de género ha abierto muchas puertas a las mujeres, en “cualquiera que abra” encontrará atención y servicios. 

Agregó que el trabajo de Alas para el Cambio está probando la colaboración de toda la sociedad. Informó que se han suscrito convenios con 54 instancias gubernamentales y en las 32 entidades del país. Que INDESOL trabaja de la mano con las instancias de las mujeres en todo el país.

El mensaje que dieron, en forma reiterada, es que siguen los mandatos del presidente Andrés Manuel López Obrador, en que todos sus esfuerzos, programas y tareas están destinadas a las mujeres y a los hombres más pobres.

La presidenta de INMUJERES aleccionó a las y los periodistas sobre lo que es esa institución; dijo que lo que están haciendo responde a lo que pidieron 5 mil mujeres en todo el país, durante la consulta para construir el Programa Nacional de Igualdad, donde destaca la urgencia de cerrar brechas en el terreno de lo económico, la seguridad y la paz; tener trabajos dignos y bien remunerados y el reconocimiento al trabajo de cuidados  -o doble jornada- para que las mujeres puedan acceder a su empoderamiento o libertad.

En ese sentido, Luisa María Alcalde Luján señaló que el trabajo de cuidados es lo que impide que crezca la participación económica y laboral de las mujeres.

Nadine Gasman Silverman destacó que los servicios que se prestan para atender a las mujeres son considerados como “esenciales” durante esta emergencia sanitaria, por lo que no hay ninguna razón para aceptar la violencia en el confinamiento.

“Las instancias estatales y municipales de las mujeres reportan, dependiendo del lugar, un aumento más o menos entre 20 y 30 por ciento de servicios, estamos recolectando la información”, dijo y ahí anunció que darán cifras actualizadas en un boletín que hoy se hará el primero.

Por su parte, la directora general del INDESOL, Luz Rosales Esteva hizo una larga alocución sobre como las situaciones extremas de violencia en casa “cuando ya no hay remedio” se atienden a través de los refugios,  algunos estatales y otros de la sociedad civil donde se brinda protección cuando el riesgo, incluso, puede producir la muerte  de las mujeres.

SEM/sl/sj

Comment here

Accesibilidad