Ejecutivo

Mil 600 mujeres contenderán en las elecciones del 2021 y la violencia política se podrá sancionar como delito

1.726 Vistas

Elda Montiel 

Semméxioc. Cd. de México. 24 de abril de 2020.- El reconocimiento de la violencia política como delito en México al entrar en vigor el decreto por el que se modifican 8 leyes fue el tema del conversatorio virtual “Dimensión y alcance de la reforma para eliminar la violencia política contra las mujeres” encabezado por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y la presidenta del Instituto de las Mujeres (Inmujeres), Nadine Gasman Zylbermann. 

Sánchez Cordero, reconoció que, pese a los avances que se han dado en ordenamientos legales, aún no se ha podido erradicar los abusos que ocurren en los distintos ámbitos del poder público.

Desde aquellas madres que están embarazadas, dijo, y que son blanco de constantes agresiones físicas y verbales, hasta quienes les restringen el uso de la palabra en los congresos locales o los presupuestos que están destinados a la capacitación y desarrollo político y se distribuyen de forma desigual con respecto a sus colegas, hombres. 

“Así como las lamentabilísimas situaciones que a cambio de favores sexuales se les dan algunos ofrecimientos profesionales e incluso son intimidadas y amenazadas hasta de muerte», acusó.

Mientras que Nadine Gasman,  señaló que la paridad demanda la incorporación efectiva y segura de las mujeres a los espacios de toma de decisión y de un compromiso absoluto de todos los actores involucrados, por lo que llamó a los partidos políticos a que accionen la paridad en la asignación de recursos en campaña, en el apoyo político, en la entrega de apoyos, de protección, de seguridad, de redes militantes, así como en el presupuesto que destinan para el fortalecimiento del liderazgo femenino.

Aumento la violencia política  en 2019, 276%

Tan sólo en el primer trimestre del 2019 las innumerables amenazas de muerte e intimidaciones a mujeres dedicadas a la política aumentaron en un 276 % comparado en el mismo lapso de 2018.

Además de agredidas y perseguidas, fueron asesinadas 80 mujeres políticas en el cargo de alcaldesas o síndicas en 2018, año de gran elección. De acuerdo al estudio trimestral de la consultora Etellekt  esta violencia es atribuible a la resistencia machista, en especial en los gobiernos municipales.

Aspirar a una verdadera democracia con la participación plena de las mujeres es el objetivo común, expresó en dicha reunión virtual la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

De ser así, en las próximas elecciones del 2021 donde habrá renovación de gobernadores, legislaturas locales y ayuntamientos al entrar en competencia 3 mil 200 cargos de elección popular, mil 600 mujeres buscarán una posición y contarán ya con la tipificación de violencia política como delito con lo que podrán defender sus derechos político electorales, aún al interior de sus partidos.   

En un ejercicio inédito realizado por el Organismo Nacional de Mujeres Priistas (ONMPI) sobre el Diagnostico de violencia política en razón de género contra candidatas del PRI en el proceso electoral 2017-2018, revelo que las mujeres militantes tienen el segundo lugar en ser agredidas, con 25 casos presentándose en cinco estados donde el PRI es oposición. 

De acuerdo al primer Informe de Violencia política contra las mujeres en México 2018 realizado por Etellek, el estado de Oaxaca ocupo el tercer lugar de agresiones globales contra mujeres políticas. 

El mismo informe destaca que de un total de agresiones, entre el 8 de abril al 8 de mayo de 2018, 13 fueron efectuadas en Oaxaca, con lo que este Estado se convierte en uno de las seis entidades de mayor riesgo para la actividad política de las mujeres.

Regresando a los 25 casos de las mujeres priistas agredidas, los estados donde se presentaron fueron Sonora, Coahuila, Nuevo León, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Estado de México, Puebla, Chiapas, Veracruz y Quintana Roo. 

Sobre el tipo de agresores, del total de los 106 casos; 26 fueron anónimos y 20 casos fueron comandos armados. 16 mujeres políticas asesinadas: 5 en Guerrero, 4 en Oaxaca; dos en Puebla, 1 en Morelos, 1 en el Estado de México, 1 en Quintana Roo, 1 en Chihuahua, y 1 en Michoacán. 

De estas, 5 eran del PRI, 3 del PVEM, 3 del PRD, 2 del PT, 1 del PES, 1 del MC, y 1 de otro partido. Tres de las mujeres asesinadas eran candidatas y precandidatas. 

Destaca en el estudio priista que las mujeres que participaron con sus  testimonios señalan que puede haber igualdad formal a través de la paridad en la normativa electoral, pero se está lejos de una igualdad sustantiva que respete los derechos políticos de las mujeres en la vida cotidiana, pues se sienten utilizadas para llenar mítines; su liderazgo parece eficiente para convocar personas, pero ellas con frecuencia son excluidas de la toma de decisiones; tampoco son capacitadas a profundidad para fortalecer sus capacidades, y también viven de forma muy sentida que otras compañeras las agredan y no se den cuenta, que al final, a pesar de la intersectorialidad son discriminadas como género. 

Además, el estudio también reveló que la violencia estructural contra las mujeres se refleja que a éstas no les confieren la capacidad de administrar los recursos de campaña y tampoco se les permite que proponer quienes manejen la estructura electoral.  

Proceso electoral 2021

En la reunión virtual, Sánchez Cordero, señalo que la violencia política contra las mujeres en razón de género afecta a todas por igual, sin importar partidos políticos o estatus, y que hoy como nunca lo que se necesita es un México de paz y equidad. 

El próximo proceso electoral estatal y municipal 2021 tendrá trascendencia porque como nunca, quizá, estarán en clara competencia dos visiones radicalmente diferentes del hombre, de la sociedad, de la vida en sociedad, de la economía, y del modo de hacer política.

Sólo será de esperar, ojalá así sea, que para entonces los campos de las dos principales visiones políticas –pues difícilmente habrá una tercera– queden perfectamente deslindados. Ello para que el votante disponga –sin animosidad ni ‘guerra sucia’– de la información necesaria que le permita ejercer su voto. 

También en estas elecciones México podría tener el mayor número de partidos políticos en la historia de sus elecciones, pues se perfilan para la contienda federal 13 diferentes fuerzas políticas. 

Seis nuevos partidos podrían integrarse al panorama electoral de cara a las elecciones presidenciales de 2023, según los datos de la consultora Integralia rescatados por Excélsior. La primera prueba sería en 2021.

Las seis nuevas organizaciones son Redes Sociales Progresistas, Encuentro Solidario (antes PES), Grupo Social Promotor por México (antes Nueva Alianza), México Libre (encabezado por los políticos Margarita Zavala y Felipe Calderón), Fuerza Social por México y Fundación Alternativa.

Estas organizaciones registrarían incluso más afiliados que movimientos como el Partido del Trabajo (PT), el Partido Acción Nacional (PAN) o Movimiento Ciudadano (MC) e incluso el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Por otra parte, la esperanza de vida que Integralia dio a estas fuerzas políticas en cinco años son muy bajas. Según sus datos, un total de máximo dos partidos podrían sobrevivir a las contiendas electorales

La tasa de desaparición de nuevos partidos políticos es históricamente alta. De 1990 a 2013 se registraron 102 organizaciones que solicitaron registro, de las cuales 25 lograron reconocimientos oficiales, pero solamente cinco (PRD, MC, PT, PVEM y Morena) permanecen con el registro.

En México para mantener el registro de los partidos es necesario la obtención del 3% total de los votos registrados en la elección de diputados federales.

Fuerza Social por México (FSXM) ya obtuvo la validación de su asamblea nacional constitutiva desde el Instituto Nacional Electoral (INE), y los demás posibles partidos aún deben cumplir con los requisitos impuestos para su conformación oficial, que son la validación de una asamblea nacional constitutiva, así como la revisión de sus posibles vinculaciones con iglesias, sindicatos o empresas y el no quebranto de la ley desde sus finanzas. 

Otro de los datos que sobresalen dentro del estudio, es la aseveración de que Morena saldría beneficiada con la existencia de más partidos políticos, pues “un sistema de partidos fragmentado favorece electoralmente al que tiene el poder. A esto hay que añadir que varios de los nuevos partidos se acercarán ideológicamente a Morena para capitalizar la popularidad del Presidente y los conflictos de Morena”.

La revocación de mandato de Andrés Manuel López Obrador también podría realizarse en el proceso electoral de 2021, aunque no han establecido una fecha final.

Podría tratarse del momento electoral mexicano con el mayor número de partidos registrados por el Instituto Nacional Electoral (INE). En los años 2000 y 2003 aparecieron 11 distintos movimientos, en otros años jamás se había rebasado un promedio de 10 partidos.

La consultora Integralia también calculó un financiamiento total de 51.6 millones de pesos para cada nuevo partido durante su primer año de existencia y 136.6 millones de pesos para las elecciones 2021.

Comment here

Accesibilidad