Bellas y AirosasCOLUMNASElvira Hernández Carballido

Mónica Mayer, Intimidades o no. Arte, vida y feminismo

544 Vistas

BELLAS Y AIROSAS

Elvira Hernández Carballido

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo, 14 de julio, 2021.-Hace 25 años llegué a casa de Mónica Mayer, artista feminista que admiraba por sus trabajos y sus maravillosas provocaciones con “Polvo de Gallina Negra”, sus performance, textos y obras. Peinadita y formal, grabadora en mano, fui recibida por ella en su bello estudio. La charla periodística se llevó a cabo de manera puntual, pero me quedé un buen rato platicando con ella porque supe que había encontrado a una amiga. Nunca he olvidado cuando le compartí mis conflictos de madre novata, vivir con un niñito de cuatro años que exigía tener cerca a su mamá y no sabía cómo organizarme para escribir sin ser interrumpida mil veces seguidas. Solidaria y amorosa, me aconsejó:

“Elvira, debes aprender a quedarte suspendida, a ser una figura de sal que no se desmorone, una fotografía de ti misma que no se vele pese a la luz, una escultura de hielo que resista cualquier rayo de sol, una estatua de marfil, uno, dos y tres… Sí, yo lo hago, estoy pintando y cualquiera de mis hijos entra para pedirle algo a su madre, entonces, me salgo de mí misma, la Mónica pintora se queda dando el trazo y la Mónica madre se aproxima al hijo, lo atiende, lo aconseja, lo apapacha. Luego, regreso a mí misma, a la pintora Meyer que se quedó ahí petrificada, concentrada en el trazo, inspirada en su obra. Regreso como si nada me hubiera interrumpido, como si nada me hubiera detenido y vuelvo a pintar como si nada. Hazlo, resulta maravilloso y no paramos para seguir en nuestro mundo creativo y materno, tantos mundos que habitamos como mujeres”. Por supuesto, ese consejo sigue marcando mi vida y no dejo de seguirlo.

Desde entonces, la admiré más y saber de ella me llena de alegría, por eso ahora que dio a conocer su libro “Mónica Mayer. Intimidades o no. Arte, vida y feminismo” no dudé ni un instante en adquirirlo.

¿Qué tipo de texto es? Como siempre, nuestra amiga se muestra diversa, plural, fragmentada, suspendida, mil mujeres en una. Puede ser un compendio, pero también un diario, la podemos llamas antología, pero a veces sientes que es una agenda, un cuaderno de ilustraciones, un viaje por su vida, un mapa para recorrerla, un instructivo para comprenderla.

Así en casi 400 páginas están dibujos y fotografías, copias de hojas de block que delatan dudas e ilusiones, fotografía que recuperan desde cuando las feministas han tomado las calles para marchar, para pintar sus muros, para levantar puños, para provocar, para hacerse sentir. Carteles de exposiciones y todas las formas de expresión que ha aprovechado, desde lápices de colores sobre papel electrografía sobre papel.

Cada capítulo late lleno de feminismo y de arte, anécdotas de ayer y planes de hoy, chismes de la vida diaria y tendederos que hoy siguen tendiendo hojas de denuncia. Post-Exposiciones Depresión y bocetos de miles de proyectos. Performance en acción y autobiografías en 8 marchas.

Para expresar su sentir de mujer y artista, Mónica Mayer jamás ha desaprovechado ningún tipo de texto, ninguna técnica ni corriente artística. Ella pinta y dibuja, escribe y actúa, denuncia y sensibiliza, hace arte feminista. En el libro se reunieron más de mil quinientos textos que ella ha escrito desde supo que su destino era ser artistas.

Desde que estudió en la Escuela Nacional de Artes Pláticas. Desde que fundó, en 1983, el grupo de arte “Polvo de Gallina Negra”. En cada taller donde recupera a las mujeres en el arte. Desde que dio a luz “Tlacuilar y retrateras” otro grupo feminista original y creativamente provocador. ¡Qué difícil elegir una página representativa del libro! Y es que en cada una hay un detalle significativo, un momento ya histórico en el feminismo nacional, una provocación inolvidable, una expresión con la que es sencillo identificarse, posiblemente por eso, se trató de darle el siguiente orden, que textualmente detalla en la introducción Katnira Bello:

  •  
  • Feminismo y arte feminista. Comprende la parte política, vivencial y artística del feminismo de la manera en que Mayer lo comprende y siente.
  • Textos que son obra. Contiene la manera en que fueron creadas tanto sus obras literarias como cada pieza artística.
  • Performance-arte acción. Quehacer artístico al que se ha dedicado más Mónica Mayer.
  • Crónica y crítica cultural. Sus escritos publicados en diversos espacios periodísticos y culturales.
  • Obra personal y política. Textos que han hecho referencia a su obra artística.
  • Procesos creativos. Reflexiones sobre su propio quehacer artístico.
  • Vida. Las narraciones que la descubren de manera totalmente personal y subjetiva.

El tono de Mónica siempre es festivo y provocador, lleno de esperanza, apostando por la transformación de esta sociedad, sacudiéndola con sus adjetivos, agitándola con sus argumentaciones, llegando al alma con sus creaciones originales y sensibles. Existe un verdadero reconocimiento a la fuerza de la amistad entre mujeres, las alianzas y complicidades, la importancia de ver a la otra sin envidias ni competencia. El miedo y el gozo, el descubrimiento y reconocimiento del significado de la maternidad. La necedad bien sustentada de apoyar y desarrollar el arte feminista, que “no pelan”, pero que sí existe.

De mis textos favoritos están sin duda “El arte como un marido aburrido e infiel”, “El performance como ritual personal”, “Un día sin lentes”, “Cuando lo político es personal”, “Clase, género y arte: Que no las veamos no quiere decir que no estén” e “Imágenes de una marcha”, donde escribió:

“Hubo un momento electrizante. Al llegar al Zócalo, todos nos colocamos alrededor del escenario. Los familiares de las jovencitas asesinadas y desaparecidas subieron al estrado. Una soprano inició el acto entonando el Ave María. En ese momento, cientos de personas que habían marchado con globos negros y rosas los soltaron poco a poco. Hace tiempo el artista chileno Alfredo Jaar soltó una nube de globos blancos a manera de monumento efímero para los hombres y mujeres que han muerto tratando de cruzar a Estados Unidos. Aquí, en vez de nube, hubo un llanto espontáneo hacia el cielo… (2002)”.

Sin duda, el arte feminista en México tiene una mujer pionera, a una clásica que debemos consultar y a una provocadora que llega al alma para comprender la forma en que el arte ayuda a denunciar, a no olvidar y a seguir apostado por las mujeres de este país. Nada mejor que la misma hija de Mónica para comprender la trascendencia de su obra, porque tal es la generosidad de Meyer, que hasta comparte correspondencia familiar:

“Desde hace mucho tiempo te quería decir, muy al estilo de nuestra familia, lo TAN orgullosa que estoy de ti (sí soy Mayer ja, ja). Todo el tiempo me sorprendo cómo llevas tu feminismo desde el afecto, cómo logras cambiar las vidas de las personas y todo el amor que das a quienes te rodean. Me cae muy bien tu sentido del humor y cómo lo usas como herramientas de transformación. Creo que es algo muy importante pues descoloca a las personas sus emociones y sus relaciones. La pasión, la inteligencia y responsabilidad que continuamente muestras en tu vida y en tu trabajo -que sé que para ti no son esferas separadas- han sembrado semillas que en estos momentos florecen en la reciprocidad. Estoy muy orgullosa de ser tu hija y tener el privilegio de aprender de ti cada día”.

Y sí, Mónica, quienes somos tus hijas por convicción agradecemos lo que has creado, lo que sigues creando y compartiendo. Si ustedes desean tener en sus manos este maravilloso libro, hagan lo que yo y pídanlo al correo intimidadesono@gmail.com y llegará hasta la puerta de su casa. Una lectura que incendia con su arte todos los corazones feministas.

Mónica Mayer. Intimidades o no. Arte, vida y feminismo, México, Editorial Diecisiete, 2021.

Comment here

Accesibilidad