Mujeres

Muere Esperanza Aurora Rascón Córdova, entregada a la comunidad y creadora de la primera radio comunitaria en el Estado de México

1.431 Vistas

Nada del arte le fue ajeno y fue una luz en el camino para la cultura, el conocimiento, las cimientes de la cultura 

Feminista, de las pioneras de la tercera ola, empática, crítica y emprendedora

Sara Lovera 

SemMéxico, Cd. de México, 20 de enero, 2022.- Esta madrugada emprendió el vuelo Esperanza Aurora Rascón Córdova, promotora cultural incansable, pionera de la tercera ola del feminismo, obsesionada en que se reconociera el valor científico de Sor Juana Inés de la Cruz, una voz en la radio comunitaria, maestra de teatro y danza.

Con un homenaje comunitario, en Amecameca, será despedida, desde su casa en esa tierra de los volcanes. Emprendedora, crítica, mujer de este tiempo, apartidista, convencida del servicio a las y los pobladores de su comunidad. Fue maestra, artista, orientadora desde la radio para mitigar el miedo y la desinformación sobre las reacciones del Popocatéptl, conversadora, empática, educada con fortaleza de espíritu y compromiso social. Se va de ese municipio donde vivió más de 40 años.

¿Quién de mi generación feminista y de los medios, no conoció y aún disfruta de la familia Rascón Córdova? Ahí, en esa familia de inteligencias Esperanza fue la vitalidad multicultural con alegría desbordante. Así la conocí, así la traté, ahora escucho su risa y la veo ágil, activa, incesante y comprometida. Audaz, sabia, con esa encomienda para que viéramos a Sor Juana tras sus libros y poesía, a la científica no reconocida, recuperando su Globo Terráqueo que le fue arrancado, además de sus estudios matemáticos ocultos. 

Lo más trascendente es ese compromiso para hacer de la cultura un valor del pueblo, eso, conocimiento y reconocimiento a los saberes que hoy tanta falta hace, agrega Antonieta Rascón Córdova, fundadora de Mujeres en Acción Solidaria -1971-, al reconocerla como una luz en el camino de las artes. 

Tras una larga enfermedad, esa que producen los cánceres, luchadora por la vida, voló casi a la una de la mañana. Rápido, me escribe Eréndira. Tranquila me escribe Emiliano. Ha recuperar sus intervenciones feministas desde los años 70 me invita su hermana Antonieta al tiempo de pedir “un pensamiento para el vuelo venturoso de nuestra querida hermana Esperanza Aurora”.

Y se fue ahí en su querido pueblo: Amecameca. A la edad de 74 fructíferos años. A Esperanza Aurora Rascón Córdova le sobreviven su hijo Emiliano y sus tres hijas Trilce, Nashru y, Violeta López Rascón. Herederos de su amor al arte, de su crítica y su compromiso, tanto como sus nietas y nietos Darana, Lucio, Silvia y Valeria; sus hermanas Teresa, Ana Cristina y Antonieta, sus hermanos Marco y Froylan.

¿Y quién fue por sus hechos y acciones? Escriben sus hijas: Nació en Naco, Sonora, el 13 de abril de 1947. 

La frontera de Ciudad Juárez fue el lugar de su primera formación y ya en la Ciudad de Chihuahua, termina sus estudios de preparatoria en el Instituto Científico y Literario de la Universidad del Estado de Chihuahua. Su padre, primero telegrafista y posteriormente periodista, ejerció gran influencia en ella respecto a la importancia de los medios de comunicación para el desarrollo cultural y justo de las sociedades. Por el lado materno, recibió una sólida formación artística en su infancia y juventud, que complementó su sensibilidad frente a los grandes temas sociales. 

De 1954 a 1966, paralelo a sus estudios de primaria, secundaria y preparatoria, estudió piano (academia privada y EBA de la UECH) danza folklórica, ballet y danza contemporánea (Centro Cultural del IMSS Cd. Juárez y Escuela de Bellas Artes de la UECH) Taller de Teatro de la UECH. 

En 1966 llegó a la Ciudad de México, donde ingresó a la Escuela de Arte Dramático de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, y como mujer de pensamiento crítico que siempre la caracterizó, participó activamente en las brigadas artístico-callejeras en el Movimiento Estudiantil de 1968.

De 1971 a 1980,  se hizo feminista, la vimos en las discusiones de Mujeres en Acción Solidaria, y  como integrante de la asociación civil Trabajo y Solidaridad con las Comunidades Indígenas, trabajó 10 años en comunidades indígenas mazatecas y purépechas, entre otras, proporcionando asesoría y seguimiento a diversos procesos para resolver necesidades de comunidades de alta marginación, gestión de salud, de cooperativas de producción, de consumo, de construcción de caminos y carreteras, inclusive acompañamiento para la resolución de conflictos agrarios.

Muchos de estos trabajos bajo la asesoría y dirección del Maestro Zen Ejo Takata (primer monje zen japonés en llegar a México, introductor del sistema de Acupuntura Ryodoraku y del proceso del frijol de soya para transformarlo en diversos productos alimenticios); se inició en la práctica y disciplina de meditación Zen. En el Instituto Ryodoraku adquiere el título de Técnico Acupunturista. 

En 1974- 1986 se inicia en la práctica de “Chanoyu” (Ceremonia del Té) con el Mtro. Shojo Higurashi representante en México y América Latina de la Escuela Urasenke. Fue Becaria en 1982 en Kioto, Japón, de la Escuela Urasenke. Asistió con muchas mexicanas a una reunión regional para el avance de la mujer, en Cuba.

En 1978 llegó a vivir a Amecameca, Edo Mex, con su esposo y 4 hijos: La razón por la cuál escogió esta tierra como destino fue para darle continuidad a la conformación y fortalecimiento de redes comunitarias solidarias con una visión de avanzada en economía circular: producción de leche de soya, siembra y aprovechamiento de bosque, intercambio de experiencias innovadoras y efectivas entre comunidades rurales, herbolaria, medicina tradicional y acupuntura japonesa, fomento a acciones de consumo y formación artística y recuperación de memoria histórica, con perspectiva ecológica en todas estas líneas de trabajo. 

Su trayectoria en estos más de 40 años fue muy destacada en el municipio de Amecameca y en toda la Región de los Volcanes:

  • 1980 a 1982. Maestra de música y canto en la Escuela Primaria C.C. Guadalupe Amecameca y maestra de Historia del Arte en la Secundaria Danei, Amecameca.

1982 Gestora y Directora del Centro Cultural ISSSTE para Amecameca.

  • 1984. Gestión e instalación de la Biblioteca Pública ISSSTE-SEP #8 hoy Biblioteca Municipal “Primero Sueño”.
  • 1984 a 2003. Su participación en la Primera Feria de la Nuez y los años siguientes (casi 10 de manera consecutiva), fue decisiva para imprimir la identidad y carácter con que se le conoce, como una feria sí de apoyo a los pobladores de Amecameca, pero, también, una ventana para la expresión de las artes cultas y populares. A tal punto imprimió esa personalidad a la Feria de la Nuez, que las administraciones municipales que no han seguido ese espíritu han sido duramente cuestionadas por propios y visitantes, por convertir tan entrañable evento en la “Feria del zapato, la banda y el disco pirata”.
  • 1982 a 1992 Directora del Centro Cultural ISSSTE, que llegó a cubrir más de 10 talleres por semana, cineclub y presentaciones artísticas quincenales de primer nivel con artistas nacionales. 
  • Directora de Desarrollo Social de la gestión municipal 2000-2003. Primera Directora de esa instancia de Gobierno Municipal, esta dirección tuvo bajo su responsabilidad el desarrollo económico, salud, turismo, educación, cultura y deportes. Bajo su dirección, se creó por primera vez el Instituto Municipal de la Mujer a nivel Estatal. Gestionó también la creación del Instituto Municipal de la Juventud. Ambos organismos descentralizados siguen funcionando hasta la fecha. 
  • Otra de las innovaciones que reconocer a Esperanza Rascón fue su decidido impulso a la instalación de la primera radio comunitaria que se estableció en el Estado de México, en el municipio de Amecameca. En esos días, en el año 2000, el volcán Popocatépetl ponía en alerta a toda la región con el incremento de su actividad, y, ante la confusa información que dispersaban los medios nacionales, el servicio que brindó la radio local fue de vital importancia para evitar caos y pánico entre los habitantes de Amecameca. La Voladora Radio sigue ahí, después de 22 años, operando normalmente, se convirtió en una radio permisionada hace casi 15 años, y desde el inicio hasta que su salud se lo permitió, Esperanza Rascón se mantuvo como parte activa de esta emisora.
  • Colaboró con la mayor parte de las administraciones municipales; más allá de colores partidistas, fue convocada por el prestigio que la acompañó siempre, pues ella hace tiempo que se concibió como una ciudadana sin partido, pero con pleno compromiso por el bienestar social de la comunidad local, regional, nacional y mundial.
  • Tanto a nivel institucional –sólo en cierto periodo de 2013 a 2014- como por su cuenta, Esperanza Rascón se dio a la tarea de investigar y recopilar historia y microhistoria de la Región de los Volcanes, con la firme idea de darse un espacio para tejer legado con los hilos de toda esa historia y experiencia acumulada, aterrizados en textos que puedan ser legado para las comunidades de la Región de los Volcanes y para quien se interese.

Otras actividades que han consolidado su perspectiva como activista socio-cultural y servidora pública han sido:

  • 1994-1997. Auxiliar del Diputado Marco Rascón en la LXI Legislatura Federal para dar seguimiento al Movimiento Indígena Zapatista, iniciado en Chiapas. 
  • 1994-2000. Invitada por el EZLN para participar en los Diálogos de San Andrés en la mesa de Derechos y Cultura Indígena, punto 5: Acceso a los Medios de Comunicación. De ahí se integró a la Red de Asesores del EZLN y al Congreso Nacional Indígena.
  • 1997-2000. Subdirectora de Pluralidad y Diversidad Cultural del Instituto de Cultura de la Ciudad de México.

En Amecameca hay muy pocas personas mayores de 50 años que la desconozcan, y entre generaciones más jóvenes también goza de un merecido prestigio; su labor permeó casi todos los ámbitos de desarrollo del municipio y más allá de él. Según relata cualquier persona que conversa con ella “es una mujer encantadora e interesantísima, llena de historias para compartir y con una gran calidad humana”.

No todo son títulos y honores, entre la comunidad, la gente de a pié, hay baluartes que es necesario reconocer y recompensar, porque dedicó toda su vida al servicio y construcción de sensibilidad, comunidad y pensamiento. Ese es el caso de Esperanza Rascón Córdova, quien, sin ser originaria de Amecameca, la amó y trabó por esta tierra como pocas personas, marcando, incluso, el rumbo de personas y generaciones que fueron tocados por su carisma para encaminar sus propios pasos en el arte, la cultura y el pensamiento humanista. 

Comment here

Accesibilidad