Natalia VidalesUncategorized

Mujer y Poder

664 Vistas

¿Qué haría Usted, seguiría adelante con la construcción o mejor se olvidaría del asunto?

Para entender mejor las cosas…

Natalia Vidales

SemMéxico, 14 de septiembre 2018.- A veces para entender mejor  lo que está pasando es menester recurrir a ejemplos cotidianos y a la explicación más simple por más multifactorial que parezca un asunto.

Para explicar lo del nuevo aeropuerto de la CDMX, por ejemplo, imagínese que ya pagó Usted el  hotel en el que vacacionará en la playa  el siguiente fin de semana, pero dirigiéndose a su destino se entera que se avecina un ciclón  que hará  imposible disfrutar del paseo, ¿qué haría Usted?: ¿continuaría adelante aunque lo pasaría encerrado en su habitación viendo la TV para no perder lo invertido; o se regresaría de inmediato y se olvidaría del dinero tirado a la basura?.

El monto  del nuevo aeropuerto ya va en el 30% (miles de millones de pesos), pero faltan muchísimos más y todo indica que, además, se excederá otro tanto de lo que ya se incrementó, para terminar costosísimo. Y a eso añádale que se pronostica que el costo de mantenimiento hará difícil la recuperación de la inversión: ¿Qué haría Usted, seguiría adelante con la construcción o mejor  se olvidaría del asunto? (sobre todo si la idea original no fue suya).  

En ese caso existe también un elemento perverso para que AMLO le dé marcha atrás al nuevo  ACDMX: si por alguna razón el aeropuerto resultase un éxito en todos los sentidos, el  mérito sería de Peña Nieto, quien puso la primera piedra y  a quien se le recordaría,  no solo durante el próximo sexenio restándole  un poco de luz al nuevo astro, sino de por vida.  Peña Nieto, por cierto,  está cerrando su gestión publicitándola al extremo para que posteriormente podamos contrastarla con la de AMLO que quien sabe en qué termine y ver entonces quien pasa mejor a la Historia.

Otro asunto: Si Usted le pone unas  gotas de vino de primera a una botella que contenga porquería no la mejorará en lo absoluto, y continuará  teniendo una botella de porquería. Y si, al revés,  le pone unas gotas de porquería a una buena botella de vino  lo echará a perder todo. La enseñanza es que la porquería, aunque sea poca,  se impone.

El minorista Partido Verde le pasó al nutrido MORENA cinco diputados   para que lograse  la mayoría absoluta (la mitad más uno) en la legislatura  federal, a cambio del apoyo en el Senado  a Manuel Velasco para que pudiera regresarse a la gubernatura de Chiapas. Pero entonces se ganó la crítica de la opinión pública por hacer esa clase de tranza-acciones  (y que había jurado desterrar si ganaban las elecciones).  Es decir, se ensució por completo  –habiendo empezado impoluto– por ese poquito de mugre  que se agregó.

Si a Usted le parece injusta la comparación recuerde que se trata del desprestigiado  Partido VerdeEcologista de México,  que no es realmente un  partido, sino un negocio familiar y  una franquicia que se suma a quien va  llegando al  poder  solo para garantizarse la continuación de su registro y vender enseguida sus curules: primero, en los 90´s  fue con el PRI; luego con FOX, del PAN;  después regresó al PRI con Peña Nieto,  y ahora se alío con MORENA y AMLO.  Y tampoco es ecologista: tras su propuesta de pena de muerte, los partidos verdes de Europa se deslindaron de él; Greenpace no lo acepta;  no tiene ecologistas serios en su militancia; y hace negocios ecoicidas  en Cancún.

Moralejas: no le meta Usted  más dinero bueno al malo; ni  intente  limpiar el agua sucia mezclándola con agua limpia. No va a funcionar.

SEM/nv/IM

Comment here

Accesibilidad