Natalia Vidales

Mujer y Poder

481 Vistas

• 50% de Mujeres en el Senado

• Las mujeres impulsaron este logro

Natalia Vidales

SemMéxico, 13 julio 2018.- Mujer y Poder encabezó, en julio del 2008 el Movimiento 50/50…Porque es la Ley, donde sus integrantes hicimos un llamado –apoyado por diversos grupos de mujeres defensoras de los derechos de las mujeres- tanto a las autoridades electorales como de gobierno a cumplir con la ley y con los compromisos internacionales para garantizar la plena participación femenina en las estructuras de poder y en la toma de decisiones.  

El movimiento nació porque, pese a modificaciones legales a nivel federal –y sobre todo en las legislaturas locales- que ordenaban la paridad de género, disposiciones menores regateaban la cuota y la resistencia al interior de los partidos era patente. Había legislación, sí, pero pretender igual número de hombres y de mujeres en los congresos…era un sueño.

Y cuando, por fin –con acciones afirmativas difíciles de sortear– parecía que llegaba ese momento, surgieron algunos trucos para, siquiera, postergarlo. Como aquello de las famosas “juanitas”, en alusión al candidato del PT a delegado de Iztapalapa el 2009 en la CDMX, Rafael Acosta Ángeles, alias Juanito, quien se comprometió a dejar el cargo a favor de Clara Brugada a quien se le atajó la candidatura en el PRD.

Meses después, al instalarse la LXI legislatura federal, ocho mujeres electas  pidieron licencia a sus cargos, o no se presentaron a ocuparlos, y fueron sustituidas por los suplentes, que eran varones, lo que despertó tales suspicacias que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación hubo de resolver que, en lo sucesivo y para evitar ese fraude a la  cuota legal de género, también en las suplencias se nombrara a una mujer.

De ese tamaño eran las cosas.

Hoy, sin embargo todo luce diferente y parece que la normalidad ha llegado (aunque nunca debemos de bajar la guardia): la próxima Cámara de Senadores contará con 63 mujeres –que contrasta con la conformación actual de 28 y ni se diga de las anteriores–, que representa prácticamente la mitad de las curules, de un total de 128 escaños. Y en la Cámara de Diputados la proporción femenina resultará similar una vez que ahí también, en los próximos días, se definan todos los asientos.

La también llamada Cámara Alta tiene una fórmula de integración que participa –aunque  con algunas diferencias con la de diputados–  en la representación de los resultados de las elecciones en todo el país, y que hoy resulta de  un valioso contrapeso luego de los triunfos tan apabullantes de MORENA.

A diferencia de la Cámara de Diputados en que, de los 500 espacios, 300 de ellos los ocupan los ganadores de los comicios y 200 son los llamados plurinominales (escogidos de una lista que presentan los partidos, pero que no compiten directamente en las elecciones), los 128 senadores resultan de 2 por cada Estado de la República que ganan juntos en las elecciones; de uno más que es quien haya quedado en segundo lugar y de un tercero para completar la lista nacional.

Por ejemplo, aquí en Sonora, serán los dos senadores que ganaron la fórmula por MORENA: Alfonso Durazo (quien se irá al gabinete de AMLO y lo suplirá Arturo Bours Griffith) y Lilly Téllez; así como una más, Sylvana Beltrones, del PRI, quien aunque perdió quedó en segundo lugar y por ello logra el escaño.   Y para completar el total de los 128 senadores se asignan de la lista nacional en proporción por la totalidad de los votos federales obtenidos por cada partido (independientemente de su origen estatal).  Y, así Sonora tendrá dos mujeres y un hombre en el Senado. Y a Damián Zepeda Vidales tomado de la lista nacional.

La nueva conformación del Senado es un salto enorme de las mujeres en nuestra vida política. Podemos congratularnos por ello y felicitar a quienes a través de los años han persistido en el logro del objetivo.    

 ¡Enhorabuena por ello!

Comment here

Accesibilidad