Mujer y PoderNatalia Vidales

Mujer y Poder

1.298 Vistas

“Al diablo” con AMLO

Natalia Vidales

SemMéxico. 12 de junio de 2020.- Dice Hammer que si lo único que usted tiene es un martillo, todo le parecerá un clavo. Y, así, Arthur Bloch, en su colección definitiva de las Leyes de Murphy, nos muestra que a través de la historia los eruditos de diversas materias nos presentan las leyes del Universo (con ese grado de pretensión), desde su particular punto de vista: los religiosos nos guían con sus normas morales; los racionalistas con la estructura y las formas de la lógica; los artistas con la estética; los místicos con sus leyes del karma; los legalistas con la jurisprudencia; los tecnólogos con el reino de la Internet; y los políticos con las leyes del poder.
Por lo anterior no es de extrañar que, por ejemplo, la Dra. Julia Carabias –ambientalista de hueso colorado, y ex secretaria federal del medio ambiente– concluya que la crisis ambiental provocó la llegada del Covid-19; y que el titular de la CFE, Manuel Bartlett, sostenga, por el contrario, que las energías limpias no sirven porque cuando el viento cede o el sol se oculta esas instalaciones dejan de producir electricidad ( sic ), olvidando que un día también se acabará el combustóleo; que el caos climático terminará con las hidroeléctricas; y que los efectos de la contaminación por producir energía fósil saldrá más cara incluso a corto plazo .
Mientras el resto del mundo se prepara para la disrupción del uso de petróleo ( como ocurrió cuando en unos cuantos años se pasó de los carruajes tirados por caballos, a la fuerza automotriz a principios del siglo XX) a las nuevas energías, el gobierno de México hace la apuesta perdida de que el otrora oro negro, seguirá siendo el rey de los energéticos. Pese a todos los indicadores, el presidente insiste es que el crudo será “la palanca del desarrollo nacional”.
Respecto del Covid-19, la comunidad científica nos dice que se trata de una mutación genética natural de los coronavirus; los historiadores nos recuerdan las pestes de épocas pasadas; y los sacerdotes nos advierten de las maldiciones bíblicas.
Entonces cada quien tiene su verdad, y cada cual sabe a qué atenerse o a qué santo encomendarse. Pero, por sí o por no, deben acatarse las prevenciones sanitarias, ¿qué tal si el Dr. Hugo López Gatell tiene siquiera la mitad de la razón? ( de la otra mitad duda él mismo a diario).
Tarde o temprano — nos dicen los profetas, otra casta que reclama su verdad– el Covid-19 se irá (por lo pronto el calor primaveral de más de 40 centígrados ya no lo espantó), aunque científicos chinos han detectado mutaciones de ese particular virus, cuya vacuna no será efectiva del todo contra el nuevo, el Covid-20, y así sucesivamente, hasta convivir con el ser humano ( como ya ha ocurrido con otras pandemias, sin que el mundo se acabe: ahí está la cartilla nacional de vacunación, inicialmente de infantes y luego de adultos mayores, con todos su resellos).
Pero hoy tenemos también otra plaga, que igual de oportunista aprovechó la debilidad y la corrupción de un sistema agotado y llegó para intentar instalarse: la del populismo ( la antítesis de la democracia: la única luz verdadera al final del túnel).
Las organizaciones civiles que recientemente, y de buena fe, le han enviado cartas al presidente López Obrador en aras de conciliar al país ( así sea en un abrazo de desesperados ante la mayor crisis económica que ya llegó), una de las cuales firmó también Mujer y Poder son intachables desde cualquier punto de vista…pero nos tememos ( con el afán de equivocarnos) que AMLO las deseche bajo su argumento cotidiano de que todas las instituciones ( los poderes constitucionales incluidos y, desde luego, los organismos autónomos), han estado al servicio de los conservadores y en contra de los intereses del pueblo. De ahí que, recordemos, las haya mandado soberanamente al diablo y ya en el poder las haya venido exterminando.
Pero esas instituciones son, en realidad, las únicas con que precisamente el pueblo cuenta para defenderse de los abusos del poder. Esos que un día sí, y otro también, comete el mandatario.
El PRI llegó al poder, dijo Fidel Velázquez, con las armas; y “solo con las armas”, remató, “ nos lo quitarán”. Pero fue con el voto como fue lanzado de la presidencia. Y ahora, así como AMLO llegó al poder por la vía de las urnas, por esa misma vía ( en las elecciones del año que entra para contrapesarlo en el Congreso) y en la Revocación del Mandato del 2022 podrá ser echado del Palacio Nacional.

Comment here

Accesibilidad