COLUMNASMujer y PoderNatalia Vidales

Mujer y Poder | Campaña Anti  Voto

690 Vistas

*Natalia Vidales de Bitterlin

El presidente Andrés Manuel López Obrador se ha de estar riendo solo. Sí, porque su estrategia para inhibir la participación ciudadana en la Consulta Popular  para revocarle su mandato… va por muy buen camino.

Ha logrado dividir a la oposición. Ha logrado, con su discurso populista, dar la certeza a miles de mexicanos de que como él mismo promovió inicialmente  la Revocación de Mandato,  debe ser porque ¨tiene una estrategia¨ — una “trampa”–  para continuar su gobierno  no solo el resto del sexenio –pese a lo mal que va– sino incluso para  perpetuarse en el poder. 

Y con ese argumento, grupos de opositores se han dado a la tarea de emprender feroz campaña anti voto y hoy -como si no tuviéramos ya suficientes retos que vencer- quienes estamos a favor de la Revocación,  nos enfrentamos también a este bloque que ha destinado grandes recursos y tiempo en promover el abstencionismo (el cual, como todos sabemos y hemos padecido,  es la tumba de la democracia).  

¨La Revocación no fue solicitada por la ciudadanía¨, argumentan. Y por ello, dicen, no es válida. Pero con su aseveración ignoran a los miles de ciudadanos -integrantes de diversos grupos de la sociedad civil organizada y entre ellos principalmente FRENA-  que salieron a las calles a protestar desde hace meses para concientizar a la población del daño que ha causado el presidente,  y la necesidad de quitarle el poder, de forma pacífica y legal. 

 Y, esos ciudadanos, aportaron  tiempo y recursos para  recabar las firmas solicitadas por el INE para lograr la realización de  la Consulta.  No fueron, como afirman los opositores a la Revocación, solo integrantes de Morena quienes anduvieron en las calles buscando las firmas –pese al absurdo que ello  significaba dada la finalidad de dar por terminado anticipadamente su propio régimen–  sino también miles de ciudadanos apartidistas.  Ni unos ni otros son de Marte. Todos fueron, y son, mexicanos activos, convencidos de que la herramienta de Revocación que otorga la ley debe aprovecharse, conforme a la libertad de cada quién.  

¿Qué la consulta no debió incluir   el voto a favor de  la Ratificación del gobierno sino  solo el concepto de Revocación, tal cual lo dispone la Constitución? Es cierto. Pero así la aprobaron los legisladores en el Congreso y ya está acordado que así aparezca en las boletas.  Pero ello no cambia para nada el sentido de Revocación de Mandato a quien se le ha perdido la confianza y así aparecerá claramente en las opciones del voto: Unos votarán porque se le ratifique el poder y otros lo harán porque se le revoque.  Tan sencillo como eso.  

La división y el pleito que hoy se ha dado entre quienes promueven el voto y entre quienes se oponen a él – paradójicamente aun estando inconformes con el gobierno- no llevará a nada bueno más que a fomentar el encono en la sociedad, el abstencionismo -que por tantos años hemos tratado de derrotar-  y la disminución del voto a favor de la Revocación porque muchos ciudadanos indecisos no acudirán a votar… y los morenistas sí lo harán por la Ratificación. Entonces…  ¿para quién es más conveniente no votar?: no hay que ir muy lejos por la respuesta: para el propio Presidente.   

Para los mexicanos, definitivamente no.   Dejar de lado el derecho y obligación -que la Constitución nos brinda-  de poder quitar a un mal gobernante por pérdida de confianza no es, definitivamente, lo mejor. Ni para hoy ni para la democracia futura del país.  

No votar no lleva a manifestar nuestro rechazo por el mal gobierno porque lo que cuentan son los votos. Votar porque se quede…o votar porque se vaya, pero votar.    Con eso haremos visible nuestro sentir, nuestro rechazo o aprobación al gobierno: incluso aun no lográndose la Revocación quedaría claro, con el resultado de la votación, el grado del rechazo al pésimo gobierno  actual, al que cada vez más mexicanos tememos un final desastroso. Empezando por el aumento del número de pobres que continúa imparable.   

Las boletas electorales son las que cuentan.  Así es la democracia.   

Y el resultado habrá que aceptarse -nos guste o no-   porque contamos con un instituto autónomo e independiente que ha demostrado que defiende la voluntad del pueblo.

Entonces,  ¡nos vemos en las urnas!. 

*Periodista sonorense, fundadora y directora de la revista Mujer y Poder. Invitada al FORO NACIONAL DE REVOCACION DE MANDATO que organiza el INE el 25 de este mes, con la postura de apoyo al voto.  

Comment here

Accesibilidad