Mujer y PoderNatalia Vidales

Mujer y Poder

539 Vistas

Violencia en Pascua

Sigue aumentando la violencia en México

Natalia Vidales

SemMéxico, 22 abril 2019.- Cuando parecía que tras lo sucedido con la catedral de Notre Dame en Paris ya era más que suficiente para entristecer a cualquiera, enseguida la Semana Santa terminó dramáticamente en nuestro país.

En Minatitlán, Veracruz, fueron asesinadas 14 personas por un comando que irrumpió en un lugar de fiestas. Entre los muertos está, incluso, un bebé al que aún sin vida continuaron acribillando.

Parece que el mismo diablo se apoderó del corazón de los sicarios, quienes sin misericordia dispararon con saña, obligando a las personas presentes –que tuvieron la suerte de vivir– a observar la masacre que, peor que animales, realizaron.

La violencia llegó intempestivamente a seres inocentes, ajenos totalmente a las ¨cuentas pendientes¨ que pudieran tener los sicarios con la persona tras la que iban.

Con ellos, la violencia sigue en aumento en México y se da, una vez más, la pérdida de inocentes en manos de organizaciones criminales.

En México, no es común, aunque ya ocurren daños colaterales que –como en otros países, empezando por nuestros vecinos del norte- ciudadanos mueran a manos de la delincuencia cuando no están involucrados en grupos criminales.

Pero en esta ocasión dispararon también contra quienes tranquilamente disfrutaban de un festejo de cumpleaños.  

Hay luto en nuestro país, porque la muerte de inocentes duele a todos. Pero hay luto también en el mundo por la masacre del sur de Asia donde explosivos fueron detonados dentro de las iglesias cuando los fieles se encontraban en plena oración. Aquí, los culpables fueron extremistas religiosos, de esos que pretenden imponer sus creencias en el mundo.

Terminó mal, pues, la Semana Santa. Un tiempo donde supuestamente la reflexión debe prevalecer, y aflorar los sentimientos de perdón y de mejoramiento del Ser, terminó como el infierno. En nuestro propio país, por un lado, y en un mundo lejano, hubo dramáticos finales.

Nada puede hacerse ya por los muertos –que se dan por centenares en México y por millares en el mundo entero-, pero sí podemos tratar de que sucesos como estos no se presenten más. Podemos contribuir, cada quien en su entorno, procurando por un lado disminuir o acabar con las discordias entre cercanos y, por el otro, las autoridades gubernamentales implementando alternativas que siembren y cultiven la bondad – no el rencor — en los corazones de los ciudadanos.

Y esto es precisamente lo que no vemos que suceda. Desafortunadamente es una mala señal –y no nos da ningún gusto mencionarlo-, que el presidente de México promueva –de siempre– la discordia, la confrontación, la separación de clases, la amargura, el resentimiento y muchos sentimientos negativos más que no benefician para nada ni a los mexicanos ni a la humanidad.

Urge cambiar el rumbo. Urge una educación de calidad para los niños y para los jóvenes; una educación integral donde se de una formación adecuada pero también una educación en valores, en los valores universales que enaltecen el espíritu y contribuyen a generar un clima propicio para el correcto desarrollo de nuestra sociedad.

Urgen también alternativas para calmar los corazones y procurar que en ellos germine una buena semilla. Y una de ellas puede ser…. ¡la música! No creemos que sea muy costoso implementar conciertos, incluso participaciones de una o dos personas, para que calmen ansiedades y violencias. Música clásica que se escuche por doquier: en plazas, mercados, centros de cultura, escuelas (hace años un experimento con música de ese tipo en una prisión rindió frutos, pero no se continuó). 

La música llega al alma y la transforma. ¿Por qué no probar?

Descansen en paz quienes intempestivamente murieron esta semana. Que sus familiares encuentren consuelo, poco a poco…hasta entender que su ser querido descansa, sin duda, en paz. Fuera de este torbellino de violencia.

Que estas muertes sirvan para alertar a quienes tienen el poder de gobernar nuestro país.  Con violencia verbal… se puede llegar a la violencia física y a la muerte. Hay que tenerlo presente. Y hay que actuar.

Comment here

Accesibilidad