Mujeres

Mujeres denuncian a programas de trabajo temporal en EU por explotación y violencia sexual generalizada y represión a centroamericanas en la frontera sur de México

450 Vistas
  • Entregan queja por violaciones al T-MEC  y piden retiro de Guardia Nacional  y Ejército en la frontera sur
  • Mensaje a Kamala Harris y Andrés López Obrador: rectifiquen y acuerden una política migratoria humana y respetuosa de los Derechos Humanos

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 8 de junio, 2021.- Organizaciones civiles, nacionales y binacionales en favor de las y los migrantes  pidieron hoy desde el patio central del Senado de la República  a la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris y al presidente Andrés Manuel López Obrador  que rectifiquen su política migratoria y revisen los programas  de contratación temporal  donde las mexicanas viven violencia sexual generalizada.

Exigieron una política coherente y humana en la frontera sur de México  por  violación sistemática a los derechos humanos y libertad sexual a la población migratoria.

Denunciaron  acciones que violan los acuerdos del T-MEC, en el programa de trabajo temporal, donde las mujeres reclutadas viven condiciones de trabajo inaceptables, donde se les niega todo,  obtienen salarios menores en 30 por ciento en comparación con los hombres y son discriminadas. Exigieron constituir un grupo de trabajo binacional en lo inmediato que incluya las voces de las trabajadoras.

La senadora Mercado Casto al acompañar a las representantes de distintas organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres migrantes, y se sumó al llamado la Vicepresidenta para que se comprometa desde su alta investidura, como mujer feminista y descendiente de personas migrantes, a asegurar que los programas de migración laboral de EE.UU. dejen de aplicarse de manera discriminatoria, en particular hacia las mujeres; así como asegurar que estos programas garanticen el acceso al trabajo digno, libre de violencia y con apego a los derechos humanos.

Ahí hablaron  Evy Peña, Sandra Lorena Peña, Rita Robles y otras,  del Imuni, del Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos del Sureste Mexicano y del Centro de los Derechos del Migrante o CDM. Dijeron que México debe implementar una política migratoria autónoma y dejar de detener en centros migratorios a las peticionarias de refugio, asilo  y emigración

Luego   relataron que  en 30 puntos migratorios de la frontera sur, quienes llegan a México,  son “reprimidos/as por elementos del Ejército y la Guardia Nacional. Igualmente sucede  a  cientos de centroamericanas se  les violan sistemáticamente sus derechos humanos y sus libertades sexuales,  en las fronteras, aeropuertos y campos de trabajo temporal.

Es hora de que hagan acuerdos humanos  y de trabajo decente dijeron,  con hechos y no mesas de trabajo entre funcionariado y sin considerar a las organizaciones civiles. Lo hicieron en un espacio abierto que les ofreció la senadora emecista Patricia Mercado Castro.

En el mismo momento en que se reunían el presidente López Obrador y Kamala Harris, lamentaron que ésta haya dicho apenas hace unas horas a las y los guatemaltecos “no vengan”, lo que contradice la declaración de que la migración, el comercio y las condiciones laborales, son prioritarios en este encuentro en México. Les recuerdan a los gobiernos que Estados Unidos  usa los programas de empleo temporal como una estrategia “para esquivar sus obligaciones “y el derecho internacional.

Se escucharon ahí testimonio de Maritza Pérez, Adarely Ponce Hernández, que se sostienen en las investigaciones de organizaciones de Estados Unidos y México. Maritza Pérez, veracruzana, describió las condiciones en que son reclutadas por los programas de trabajo temporal, inhumanos. Pidieron revisarlo en lo inmediato, es responsabilidad de ambos gobiernos.

Expertas, abogadas y defensoras, señalaron que hondureñas, guatemalteca y salvadoreñas pasan tiempos de horror en la frontera, tanto como miles de mexicanas son maltratadas y hasta limitadas en su libertad de tránsito en los campos de los Estados Unidos.

Exigieron el cese de la actuación,  en la frontera sur de México, del Ejército y la Guardia Nacional quienes en 30 puntos migratorios detienen,   arbitrariamente a las migrantes y sus hijos.

En el Senado, de cara a las conversaciones entre México y Estados Unidos informaron que entregaron a la vice presidenta de Estados Unidos una queja  laboral que deberá tratarse en un panel y aceptarse y resolveré en  30 días y  4 meses. La queja se entregó esta mañana por permitir a una compañía estadounidense porque en el proceso de contratación y reclutamiento de mexicanas se tolera la violencia sexual generalizada. Exigieron pronta investigación.

Datos

Durante 3 lustros el CDM ha documentado miles de casos de abuso bajo esos programas de trabajo temporal, personas con visa que viven todos los días discriminación y exclusión. Sólo entre 2018 y 2021 sólo se emitieron 3 por ciento de todas las visas H-24 a mujeres, cuando ellas constituyen el 25 por ciento de la población agrícola de los Estados Unidos.

Esto es, los programas de trabajo temporal responden a un sistema que permite a las compañías estadounidenses decidir quién entra y cómo, “quien merece o no condiciones favorables de trabajo”. Las visas en esos programas atan a las personas y a los empleadores, con protecciones laborales limitadas y evitan, así, que abandonen el campo por situaciones de explotación y discriminación basada en género.

Emy Peña afirmó que mantener esos programas causará daños irreparables, especialmente para las mujeres, por lo que afirmó deben ser reformados y no expandidos. Pidió constituir un grupo de trabajo binacional.

El Grupo binacional debe en primer lugar contar con la representación de las mujeres migrantes, las directamente afectas; que el problema se vea de manera holística que aborde los asuntos migratorios desde la justicia, la frontera y la unidad de las familias. Y en tercer lugar que ese grupo incluya la participación de las organizaciones civiles que conocen a fondo lo que está pasando.

Este grupo sería un primer paso “para asegurarnos que la política migratoria de la región” refleja las voces de las migrantes,  y pidieron condiciones laborales dignas, atención a solicitantes de asilo, seguridad y permanencia, porque hoy, insistió,  los programas de trabajo temporal no son la respuesta.

Recordó que recientemente Maritza y Adarely denunciaron la cadena de discriminación facilitada por esos programas de trabajo temporal y dijo que México ha dado una respuesta favorable, el gobierno de AMLO “ha aceptado nuestra petición oficialmente” y ambos gobiernos expresaron interés en conversar acerca de soluciones a la problemática”.

Sin embargo sentenció: “nuestra prioridad va más allá de la conversación: buscamos una colaboración real que produzca resultados concretos y con un alcance significativo”. No más  palabras. Los programas de trabajo temporal crean un desbalance de poder ente las y los trabajadores y sus empleadores”.

Comment here

Accesibilidad