Mujeres electas, las voces de la historiaVoto femenino en México

Mercedes Ballesteros Silva: sufragistas de siempre

918 Vistas
  • Primera presidenta municipal en Coquimatlán pero hubo quienes no querían porque era mujer
  • La mirada de una pionera, 45 años después de asumir la presidencia municipal

Teresa Valdés Betancourt

SemMéxico, Colima, 13 de octubre, 2020.- La conmemoración del 67 aniversario del voto femenino en México, convoca a remover la historia para encontrar a las mujeres precursoras de luchas políticas electorales que aún, con definida militancia feminista, deben continuar su quehacer sin cansarse, para que algún día, se pueda borrar la orfandad histórica que tiene la presencia de la mujer en la vida pública mexicana.

Mercedes Ballesteros Silva primera y única mujer elegida alcaldesa en el municipio de Coquimatlán, estado de Colima, para el periodo 1971-1973. Sus palabras identifican su integridad personal con precisos conceptos acerca de la política, la democracia, el honor, la honradez y la libertad:

Al recordar este aniversario del sufragio de las mujeres en nuestra bella y querida patria; considero que significa un contexto muy propicio que me permite, recordar lo que acontecía en esos primeros años de ejercicio político donde la mujer, no solamente podía ejercer el voto, sino también teníamos la posibilidad de ser votada en una elección democrática.

En nuestro estado de Colima, particularmente en mi municipio natal de Coquimatlán, fue en el año de 1971, diecisiete años después de otorgarse ese derecho, que mi Partido Revolucionario Institucional PRI, me propuso como su candidata a la presidencia municipal.

Yo, su servidora de profesión educadora y originaria de la comunidad de Pueblo Juárez, era bien conocida porque tenía como mi carta de recomendación, el desempeño en el ejercicio de la docencia en la secundaria #18, que funcionaba en la cabecera municipal y de la cual tuve la dicha de ser cofundadora y apreciar los excelentes resultados educativos que se lograron, con la entrega, vocación y entusiasmo de quienes ahí laborábamos como un equipo.

Con satisfacción, quiero compartir que, al momento de darse a conocer mi postulación al cargo, hubo muestras de alegría y beneplácito por parte de pueblo, especialmente entre las personas de mi comunidad natal y también sentí el regocijo en la población en general.

También quiero mencionar un hecho que desentonaba con el sentir de la población y fue una protesta realizada por un grupo de deportistas del municipio, que se inconformaron por mi candidatura. La causa se conoció cuando los representantes del Partido cuestionaron a este grupo disidente acerca de las razones de su oposición, y ellos manifestaron que no estaban de acuerdo con mi postulación, ¡por el hecho de ser mujer!

No había otra explicación y se argumentó con la posibilidad legal que teníamos las mujeres para ser candidatas y ante la falta de otros argumentos, la protesta no prosperó.

De su ejercicio como presidenta municipal aprecia valiosas experiencias que puede recodar con cariño porque las califica, como valiosos aprendizajes y gratas experiencias.

Quiero reconocer que mi mayor alegría fue haber cumplido mis promesas de campaña, principalmente en lo que concierne a la construcción del puente y carretera a Pueblo Juárez; que terminé en mi mandato y me queda la satisfacción, que actué con honradez, dignidad y decoro.

Hoy Mercedes Ballesteros Silva, la maestra Meche como es reconocida, ha logrado mantener su actividad en la comunidad y dentro de las organizaciones sociales y civiles en las cuales aporta sus experiencias, en la atención a un refugio de mujeres violentadas, en el patronato de madres solteras y como integrante de la Asociación Colimense de Periodistas y Escritores ACPE, entre otras.

En estos años realizó un estudio y publicó el libro Con olor a nardos, acerca de la vida y obra de Susana Ortiz, maestra la comunidad de Agua Zarca y reconocida como mujer de valor civil, cuyo nombre está inscripto con letras de oro en el H. Congreso del Estado de Colima.

La realidad como cambió vertiginosamente y la maestra Meche Ballesteros, ex alcaldesa al valorar los tiempos actuales reflexionó: 

Después de 45 años de esa experiencia política, observo muy pocos avances en cuanto a la participación de la mujer, prueba de ello es que no ha habido otra presidenta municipal en mi Coquimatlán.

Quiero reconocer que hoy también, se ha legislado con profundidad en ese sentido, pero habría que analizar más al detalle, para identificar y esclarecer otra realidad: ¿qué está impidiendo que mujeres con talento, capacidad, ética y valores, se abstengan de participar en la política?

SEM/tb

Comment here

Accesibilidad