Mujer y PolíticaSoledad Jarquín Edgar

Mujeres y Política

963 Vistas

La “política de género” en tres actos: Diputada, gobernador y funcionaria.

Sin políticas públicas persiste la improvisación y hasta la frivolidad

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, 24 enero 2019.- Qué hacer frente a tanta improvisación, tantas acciones postergadas, tanta ignorancia y, peor aún, ante tanta frivolidad de parte de quienes tendrían que responder con mayor certeza para alcanzar la tan llevada y traída igualdad sustantiva para las mujeres.

Sé que en estos momentos es muy importante la guerra contra el huachicol, la guerra contra el narco, la guerra contra la corrupción, la guerra contra la mala educación… pero en medio de todo eso estamos las mujeres.

Los desatinos van al alza, si estuvieran en la Bolsa de Valores, algunas personas serían muy ricas.

La semana empezó con la noticia sobre el anuncio de la diputada Ana Mirian Ferráez Centeno, secretaria de la Comisión para la Igualdad de Género en el Congreso de Veracruz, quien propuso un toque de queda para que las mujeres no salgan después de las 10 de la noche, para evitar el feminicidio.

Aunque se disculpó, el daño (a su persona y cargo) ya estaba hecho. Recibió, merecidamente, toda clase de calificativos por su gran ignorancia sobre las sin razones de la violencia contra las mujeres y en específico contra el feminicidio. Su declaración fue un retroceso al siglo XVII o quizá más allá cuando se les quemaba en la hoguera.

No es responsabilidad de las mujeres el ser asesinadas, acosadas, atacadas sexualmente por los machos, no. El origen de esa violencia centra sus reales en el imaginario de que las mujeres somos objetos y no humanas con derechos, igual que los hombres.

¡La calle también es nuestra!

Eso sin considerar que por lo menos la mitad de los feminicidios no ocurren en la calle sino en el hogar y ahí, en la casa, no son hombres desconocidos quienes cometen esos aberrantes asesinatos, no, sino los amantísimos esposos, parejas, ex parejas o novios, los padres de sus hijas e hijos.

Sin duda fue una cachetada para las mujeres, para las madres que hemos sido víctimas secundarias del feminicidio de nuestras hijas que salen a divertirse, a trabajar, a caminar, a hacer ejercicio, o que vienen de su escuela cuando son atacadas por los violentos perpetradores.

Mujeres que a diferencia de la diputada Ana Mirian Ferráez Centeno no andan con chofer, guaruras, sino en transporte público o caminan en las calles sin vigilancia, sin iluminación o con iluminación, porque son grandes de edad, jóvenes o niñas que salen a jugar a la calle en la víspera del año nuevo.

Y después sale con su batea de babas para pedir disculpas a las mujeres veracruzanas (omitiendo que medio país estaba furioso con su insensatez) ¿Cómo que no supo expresarse? Lo que realmente no sabe es el fondo de este grave problema llamado ya como una emergencia nacional, porque son nueve mujeres asesinadas cada día. ¿Sabrá contar?

Lo segundo igualmente indignante es la del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, quien anunció la creación de la Secretaría de la Igualdad Sustantiva, que implicaría la desaparición del Instituto Jalisciense de las Mujeres, hecho que como atinadamente llama Lupita Ramos en su columna Coordenada, es un acto de violencia política institucional y de violencia de Estado contra las mujeres de Jalisco.

Lo mismo se intentó hacer hace algunos meses en Oaxaca, cuando la titular de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña, Ana Vásquez Colmenares, propuso quitar la palabra mujeres y sustituirla por eso de igualdad sustantiva, un abstracto que invisibiliza. Solo que en Oaxaca las mujeres no lo permitieron para impedir volver a la nada y echar por tierra años de trabajo de muchas feministas cuya única labor, sin pago, sin quincena de por medio, sin sueldo de funcionarias, hacen para que las instituciones garanticen, eso sí, los derechos de las mujeres.

Solo nos falta que el mandatario jalisciense decida crear el Día del Hombre, porque las mujeres ya tienen uno, como suelen decir algunos y también algunas, sin ton ni son.

Así las cosas. Y como si fuera un chiste el tercer acto se concretará mañana en la ciudad de Oaxaca, a las 08:00 horas con una actividad deportiva para las y los trabajadores de la SMO: “Como parte de las acciones para poner fin a la violencia contra las Mujeres y las Niñas en el Estado de Oaxaca y en el marco del primer Día Naranja de 2019, la Secretaría de la Mujer de Oaxaca, en coordinación con la CECUDE, realizarán la actividad física denominada: “El ejercicio eleva la autoestima”.

Nada más vacío, nada más superfluo y vano frente a la violencia. Si no es autoestima lo que nos falta a las mujeres, es justicia lo que no hay y que provoca el circulo repetitivo de la violencia contra las mujeres.

Sí, la frivolidad de la titular se refleja en sus acciones, lo que se agudiza con su perene ignorancia. ¿Y las políticas públicas para la igualdad, para cuándo?

#JusticiaParaSol

Comment here

Accesibilidad