Mujeres

Nace el Centro de Estudios de Género en El Colegio de México anuncia Silvia Elena Giorguli Saucedo

933 Vistas
  • La presidenta de esa institución reconoce sedimentos de machismo fuerzan a cambiar
  • El reto: acercar los descubrimientos de la academia a toda la población donde los medios son centrales

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 1º. de junio, 2021.- Saber y reflexionar sobre la condición de las mujeres, en las últimas 4 décadas, sería impensable sin las contribuciones de los estudios de género del que es pionero El Colegio de México y hoy toca ponerlo al día con una nueva generación de feministas en todo el mundo, donde urgen respuestas a esa situación, donde la violencia feminicida y la desigualdad son todavía un reto. Para ello este lunes la Asamblea General de Socios de la institución acordó la creación del Centro de Estudios de Género, informó  a SemMéxico, la presidenta de El Colegio,  Silvia Elena Giorguli Saucedo.

La socióloga, especialista en estudios de Población, que cumple 6 años en el cargo, señaló que este cambio de categoría, será fundamental para buscar salidas científicas sociales a los rezagos de política de género que vive nuestro país y de cara a la persistencia de la desigualdad y la violencia feminicida.

Crítica, la presidenta de El Colegio de México, consideró que un gran reto es conectar a la academia con la gente. Reconoció  que hay una distancia tal, que hoy día millones de mujeres no se explican su discriminación. Adelantó  que, entre otras estrategias, habrá que desarrollar mecanismos que permitan difundir el mensaje y el conocimiento. Los medios de comunicación, por ejemplo, y sus directivos y personal en todos los ámbitos de la producción de esos medios, tendrían que estar cerca.

Aprovechó para felicitar iniciativas como la de SemMéxico, la del recién nacido -6 meses- Consejo Editorial de Género en la Organización Editorial Mexicana OEM, único en América Latina y todas las iniciativas capaces de traducir para el gran público cómo y por qué todavía las mujeres son discriminadas y violentadas. La circulación de hechos e ideas, desde la perspectiva de género, puede ser la diferencia en los próximos años.

La doctora Giorguli Saucedo, es la primera mujer en dirigir El Colegio de México en 80 años. Muy expresiva y directa,  mencionó que por ejemplo esa institución ha sido reconocida por su Historia Mínima de México, sin embargo en ella las mujeres no están. Por ello comentó  que acaba de publicarse la Historia Mínima de los Feminismos en América Latina con el sello de El Colegio de México de Dora Barrancos, una pionera del feminismo en Argentina.   

Este acuerdo eleva a un estatus superior al Programa Interdisciplinario de Estudios de Género (PIEG), creado hace 3 años que a su vez cambio el nombre al Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer creado hace 38 años, y del cual emanaron nutridas generaciones de especialistas y profesoras en toda la República mexicana.

El  PIEM y otras áreas de El Colegio de México permitieron, explicar desde una perspectiva feminista, por primera vez en México y desde la academia, la pobreza de las mujeres, la situación de violencia en los hogares, el papel de los estudios de género como apoyo al conocimiento y a la construcción de políticas.

Este cambio, que se formalizó ayer, que dará autonomía financiera y de gestión de investigaciones, profundizará la formación de profesionales con visión de género, y permitirá abordar de inmediato los procesos de cambio en la condición de las mujeres, los efectos de las nuevas tecnología de la comunicación y la comprensión y el estudio de la explosión de la nueva cara de las feministas organizadas en colectivas de nuevo cuñó en todo el mundo.

La presidenta recordó que el PIEM  fue  una de las primeras instituciones académicas de América Latina que abrió espacio a los estudios de la mujer dentro de sus actividades de investigación y docencia. El PIEM desde su creación en 1983 contribuyó a configurar el campo de los estudios de género como un área específica de conocimiento de gran relevancia para las ciencias sociales y las humanidades

Ahora el Centro, cuyas operaciones formales iniciarán el 30 de julio próximo también reivindicará  a todas las investigadoras que dieron vida a productos, libros, el diplomado de verano, luego la maestría, que colocó en el debate la problemática de las mujeres, desde una perspectiva científica y demostrativa de la realidad.

El PIEM, pionero  -cuando nació no había estudios integrales sobre la mujer. Ahora como Centro se desprende de la dependencia de los centros de investigación  de El Colegio de México, tendrá una planta propia de investigadores e investigadoras y abrirá nuevos diálogos con las nuevas generaciones de feministas y analistas de la realidad de las mujeres.

No fue sencillo, explica la doctora Giorguli Saucedo, reconociendo que cómo en otros ámbitos de la academia, las universidades y la vida social, hay sedimentos de machismo que obstaculizan los avances. 

En El Colegio de México, reconoce la presidenta, las denuncias de estudiantes y profesoras, sobre conductas machistas, abusivas y violentas, se han enfrentado con el diálogo y el razonamiento, se creó un protocolo para atender y resolver las denuncias y tiene en su interior su colectiva UnidasColmex, pero en general no hay situaciones, como si se viven en otras instituciones de educación superior.

Convencida de las bondades de este acurdo, explicó que ahora todo cambiará, “estamos forzados a cambiar”, porque 45 años después de que en México  -primera conferencia mundial de la mujer- reconoció las desigualdades y la violencia contra las mujeres, las cosas han cambiado.

Entre las tareas del Centro –así cambió el PUEG de la UNAM a centro- está la de   rendir homenaje a un cúmulo de mujeres que en 1983 –nacimiento del PIEM- introdujeron en la academia los estudios de la mujer.

Las mismas que ofrecieron los primeros estudios profundos sobre la condición femenina, y lanzaron la posibilidad en las ciencias sociales de formar profesionales que hoy influyen en el movimiento, en la administración pública y en decenas de institución. Las generaciones de estas profesionales están en todo el país, en muchas universidades, incluso en el periodismo y la comunicación.

Recordó a las fundadoras Elena Urrutia, a Mercedes Barquet, Lourdes Arizpe, las primeras  directoras del PIEM, la segunda antropóloga pionera autora de Las Marías, mujeres en las calles de la ciudad de México y quien recibió la Orden Nacional de las Palmas Académicas de Francia, máxima condecoración que otorga el gobierno de ese país.

A las investigadoras eméritas  Brígida García y Mercedes de Oliveira por ser pioneras en estudios de hogares y mercados de trabajo;  María de la Soledad González Montes, impulsora del primer Seminario sobre mujeres rurales, a Julieta Quilodrán, por las primeras cartografías del divorcio, a las contribuciones para entender la violencia contra las mujeres como  Pilar Alberti, Irma Saucedo y Martha Torres Falcón, los estudios sobre el liderazgo femenino de  María Luisa Tarrés, y a quienes han hecho estudios sobre la historia de las mujeres .

A las jóvenes investigadoras que le dieron nuevo rostro a los estudios de género como la historiadora  Gabriela Cano, la investigadora Karine Tinat directora del Centro de Estudios Sociológicos-, Itza Varela Huerta, Rocío Castillo Garza y Sarah Cerna Villagra, las dos últimas titulares de cátedras Conacyt., que será un tema punta en los próximos tiempos. Imposible hablar de las decenas de profesoras, como Teresita de Barbieri, conferencistas e inteligencias que han transitado con sus cátedras durante 38 años desde el nacimiento del PIEM.

Crítica responde a una situación que ya ha sido rebasada. Es ponerse al día ha sido dentro de las ciencias sociales, profundizar  la contribución de El Colegio de México, pionero en los estudios de la condición social de las mujeres. Hoy luego de 38 años de trabajo nace el  Centro de Estudios de Género, en el rango de autonomía, gestión de recursos y estudios.

El Colegio de México fue una de las primeras instituciones académicas de América Latina que abrió espacio a los estudios de la mujer dentro de sus actividades de investigación y docencia. Desde su creación en 1983, el Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer (PIEM) contribuyó a configurar el campo de los estudios de género como un área específica de conocimiento de gran relevancia para las ciencias sociales y las humanidades.

A 35 años de su fundación, el PIEM cambió su  nombre a Programa Interdisciplinario de Estudios de Género (PIEG). El nuevo nombre expresó mejor las actividades que se llevan a cabo en la Maestría de Estudios de Género, la revista Estudios de Género, el Seminario Permanente y el Curso de Verano dedicado a este campo de especialidad interdisciplinaria.

Comment here

Accesibilidad