Hombres

No es prioridad para AMLO la seguridad de las y los estudiantes de México

451 Vistas

* Pretende desaparecer del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED)

* Pretende entregar los recursos a los padres de familia y maestros

Redacción

SemMéxico. Ciudad de México, 19 de junio de 2019.- El presidente Andrés Manuel López Obrador, planteó la desaparición del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED), la institución del Estado mexicano encargada de normar, supervisar, certificar y construir escuelas, ante ello, la Red Educación Derechos hizo un llamado al mandatario y a las autoridades educativas para no poner en riesgo la seguridad y la vida de los integrantes de las comunidades escolares.

Mediante un comunicado, la Red informó que son sólo los especialistas, ingenieros y arquitectos, quienes tienen las competencias técnicas necesarias para asegurar que la construcción, remodelación y mantenimiento de las instalaciones educativas cuenten con la calidad necesaria para garantizar la seguridad, salud e higiene de los usuarios finales. Y afirmaron que este no es un asunto de clientelas políticas.

En sustitución del INIFED, dijo el presidente, la propuesta es canalizar los recursos para el mantenimiento y construcción de escuelas a un comité integrado por maestros, alumnos mayores de cuarto año de primaria y padres de familia.

Como antecedente recordemos el sismo del 2017, en el que, cerca de 20 mil escuelas de 11 entidades tuvieron afectaciones, pero sólo una escuela primaria, que no contó con supervisión para su edificación y ampliación ni de las autoridades educativas, ni de las delegaciones, el Colegio Rébsamen en Ciudad de México, se vino abajo y 26 personas perdieron la vida.

Como cifra en México hay 260 mil escuelas de educación básica y cerca de 20 mil planteles de educación media superior, en los que estudian cerca de 30 millones de niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Según datos del INIEFED, las condiciones en las que operan las escuelas de educación básica arroja datos preocupantes: 31 por ciento de las escuelas de educación básica presenta daño estructural y 33 por ciento tienen estructuras atípicas, es decir, fueron construidas sin pasar por la supervisión técnica de los respectivos institutos de infraestructura, lo cual constituye un alto riesgo para las comunidades escolares (CIT/INIFED, 2013-2015).

Sin embargo sólo 45 por ciento de las primarias cuentan con servicios básicos como agua, luz y drenaje; 42 por ciento proporciona agua purificada a los estudiantes (ECEA/INEE 2014) y 65% cuentan con baños en condiciones malas o regulares (CIT/INIFED, 2013-2015). Mientras que, en los planteles de educación media superior, 3 de cada 10 tienen pisos, techos, muros y trabes en mal estado; 3 de cada 10 carecen del servicio de agua todos los días y 1 de cada 10 no tienen luz todos los días de la semana (EVOE/INEE 2012).

En el documento, la RED, aseveró que el derecho a la educación obliga al Estado a garantizar que el espacio físico donde se ejerce ese derecho cuente con las condiciones de accesibilidad, seguridad y dignidad necesarias para aprender.

También la RED, lanzó una alerta sobre el riesgo que representa para la seguridad estructural de los planteles dejar la construcción y rehabilitación de estos a los padres de familia, alumnos y maestros, pues de acuerdo con el sismológico nacional, la República Mexicana está situada en una de las regiones sísmicamente más activas del mundo, enclavada dentro del área conocida como el Cinturón Circumpacífico donde se concentra la mayor actividad sísmica del planeta.

De igual manera se advierte que al desaparecer el INIFED —como lo propone el presidente López Obrador— para transferir los recursos de la construcción, rehabilitación y mantenimiento de las escuelas a los padres de familia, no habrá quien supervise y asegure que los inmuebles educativos tengan las condiciones de seguridad y accesibilidad para las y los estudiantes. Tampoco se podrán conocer datos sistematizados, confiables, precisos y actualizados sobre las condiciones de la infraestructura física educativa que permitan realizar diagnósticos para canalizar los escasos recursos públicos de forma eficiente, eficaz, transparente y focalizados para brindar los apoyos a las comunidades escolares que más lo necesiten.

Asimismo, la RED, por el contrario, demandó al ejecutivo federal y las autoridades educativas una política de infraestructura educativa articulada e integral, con objetivos claros y responsabilidades bien definidas, que tome en cuenta la diversidad e intensidad de los problemas que presenta la infraestructura educativa actual y la complejidad del Sistema Educativo Nacional.

Por último, enumeran las propuestas que implique la reestructuración del INIFED, para así contar con un sistema de información nacional actualizado, transparente y expedito:

– Proponemos ampliar las atribuciones de los consejos de participación social —que actualmente operan en las escuelas y en los que participan los padres y las madres de familia y maestros— para garantizar también la participación de los estudiantes, y para que estos sean parte de los procesos de diagnóstico de necesidades, autogestión escolar y rendición de cuentas.

– Los comités escolares, que actualmente se conforman al interior de los llamados consejos de participación social, no pueden ni deben hacerse cargo de:

-Emitir normas y especificaciones técnicas para la elaboración de estudios, proyectos, obras e instalaciones y participar en la elaboración de normas mexicanas y normas oficiales mexicanas.

-Crear y actualizar permanentemente un sistema de información del estado físico de las instalaciones que forman la INFE, en colaboración y coordinación con las autoridades locales.

-Formular y proponer programas de inversión de proyectos de INFE, además de realizar la supervisión de las obras.

-Coordinar las actividades derivadas de la prevención y atención de daños causados a la INFE por desastres naturales, tecnológicos o humanos.

SEM/IL

Comment here

Accesibilidad