Mujeres

No se pide permiso para cambiar la historia, estamos escribiendo nuestra historia: Marea Verde

366 Vistas

• La revista IberoForum recoge la historia reciente de la lucha por la Interrupción Legal del Embarazo entre las colectivas
• Intervienen Fondo María, y las mareas verdes de Quintana Roo, Puebla y Tabasco

Elda Montiel
SemMéxico, Cd. de México, 22 de marzo 2022.- El trabajo que las colectivas feministas Marea Verde y Red Feminista Quintanarroense para exigirle al Estado garantías para el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, así como la toma pacífica del Congreso del Estado de Quintana Roo durante 95 días, quedó en la memoria del número de marzo de la revista IberoForum, “Aborto, una mirada desde los activismos feministas”.
En un análisis colectivo, a distancia, las protagonistas de esta historia reciente, de las movilizaciones y acciones por la Interrupción Legal del Embarazo, ILE, se dejó en claro que, tras las acciones públicas, las movilizaciones, las peticiones y el conocimiento de las actoras, ya hay camino, una discusión reveladora de este proceso de lucha, que irrumpió las viejas formas de negociación por el derecho de las mujeres a su propio cuerpo. La lucha está en pie.
Ahí Yunitzilim Rodríguez Pedraza afirmó: “NO se pide permiso para cambiar la historia, estamos escribiendo nuestra historia”. Ella, integrante Marea Verde y académica en la Universidad de Quintana Roo agregó que la lucha por el aborto seguro y gratuito, la resistencia, la incidencia social, jurídica, los posicionamientos y capacitaciones, han detonado organización y claridad.
Un aspecto fundamental de la estrategia, es exigirle al Estado que garantice el derecho de las mujeres para decidir sobre su cuerpo a partir de la ley, el conocimiento y las experiencias de las mujeres. Lo publicado por IberoForum, ya es la memoria que no debe olvidarse.
Así, en la reflexión colectiva a distancia, sobre de los contenidos de la revista virtual, se informó que se pueden leer 12 artículos que quedan como testimonios indispensables, que dan voz a las protagonistas de una zaga histórica.
Entre lo más destacado está la declaración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación SCJN de septiembre de 2021 para dar fin a la criminalización de mujeres y médicos para interrumpir un embarazo y su jurisprudencia; los acuerdos de los congresos de Veracruz, Sinaloa y, Baja California; la base legal que permitirá reclamarlo en toda la República y al mismo tiempo el cúmulo de obstáculos en todavía 25 entidades del país.
Durante el transcurso de la discusión las representantes de la Marea Verde en Quintana Roo, Puebla y Tabasco, se dijo que las académicas también activistas, son indispensables para producir conocimiento y argumentos en favor de la ILE, y esta revista ofrece un acercamiento sobre la labor de las colectivas, sobre todo el trabajo que hacen y como lo realizan; sobre el acompañamiento a las mujeres re victimizadas por las autoridades.
Rodríguez Pedraza hizo notar que ahora las colectivas de acompañamiento hacen el trabajo del Estado y gracias a las mujeres del pañuelo verde que inunda al país, fue como la SCJN reconoció que es inconstitucional criminalizar a las mujeres que abortan.
La historia de la lucha por el derecho a decidir en Quintana Roo se inició con el movimiento articulado que impulsó la marea verde en la entidad, detalló por su parte Sandra Cortés González. Narró que participaron mujeres de todos los estratos sociales, quienes durante 46 día carecieron de agua y energía eléctrica en la toma del Congreso.

Las participantes, —muchas de ellas profesionistas—, puntualizó están bien preparadas en el tema; ella misma como abogada. Además, la colectiva está nutrida de mujeres empáticas, sororas, con objetivos firmes y con la indignación y el hartazgo que significa luchar desde la individualidad.

En la revista virtual se recoge cómo se inició la lucha quintanarroense en el Congreso del Estado, cómo surgió la primera marcha en la que las mujeres salieron a las calles a levantar la voz, a hablar del aborto, del derecho a decidir, de la educación integral sobre la sexualidad; se visibilizaron las necesidades sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres del sur.

Este fue un momento fundamental en la capital quintanarroense puesto que las mujeres, en lo general, jamás se habían organizado para exigir y hacer visibles sus derechos, lo que continuó en el 2019, año en el que hubo una mayor participación que en 2018.
En 2019, se realizaron las primeras marchas del 8 de Marzo en la que participaron miles de mujeres, con mejor organización y con mayor fortaleza.

A principios de 2020, comenzaron las primeras articulaciones, se gestó así una organización estatal entre colectivas que además de identificarse, unieron esfuerzos; crearon redes de apoyo y, sobre todo, generaron una agenda sobre la despenalización del aborto. Su narrativa se posicionó e impulsó este derecho.

Sandra Cortés señaló: “nos reconocimos y seguimos luchando” aunque se siguen llevando a mujeres a procesos judiciales “las acompañamos, señalamos las omisiones del Estado, brindamos apoyo, a lo largo y ancho del Estado y llevamos en Quintana Roo tres Antimonumentas, ahora queremos una en cada municipio”.

Las antimonumentas ya se pueden mirar en Playa del Carmen, Chetumal y Felipe Carrillo Puerto. Cuando quisieron evitarlo, “tiraron la primera”, hubo que pedirle al Estado se hiciera cargo de ellas” y garantizar que ahí estarán. Las antimonumentas representan simbólicamente un pedazo de la reparación del daño a las víctimas de feminicidio.

Marea Verde Tabasco, ellos tienen las leyes nosotros el misoprostol
Para la obra colectiva, desde la Marea Verde Tabasco, se habla del acompañamiento a las mujeres que desean abortar con medicamentos, lo que reduce la peligrosidad del procedimiento. Y se ha arrancado al Estado lo que debía hacer. “Ellos tienen las leyes, nosotros el misoprostol”, dijeron.
La Marea Verde en Tabasco surgió el 28 de septiembre de 2019, cuando organizaron la primera marcha en esa entidad con motivo del Día de Acción Global por el acceso al Aborto Legal y Seguro.
Desde entonces, contaron, se han dedicado a compartir contenido en sus redes sociales para desmitificar el aborto, han participado en conversatorios y han organizado talleres con el fin de informar sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, además de brindar acompañamientos virtuales a mujeres con embarazos no deseados.
Narran quienes participaron como acompañantes. Mariloy Alcudia y Silvia Guichard al señalar que les dicen “las aborteras” y dijeron “también lloramos, porque sufrimos y hacemos catarsis. Lo hacemos desde el amor porque en Tabasco se ha criminalizado el aborto, existen carpetas de investigación que se han iniciado y terminado en sentencias contra las mujeres”. Acusaron: difunden información falsa de que ’si abortas te vas a morir’ nosotras nos guiamos por el protocolo de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.
La criminalización de las mujeres que abortan ha sido el flagelo que las instituciones gubernamentales y religiosas quienes han impuesto a quienes deciden abortar – culpas- y sobre quienes acompañan o instrumentan este procedimiento.

A lo largo de esta historia, dijeron, existieron tímidas iniciativas de ley para la despenalización de la Interrupción Legal del Embarazo, por eso hasta ahora solamente 7 de las 32 entidades del país, ya lo despenalizaron, como Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo y recientemente Veracruz, Baja California, Colima y Sinaloa, iniciativas llevadas al pleno de las cámaras y votadas en favor de las mujeres.

Explicaron que, ante la misoginia del Estado, las feministas encontraron, en el acompañamiento a mujeres que necesitan abortar, una fuente de sororidad. En Tabasco, las feministas “hemos exigido, a través de nuestro activismo, que las mujeres dejen de ser criminalizadas por ejercer su autonomía reproductiva”.

La SCJN declaró la inconstitucionalidad y en la práctica descriminalizó la ILE para toda la República – en septiembre de 2021- que dejó fuera al delito de aborto establecido en el Código Penal de Coahuila. Este acuerdo además de declarar la descriminalización en esa entidad, estableció un precedente que generó jurisprudencia para los demás estados de la República.

Sin embargo, hicieron notar, Tabasco, a pesar de este acuerdo de la Corte, las leyes locales todavía no se armonizan, por lo que las mujeres que abortan y quienes las acompañan corren el riesgo de ser sujetas a proceso penal. En el supuesto de que una mujer fuera criminalizada, se tendría que recurrir a un amparo y el o la jueza estaría obligada a observar la jurisprudencia de la SCJN mientras no
se armonicen las leyes locales, recomendaron.

Pendientes
Frente a situaciones donde las mujeres regresan a solicitar la ILE por un nuevo embarazo resultado de relaciones con el mismo hombre que las embarazo la primera vez, hacen evidente que urge también un programa real de educación sexual, por una parte y un entrenamiento para que cada mujer aprenda a querer su cuerpo y cuidarlo.
En este punto, además, consideran que un error ha sido que la educación sexual vaya dirigido solamente a las mujeres, y no se hace esa educación para los hombres. En ello, cuestionaron, ellos también tienen responsabilidad, deben ser instruidos en ello. Pero los hombres todavía tienen resistencias para usar el condón; ello tiene que ver con el desequilibrio en las relaciones de pareja. Por un lado, se les enseña a ellos a no tener responsabilidades y a ellas se les mal educa: no saben qué es el amor a su cuerpo, el amor así mismas.
Las mujeres que deciden abortar se quedan solas
Sandra Cardona H. Alanís de la Red Necesito Abortar, cuando habló, se dijo orgullosa del trabajo de sus compañeras, las acompañantes, “lo que no hace el estado lo hacemos nosotras” y relató que las mujeres que quedan embarazadas, sin desearlo, no saben a quién recurrir y tienen que enfrentar a sus familias, por ello al decir – e ir a un procedimiento clandestino- se quedan solas
En el proceso de lucha de la marea verde, se fueron han ido desmontando los mitos sobre el aborto; como las falsas informaciones como aquellas que dicen que, si una mujer tuvo un aborto, no puede tener otro hasta tres años después, lo que no es cierto. Por ello se reconoce que el trabajo del grupo de Las Libres en Puebla llevo a otro nivel el acompañamiento.
Al respecto Victoria Rojas Lozano, coordinadora de la publicación que significó 9 meses de trabajo, de recopilación y edición, dijo que no es lo mismo ser acompañante en Monterrey que en Tabasco o en Quintana Roo, en Ciudad de México o en el Estado de México, por lo que es necesario conocer que se trata de una diversidad de contextos que hay que conocer, tanto en los acompañamientos, como entre las colectivas.
Como coordinadora de la publicación destacó toda la labor de reunir los textos y la apertura de Iberoforum para abordar es vital asunto, y aún en el espacio de lo polémico.
Una revista académica que aborda un tema polémico desde otras narrativas, Helena Varela Guinot
Por su parte la académica Helena Varela Guinot de la Universidad Iberoamericana se refirió a la apertura de la Revista Iberoforum, es un recurso para dar conocimiento y abordar la ILE, como un instrumento único para dar voz de las activistas.
Destacó la importancia de que una revista académica decidiera la edición de un número sólo referido al aborto; el asunto todavía incomoda, a las “buenas conciencias”, pero puntualizó que las narrativas de las actoras se vuelve clave para entender la ILE, la capacidad de decidir, la acción política, la lucha de las mujeres que deciden no ser madres y de esta manera se va construyendo en el hilo,- de las redes- con los ensayos, lecturas pedagógicas que dan cuenta de esa lucha y como entienden el cuerpo de las mujeres quienes no entienden y cómo ese cuerpo se convierte en un campo de batalla, sin comprender que es un tema de salud pública.
Consideró esta como lectura obligada si se trata de hablar de igualdad, de poner fin al patriarcado, de lo que significa ser mujeres en el Siglo XXI y como la lucha está en camino. Es analizar muchos elementos para ir avanzando.
Expresó que “no hay que dar nada por hecho, hay que buscar más allá de lo evidente” y el tema de género se ha hecho más importante en tiempos de las colectivas.
Un hecho a reflexionar ahora es “cómo podemos unirnos, cada quien, desde su trinchera, academia y activismo” y de la lectura se desprende que muchas veces se ha jugado con falsos debates ¡cuidado¡, en cambio hay mucho por aprender, escuchar, más allá de los haberes científicos.
Mientras que Sofia Garduño Huerta de Fondo María destacó que la experiencia de abortar es más común de lo que podemos imaginar y en la recopilación de artículos desde la narrativa del activismo “nos damos cuenta del momento histórico de la Marea Verde inundando toda la región, de la experiencia de San Juan en Argentina que vino a alimentar una nueva energía de comunicación intergeneracional, nuevas formas de crear política,

Comment here

Accesibilidad