Congreso

Oaxaca hizo historia, ¡Ya es ley!

1.015 Vistas

* Despenaliza el aborto hasta la 12 semana

* Celebración feminista en todo el país

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Oaxaca, 26 septiembre 2019.- El griterío vino de la galería izquierda del recinto del Congreso oaxaqueño. No eran todas, tampoco eran muchas, pero sin duda eran las suficientes para acompañar y atestiguar lo que ahí se produciría: la despenalización del aborto hasta la 12 semana. El aborto es Ley.

Ahí estaban las mujeres de Oaxaca, las que aquí viven. Ellas, como las y los 24 diputados que aprobaron las reformas al Código Penal, resistieron los embates de los grupos antiderechos que eran más, muchas más y que perdieron la compostura, dejaron sus rezos para gritar ¡Asesinos, asesinos! cuando supieron que otra vez, como ha pasado antes, perdieron la batalla ante la progresividad de los derechos de las mujeres.

Lo que vino después fue el festejo de las oaxaqueñas. Los mensajes de solidaridad a través de las redes sociales de personas públicas, de organizaciones civiles e instituciones internacionales y nacionales, el festejo feminista era más allá de las fronteras mexicanas, la fiesta de las mujeres que corearon una y otra vez el triunfo, abrazadas, emocionadas, saltando, festejando el momento calificado como histórico, tenía eco mundial.

La perla negra la dieron algunos funcionarios y funcionarias que se colgaron el milagrito, se decía entre las feministas. Sin embargo, las madres de esta batalla eran ellas, las antiguas y las más chavas, todas las feministas, y el compromiso de las diputadas que aguantaron todo. Un día después la fiesta por el derecho a decidir sigue.

25 de septiembre para la historia de las mujeres

Adentro del recinto legislativo habían pasado las horas entre jalones y estirones de diputados y diputadas que buscaban, por un lado, que la sesión se hiciera realidad, y por el otro, que no se llevara a cabo. Se medían fuerzas, había reproches. A la única panista de la 64 legislatura María de Jesús Mendoza Sánchez se le señaló en dos ocasiones. La primera por haber permitido, junto con el morenista Ángel Domínguez Escobar dejar pasar a la gente de la derecha, que al final dejó los rezos para insultar. Y del otro lado, se acusó a Hilda Pérez Luis de introducir a la “marea verde”, de la cuarta ola feminista, como había dicho antes.

Pero lo que tenía que pasar, pasó. No faltó el pavoneo de algunos diputados dos priistas y uno de Morena:  Gustavo Díaz Sánchez y Alejandro Avilés Álvarez, y Ángel Domínguez Escobar, respectivamente, algunos de ellos yendo y viniendo de un lado a otro, mientras Díaz Sánchez gritó una y otra vez, ¡Asesinos! Como si estuviera en la calle y no en el recinto de la 64 Legislatura, o como señalan es su costumbre haciendo chistoretes misóginos que con sus compañeros de bancada festejaban a carcajadas.  El diputado priista también grito, con sorna: ¡Si yo fuera mujer, no abortaría! La respuesta fue el abucheo de quienes estaban más cerca de él o los cuestionamientos a su persona por sus presuntos vínculos con la delincuencia organizada.

Finalmente, llegó el momento de la discusión del punto 50.2 agendado en el orden del día para segunda lectura del dictamen con proyecto de reforma de los artículos 312, 313 y 315 y las fracciones II, III y IV, la adición a la fracción V del artículo 316 del Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca.

Razón jurídica no moral

Elisa Zepeda Lagunas y Magaly López Domínguez, de la Comisión dictaminadora, la Permanente de Administración y Justicia, ambas de Morena, presentan el dictamen para esa segunda lectura.

Zepeda Lagunas explicó, antes que nada, que no existía razón jurídica ni ética para evadir la aprobación de este dictamen, “puede haber razones morales, razones de conciencia, razones religiosas”, sin embargo, señaló que la diputación es un órgano de Estado, donde debía imponerse la ética pública y la razón jurídica.

Explicó las razones de la reforma, dijo que no era un método de planificación familiar, señaló los compromisos internacionales, hizo observaciones sobre los falsos debates, dio la cifra fatal: en México (los abortos clandestinos) representan la cuarta causa de muerte materna, y dijo que en Oaxaca se realizan dos mil 300 abortos en esas condiciones. “Y se realizan en malas condiciones porque son clandestinos, porque hacerlo es un delito”.

Finalmente, pidió que, por encima de sus convicciones religiosas, se ponderara la ética y el derecho.

Aborto legal para no morir

En su turno, Magaly López Domínguez, de la misma comisión, dijo que frente al aborto la propuesta tiene como fin salvar la vida de las mujeres orilladas a tomar esa medida, para hacer efectivos los derechos reconocidos universalmente.

También dio algunas cifras que reflejaban cómo el aborto clandestino era causa de muerte materna en Oaxaca porque se practican en condiciones médicas mínimas y recordó que esta medida legislativa es vigente en la ciudad de México desde hace 12 años, con resultados que permiten una tasa cero de muertes por complicaciones de aborto.

“Mueren por aborto sólo las mujeres pobres, que no pueden pagar servicios privados de salud, o viajar a la Ciudad de México.  Pero el concepto es incorrecto, porque ellas no “mueren”: Son juzgadas, sentenciadas a muerte y asesinadas por un sistema que considera peligroso que las mujeres decidan sobre su cuerpo y sus opciones de vida”. Y aclaró, aunque no toda la diputación lo entendió, de una despenalización absoluta.

Apeló a la actuación responsable y reprochó a quienes, en la tierra de Benito Juárez, desde el Congreso, pretenden actuar con base a preceptos religiosos.

Al finalizar, López Domínguez citó la vieja arenga feminista: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, para no morir.

No debemos retroceder

Después vendrían dos diputadas más para hablar a favor de la propuesta. Elim Antonio Aquino, del grupo de Mujeres Independientes e Hilda Graciela Pérez Luis, de Morena.

Elim Antonio Aquino sostuvo que decidir sobre el propio cuerpo, es una libertad que no puede estar sujeta a la negociación, ni al intercambio, ni puede comprometerse.

Se enfocó en la salud de las embarazadas, cuestionó los fundamentalismos que utilizan a las mujeres, pidió que esa “doble y triple moral”, debe dejar de atentar contra los derechos de las mujeres. Se requiere acceder a su derecho a la salud y cuestionó que sólo se criminalice a las mujeres.

Antonio Aquino expuso que la fracción parlamentara de Mujeres Independientes daban su voto a las reformas, en defensa de la laicidad, el Estado de Derecho y la Democracia. “No debemos retroceder, sino avanzar desde la progresividad de los derechos humanos, en este caso, los sexuales y reproductivos de las mujeres” y apuntó la necesidad de un mecanismo que haga realidad el acceso digno y seguro a la atención de la salud reproductiva.

“A resumidas cuentas, en verdad se los digo sepulcros blanqueados, la reforma se queda corta, debíamos ir más a fondo, más a la vanguardia, pero, por algo se empieza”.

Evocación a Margaret Sander

“Una mujer que no tenga control sobre su cuerpo, no puede ser una mujer libre”, dijo la diputada Hilda Pérez Luis, quien llamó a la tribuna del Congreso de Oaxaca a Margaret Sander – quien inició en los primeros años del siglo XX, un movimiento en favor del control de la natalidad y también una legislación a favor del aborto en Estados Unidos y que tuvo en esos años influencia entre las feministas mexicanas-.

Pérez Luis, una de las promoventes más atacadas por la derecha conservadora en los últimos días, junto con otras diputadas, saludó a la Marea Verde, a las organizaciones que estaban en la gradería: “gracias a todas por estar aquí, por empujar desde sus distintos espacios la agenda progresiva a favor de los derechos de las mujeres, es con la suma de todas que vamos avanzando”. Pero también reconoció a las mujeres que antecedieron a estas generaciones alzando la voz y reclamaron los derechos de las mujeres, “sin ellas, hoy no estaríamos aquí”.

Fuerte, sin inmutarse ante los gritos de algunas personas, recalcó que ese sería un día para saldar la deuda que la democracia tiene con las mujeres, el derecho a decidir es parte de esa deuda y no podemos continuar en la omisión. “Las mujeres proclamamos la soberanía de nuestros cuerpos”.

“Ninguna ley obligará a las mujeres que no quieren interrumpir su embarazo a que lo hagan. Por el contrario, brinda la posibilidad a quien así lo decida de practicarlo en condiciones dignas y seguras” y señaló que la criminalización del aborto no persuade a las mujeres, las pone en riesgo de perder la vida.

Sus frases fueron el recordatorio de décadas de lucha:

Ninguna mujer debe estar presa por ejercer su autonomía.

La maternidad será elegida o no será.

Y llamó a votar a favor del dictamen y las reformas, de lo contrario apuntó,la justicia reproductiva será, como hasta ahora, una deuda que el Estado tiene con las mujeres.

Su llamado también fue para las mujeres y hombres de la izquierda, recordó la plataforma electoral que presentaron en 2018, “quien camina desde la izquierda, no puede desviarse para conceder beneficios al poder eclesiástico; no puede legislar desde lo personal. No pertenece a la izquierda relegar a quienes históricamente han sido criminalizadas, pues estaríamos atentando contra nuestra propia historia de lucha”.

La votación

Llegó el momento de votar y lo que sería un procedimiento cotidiano, terminó mal. El tablero se desconfiguró en ese momento. Luego aparecería un anunció en tono de burla para los Morenistas. Desde sus curules, se pidió la destitución de quienes laboran en el área de informática y que, es personal de la diputada María de Jesús Mendoza Sánchez, del PAN, diría en entrevista la diputada Hilda Pérez Luis.

Después de varios minutos, presiones y llamados a que se hiciera o un receso, lo que sí sucedió, vino la que hoy es considerada la votación histórica y que convirtió a Oaxaca en la segunda entidad del país en despenalizar el aborto hasta la 12 semana, esto a pesar del berrinche de diputados y diputadas conservadoras, algunos de izquierda, y de las decenas de personas de distintas iglesias que no dejaban de gritar consignas.

24 votos a favor, 10 en contra. Los votos a favor fueron emitidos por: de Morena, Leticia Collado Soto, Mauro Cruz Sánchez, Othón Cuevas, Elena Cuevas Hernández, Karina Espino, Migdalia Espinosa, Laura Estrada, Elizabeth Guzmán, Inés Leal, Magaly López, Rocío Machuca, Pavel Meléndez, Hilda Pérez Luis, Gloria Sánchez, Alfonso Silva, Griselda Sosa, Horacio Sosa, Timoteo Vásquez y Elisa Zepeda; del PT, Saúl Cruz, Noé Doroteo Castillejos y César Morales. Y del grupo Mujeres Independientes: Alim Antonio Aquino y Aleida Serrano.

Votaron en contra: el morenita Ericel Gómez Nucamendi, quien alegó falta de técnica legislativa, así como Ángel Domínguez Escobar, quien antes en entrevista señaló que no le importaría que lo expulsaran de su partido; del mismo instituto político se abstuvieron Arcelia López, Juana Aguilar, Fredie Delfín Avendaño, Joaquín García y Alejandro López, el último solicitado permiso.

Las bancadas del PRI, PES y Verde Ecologista, lo hicieron en contra, en total 10; en tanto que la priista Yarith Tannos se ausentó para no votar.

Despenalización contra muerte de mujeres

Fue Aleida Serrano Rosado, quien subió para fijar su postura en contra de la diputada panista María de Jesús Mendoza Sánchez, quien previamente había presentado reservas al dictamen.

Serrano Rosado, integrante de Mujeres Independientes, hizo el mayor de los esfuerzos para leer su intervención, la derecha no dejaba de gritar ¡Asesinos! ¡Asesinos! En algunas ocasiones volvió la mirada al presidente de la mesa directiva, César Morales Niño, de Morena, quien nada podía hacer, porque si pedía la intervención de la seguridad, como dice el reglamento, era probable que la sesión se interrumpiera.

Aleida Serrano no se inmuto. Dijo que las reformas al Código Penal no eran otra cosa que el reconocimiento a los derechos de las mujeres, en su discurso hablo de la cuesta arriba que las mujeres históricamente han caminado para conseguirlos, ahora, explicó que las reformas buscan el reconocimiento de los derechos a la protección integral de la salud y reconoce la despenalización de la interrupción del embarazo hasta la 12 semana, no se trata de un problema religioso.

Para nosotras, dijo refiriéndose a su grupo parlamentario, responde a tres cosas: un problema de salud, una cuestión económica y una social e, incluso, cultural. “No apoyar la despenalización sería tanto como estar a favor de que las mujeres sigamos muriendo.

En Oaxaca, en los próximos días habrá una nueva sesión para terminar la que este miércoles no se pudo concretar, en ella se discutirá la reforma Constitucional al artículo 12 para reconocer al niño desde el nacimiento, como señala el dictamen y no desde la concepción como refiere hoy ese artículo. Esto, dicen de ambos lados, aún no termina. Pero lo que ya es una realidad es la despenalización del aborto en la 12 semana, 12 años después por primera vez una entidad hace reformas similares a las realizadas en la Ciudad de México en 2007.

SEM/sj

Comment here

Accesibilidad