Mujer y PoderNatalia Vidales

Mujer y Poder

983 Vistas

 No permitamos la impunidad  en Sonora

Por: Natalia Vidales Rodríguez

SemMéxico. Sonora. 3 de marzo de 2020.- En  lo personal, además de impactarnos las imágenes de los actos vandálicos realizados  por mujeres en la capital sonorense, el pasado 23 de febrero, nos entristeció ver los rostros y acciones de algunas  de ellas  quienes , como es del dominio público, violentaron las puertas y el interior  del edificio del Poder Judicial del Estado, al  considerarse agraviadas porque intendentes del inmueble apagaron  la iluminación exterior cuando todavía no terminaba la  manifestación contra la violencia y el feminicidio que habían organizado.

Mujeres jóvenes que despiertan a la vida política, al activismo y a la lucha por la defensa de sus ideales, tomaron el camino equivocado, el de la violencia y  la confrontación   -e incluso de la comisión de delitos-   para manifestarse.  Sí, porque sus acciones no pueden llamarse de otra manera más que actos delictivos en contra de bienes y propiedades públicas (ya que en su camino, y antes de que fueran ¨agredidas¨  con el apagón, como lo pretextan,  ya habían realizado pintas con aerosoles en propiedades  privadas y del Estado).   Sin duda, siguieron el ejemplo por la  impunidad que se ha dado en el sur del país para quienes han realizado actos similares.

Millones de mujeres  de todo México están -y estamos, por supuesto-  furiosas por los dramáticos feminicidios y por la violencia intrafamiliar que existe en nuestro país, situación que sin duda nos enluta.    Pero no por ello atentamos contra propiedades particulares  (o de todos,  como son los edificios públicos) para manifestar nuestra rabia y frustración por las pocas o nulas acciones que las autoridades realizan.  

La ley, parece ser, será dejada de lado en Sonora para quienes dañaron gravemente el  edificio, mobiliario, e  instrumentos de trabajo del Poder Judicial,  ya que el propio presidente de la institución,   el Lic. Francisco Gutiérrez  Rodríguez ha dejado ver que no interpondrá denuncia alguna  (como debería hacerlo),  y aun cuando la fiscal Claudia Indira Contreras abrió una carpeta preliminar de oficio, antepuso la solidaridad con las mujeres. … y tampoco hará nada. Sin duda el costo político para ambos -al igual que para la gobernadora Claudia Pavlovich-, de sancionar  a las culpables, sería alto y prefirieron exculparlas sin mayores averiguaciones ni juicio alguno ( pese a que se trata solo de entre diez y doce de ellas,  entre centenares de activistas pacíficas  que no las siguieron en sus propósitos ajenos al Movimiento).

Mujer y Poder considera que es un error confundirlas:  nadie puede estar  en contra de un movimiento en  pos de justicia , pero por otro lado tampoco nadie  puede aceptar una acción de vandalismo de unas cuantas  como la ocurrida. 

Tal vez una  solución salomónica, dando por hecho que se trató del exceso del ejercicio de un  derecho  -y que de alguna manera lo marca la ley para estos casos- sería  que las agresoras paguen por los daños, totalmente, (porque no es justo que lo hagamos todos los sonorenses), o que, como alternativa,   realicen labores  comunitarias por un tiempo acordado, como sucede en otros países más civilizados que el nuestro.

Mujer y Poder refuerza su  compromiso de género que siempre hemos tenido, pero enérgicamente reprueba  la violencia como arma para el logro de ningún objetivo, por legítimo que sea.

La  ley podrá parecer dura algunas veces, cuando  los  motivos para violarla  parezcan justificados, pero es la ley y hay que acatarla: Nadie, dice la Constitución,  podrá ejercer violencia alguna para reclamar un derecho, ¿entonces?

Comment here

Accesibilidad