Enriqueta Burelo MelgarPor la Cuarta

Por la cuarta

737 Vistas

Limpiando nuestra casa

 Enriqueta Burelo Melgar

SemMéxico. 04 de mayo 2020.- Les pregunto, en tiempos de normalidad sanitaria, cuánto tiempo pasan en su casa, en mi caso que soy pata de chucha, 8 horas y dormida, y de repente me cae de golpe y porrazo, sin estar preparada anímicamente: la cuarentena, y ahora a dónde vamos. Ya visité a través de las series policíacas, diversos pueblos españoles, polacos, ingleses, alemanes, estuve varias semanas en Suecia resolviendo crímenes a través de las lecturas de mis escritores favoritos de novela negra, doy terapia nocturna, hasta altas horas de la noche, ya que los que sufren de ansiedad, regularmente no pueden dormir y buscan quien sea cómplice de su insomnio, he recetado lavanda, contar ovejas que era el método antiguo, tener una rutina y horario para despertar y dormir, y casi como si recurriéramos a Pavlov, ligar el dormir con un buen  son cubano, así que al oír el Son de la Loma, cerraremos nuestros ojitos como por arte de magia. Este condenado COVID, ha trastornado nuestras reglas de vida y convivencia, ya estoy encariñada con él, tengan por seguro que si tuviera un hijo o hija a estas alturas que además sería un milagro, le pondría Covid o Covida Burelo Melgar, no suena tan mal.

El otro día, como cuando me indigestaba de películas de El Santo y Blue Demon, soñé con zombies, y entre ellos un ex-galán convertido en zombie, pueden creer que susto, tuve que despertarme y rezar a mi ángel de la guarda, ni siquiera disfrute a Brad Pitt en la Guerra Z, sino que eran zombies de utilería de las películas mexicanas.

Retornando a nuestro problema, así como cada tiempo desinfectamos o  fumigamos nuestras casas, para evitar cucarachas o diversos gérmenes, pues necesitamos limpiar nuestro hogar, ya que nos falta por lo menos 30 días más en el recogimiento espiritual, así que a limpiar nuestra casa de malas vibras, hay que quemar hasta las sabanas donde alguna vez dormimos con seres de otros mundos, que ya deben estar en otra dimensión.

Entonces, cual buena bruja moderna, iniciemos con el campo emocional, recuerdas tan rico que era llegar a casa y quitarse los zapatos y calcetines y sentir el fresco del mosaico, procura andar descalza, además de que disfrutaras esa sensación de frescura, entraras en conexión con la madre tierra, así vivas en un pent-house, apoya las plantas en el piso, ya sea parada o sentada con esta acción dejaras ir miedos, energías, emociones que hoy no podemos resolver, esa energía ira hasta el centro de la tierra y volverá renovada, hazlo todos los días vas a notar cambios, somos energía y dile a tu familia que haga lo mismo.

De esta manera tendremos siempre las vibras altas, buenas emociones, el sistema inmune por todo lo alto y por supuesto sano, que es lo que necesitamos para enfrentar la pandemia, vibremos como un vibrador de 12 revoluciones por minuto, si alguien tiene uno de más revoluciones pues que lo preste.

Si vivimos con nuestra familia imagínense todas las energías que se concentran en este espacio que es la casa, y si las negativas son más que las positivas, pues terminan dándonos un apachurron emocional, que hace que no podamos dormir y por la tanto no descansamos, nos levantamos como zombies, sin energía, y se transforma en un círculo vicioso, del que cuesta salir pero no es imposible.

Aprovechando el tiempo que disponemos podemos hacer espacios de reflexión con todos los miembros de la familia, que cada quien exprese su opinión de como quisiera que fueran las relaciones entre los diversos integrantes, respetar al que no quiere hablar, pedir perdón si lo hemos dejado postergado, y si alguno de los asuntos a resolver es entre dos, pues apoyar a ambos para que solucionen el problema, la familia es una estructura interrelacionada, por lo que los problemas de uno afectan al sistema, como mama o papa debemos estar atentos y no pensar que se puede resolver con el paso del tiempo, por otra lado, pedir perdón es una acto de humildad, al que muchos papas o mamas se resisten, eso es un acto de soberbia, y debemos trabajar ese tema.

En estas pláticas con la familia, debemos ser cuidadosas, irnos con calma, no esperar soluciones mágicas, ni prontas, el respeto y el amor deben ser  quienes guíen estos encuentros.

Como decimos en Chiapas no podemos estar todo el día como nuégados, respetemos la privacidad de cada uno de los integrantes de la familia, eso es vital, poco a poco aprenderemos como ser una mejor familia, no necesariamente perfecta pero si amorosa.

Tanto si vivimos solas, como acompañadas, nuestros recuerdos están por todos los rincones, de los examores, malas experiencias, tristezas, a las que hay que dar salida, una foto por ejemplo, nos puede traer a la mente y a nuestro corazón, una serie de emociones enojo, tristeza, hasta odio, por lo que es importante deshacernos de ella, pero también de la historia que trae consigo, una joya, el anillo de graduación del exnovio, el cual tal vez nos trae buenos recuerdos, aunque la relación terminó, pero es mejor regresarle el anillo al dueño, así como cartas, y otros recuerdos, a los que nos hemos apegado, y es momento de decir adiós, el apego a lo que ya termino, no es bueno, y si observamos en estos días de reflexión la necesidad de ayuda profesional, desde ahorita podemos buscarla, ya que hay asistencia vía online, si es algo urgente, sino, a esperar que pase la pandemia.

Pongamos en orden nuestro cuerpo, una dieta acorde con lo que estamos viviendo, ligera, fruta, cereales, ejercicios de estiramiento, recostarnos en el piso, nuestro cuerpo es sagrado. Y darnos y dar a la familia si vivimos con ella libertades de horarios, no rigidez, estamos viviendo una situación inédita que requiere respuestas a la altura de las circunstancias.

Y no está de demás siguiendo a nuestros ancestros, hacer una limpia, en un recipiente de barro poner carbón encendido y dejarle caer estoraque y azúcar, la azúcar hace que el humo sea más denso, laurel y romero y recorrer nuestra casa, si somos religiosos pues acompañados de un rezo, sino, pedir a la madre naturaleza para que el orden triunfe sobre el caos que estamos viviendo y en ambos casos una plegaria de perdón y de amor, perdón por los errores cometidos tanto contra seres humanos como contra la naturaleza y la promesa de ser más amorosos, generosos y caritativos con nosotros mismos y con lo que nos rodea.

La pandemia causada por el COVID 19 y que ocasionó la cuarentena que estamos viviendo, nos puso juntos pero no revueltos, sacó a flote las emociones y carencias de cada persona, así que unido a la limpia de hierbas y estoraque practica ancestral, también debemos recurrir a la meditación colectiva o individual u otras técnicas que nos permitan comunicarnos amorosamente con nuestra familia y entorno, con nosotras mismas, no es fácil, por lo que debemos pegar por la casa, cartelitos con frases nuestras o de autores, que si bien nos parecen cursis son un recordatorio que todo tiene un plazo, tarde que temprano: Toda crisis tiene una solución una fecha de caducidad y una enseñanza.

Comment here

Accesibilidad