Mujer y PoderNatalia Vidales

Mujer y Poder

961 Vistas

Furia de mujeres por violaciones no atendidas

* Pero…entendemos los motivos

Natalia Vidales Rodríguez

SemMéxico, 19 agosto 2019.- No avalamos la violencia. De ningún tipo. Ni la que provocan los hombres ni la que provocan las mujeres, la de nadie y nunca. Y no es cuestión de género. Es cuestión de procurar la paz y la concordia entre los seres humanos.

Consideramos que la violencia no debe promoverse para el logro de objetivos ni personales ni comunitarios. 

Nunca hemos avalado los destrozos que en México han hecho los maestros o líderes de diversos grupos –buscando lograr sus objetivos-. Ni estuvimos de acuerdo tampoco en la violencia con que actuó en el pasado el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, junto con una turba de seguidores, causó daños a bienes de la nación, y graves perjuicios a ciudadanos y a comerciantes.

Si recordamos tan solo la toma de instalaciones petroleras en Tabasco y, sobre todo, el bloqueo de carreteras y el caos ocasionado en el Paseo de la Reforma en la CDMX, durante meses, insatisfecho por que los resultados electorales no lo favorecieron en aquel tiempo. 

Hoy, pese a la importancia y origen de la protesta –mucho más trascendente que las trifulcas del pasado de los grupos que citamos líneas arriba- lamentamos que diversos grupos de mujeres se estén manifestado con actos violentos en la ciudad de México (en un hecho inédito y ominoso) motivadas por la furia contra las autoridades que no resuelven los casos de agresiones y violaciones que se han dado en contra de las mujeres. Paradójicamente el gobierno actual, que llegó al poder a base de reclamos, es ahora “víctima” de nuevas demandas y se pone a la defensiva igual que los gobiernos de antes. Y deja crecer el problema, la inconformidad, el enojo.

No estamos de acuerdo en las agresiones que se han venido dando para lograr la atención de las autoridades, pero…entendemos los motivos. Entendemos perfectamente la furia que sienten no solo las mujeres sino los ciudadanos de bien en general, al ver que se cometen atrocidades contra menores –o contra mujeres adultas-, y el problema no es atendido como se debe.

La impunidad se da en este caso y es dolorosa pero la agresión sufrida por las mujeres violadas lo es mucho más. Y la exigencia de castigo contra los elementos de la corporación señalados, en la delegación Azcapoltzalco así debe verse. Hay hartazgo en la población porque las violaciones en México, en todos los rincones, es cosa de todos los días.

Se han minimizado, por años, acciones atroces en contra de niñas, adolescentes y mujeres, que han sido violadas y asesinadas, y si bien se pudiera entender en el caso de que no se logra dar con los culpables… es imposible de comprender y aceptar que aùn cuando hay identificación de ellos –como en el reciente caso donde se involucra a integrantes de la policía capitalina-, no se actúe de inmediato.

Parecería que se espera a que este ataque lo reciba una hija de un alto funcionario para que se atienda el problema. Igual pasa cuando hay un discapacitado en la familia, hija de algún gobernante: las rampas se colocan, se buscan alternativas y soluciones para la movilidad adecuada… no antes.

La violación sexual es un acto atroz, terrible, que debe ser sancionado ejemplarmente.  Amnistía Internacional habla de más de 14 mil mujeres violadas en México –que se han atrevido a denunciar- pero se aclara que esto constituye solo el 20 % de las que en realidad han sido agredidas de esa manera. La cifra es atroz y tal vez quienes están al frente de la justicia piensen que ¨no lo es tanto¨ pero… ¿pensarían igual si una sola de las victimas fuera un ser querido? Lo dudamos.

Denunciar una violación no es fácil y requiere de excepcional valor así que la atención debe ser rápida y efectiva…Por el bien de todos. Y por el bien de todos, el Presidente debe de exigir a cuentas a los elementos involucrados y procurar la justicia. 

Comment here

Accesibilidad