COLUMNASMujer y PoderNatalia Vidales

Corrupción: la Hidra de mil Cabezas

1.030 Vistas

Natalia Vidales Rodríguez

SemMéxico, 24 de agosto, 2020.- Como en la famosa Casa del Jabonero, donde el que no cae resbala, así también la 4T cojea del defecto de la corrupción; y con el agravante de que la exhibición de audio videos comprometedores ha salpicado al propio personero de la lucha contra la deshonestidad en México: al Presidente López Obrador.

Lo anterior hizo recordar al sexenio de Miguel de la Madrid (1983- 1989) y su intentona de acabar con la podredumbre gubernamental -similar a la Hidra de Lerna, aquel monstruo policéfalo de la mitología griega, a quien habiéndole cortado una cabeza le brotaban dos o más- con su también fallida “renovación moral de la sociedad”, luego de los excesos de López Portillo con “la solución somos todos”, rebautizada por la ciudadanía como “la corrupción somos todos”. Y a López Mateos se le considera el padre de ese cáncer moderno en el país, con su frase de que “todo mexicano le tiene metida la mano a otro mexicano; y de que hay de aquel que rompa la cadena”.

Antes de esos cachorros de la Revolución, el erario era el botín -así como el “carranceo, en honor de las tropas saqueadoras de  Don Venustiano Carranza- natural  de los políticos, pero con la llegada de los “licenciados” a la Presidencia se adicionó con los porcentajes a la asignación de la obra pública, con la redituable narcopolítica, con los “moches” a los legisladores por reorientar los recursos, con la compra de votos canjeable con puestos públicos, y con la consabida “mordida” a los ciudadanos de bien para dejarlos seguir su camino (sin olvidar los irresistibles “cañonazos” de 50 mil, de aquellos pesos, en la época de Álvaro Obregón).

Hace poco, AMLO se lamentaba de que el 2018, el INE había sancionado a MORENA por la recaudación ilegal de recursos para su campaña política (que finalmente ganó ese año) al detectarse depósitos en efectivo sin remitente identificable, y no al tramposo PRI de toda la vida (quien perdió la elección con todo y su compra masiva de sufragios, aunque para algunos observadores más expertos, entre ellos Jorge Castañeda en su libro “Solo Así”, se trató de un pacto entre Enrique Peña Nieto y AMLO mediante el cual aquel le permitiría a este ganar por fin la Presidencia a cambio de impunidad posterior para Peña Nieto, y la cual hoy pende de un hilo).

El más reciente escándalo es el video del jueves pasado, donde un hermano de AMLO, con nombre de Papa (Pío López Obrador) recibe billetes de David León Romero, a quien se le pagaron sus servicios de recolector de recursos ilegales el 2016 con un espacio en el gabinete, para sostener el Movimiento de Regeneración Nacional ( MORENA) del que resultó electo dos años después el tabasqueño. Ni siquiera un Movimiento como ese, que logró 30 millones de pesos pudo moverse del todo sin corrupción.

De manera similar a como ocurre con la delincuencia organizada, en que reventada una célula criminal se disemina y multiplica dando pie a varias más; así parece ocurrir con la corrupción oficial, sin que haya nacido todavía un Hércules que acabe con las cabezas de la Hidra de Lerna (su primo, Yolao, inspirado en Atenea, cauterizó los céfalos cortados evitando así su rebrote hasta lograr matarla).

Hay quienes pensaban que AMLO sería ese Hércules, pero ya vemos que no es así. El PRD, su antiguo aliado, prepara una demanda en su contra (de AMLO, no de Hércules, se entiende) como cómplice de la deshonestidad de su hermano y de David León, a quien el escándalo evitó que tomara posesión como jefe de compras de medicamentos del gobierno federal (una “minita de oro” para un corrupto), no sin antes haber disfrutado de la Coordinación Nacional de Protección Civil como pago a sus servicios de corrupto en jefe de MORENA.

Comment here

Accesibilidad