Mujeres

Pasta de Conchos…16 años de espera

476 Vistas

* Siguen familia esperando el rescate de los cuerpos de 63 mineros desde 2006

* Los trabajos preliminares podrían tardar más de tres años

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Cd. de México, 19 de febrero 2022.- Se cumplen 16 años de espera para las familias de Pasta de Conchos, los cuerpos de 63 mineros, vecinos de Nueva Rosita y otras localidades cercanas, siguen atrapados a 700 metros de profundidad, entre la tierra y el carbón de la mina número ocho que colapsó recién iniciada la madrugada de aquel 19 de febrero de 2006.

Las familias no quitan el dedo del renglón. Ante la proximidad del aniversario luctuoso, el gobierno federal, a través de la secretaria del Trabajo y Previsión Social y la Comisión Federal de Electricidad han dado información sobre cómo se llevará a cabo la tarea de rescate de los cuerpos, la misma a la que se comprometió Andrés Manuel López Obrador el 1 de mayo de 2019.

En aquellos días, la imagen era casi la misma: entre la malla de alambre los dedos de ellas, las viudas y algunas madres, se asían para sostenerse y gritar de cuando en cuando, para llorar y no quebrarse. Así pasaban las horas y así pasaron los días que después fueron meses y hoy son 16 años en espera de una respuesta que no llegó, pero ellas no quitaron el dedo del renglón su demanda es y ha sido el rescate de los cuerpos de sus seres queridos.

Elvira Martínez Espinoza, cuyo esposo, Jorge Vladimir Muñoz Delgado, murió junto a otras 64 víctimas dentro de la mina de carbón Pasta de Conchos, fue otra de las protagonistas de aquella tragedia. Nunca aceptó la indemnización de 750 mil pesos. Nada, si se compara con las utilidades obtenidas por el Grupo México en 2005: mil 100 millones de pesos.

Claudia Escobar Pacheco fue de las últimas mujeres que no se separó de a alambrada que rodeaba la mina, durante largos días y noches, mientras las mantas eran desgarradas por el viento, esperó el cuerpo de Raúl su esposo. Pero esperó en vano noticias y que le entregaran su cuerpo.

En total la explosión dejó 65 familias con una herida que no cierra y 165 huérfanos y huérfanas.

Las tragedias de la zona carbonífera se repetían cada tanto. Ver a las mujeres tomando con fuerza la malla fue una imagen repetida, algunas de las madres y viudas lo vivieron con sus padres. Pasta de Conchos no era la excepción y evidenció las pésimas condiciones para el trabajo de los mineros, los hombres que, agotados, tras una jornada de trabajo, emergen del fondo de la tierra, con las caras oscuras por el polvo del carbón y sus ojos rojos, evidentemente irritados.

Hace dos años, el Grupo México, a través de German Larrea, anunció la devolución al gobierno federal de la concesión de la mina 8 del complejo Pasta de Conchos, ubicada en el predio El Olivo, en San Juan Sabinas, Coahuila, para facilitar la búsqueda de los restos humanos. Dijo también que el rescate no era posible y justificó que casi 300 hombres habían intervenido intentando encontrar a los mineros atrapados. El anuncio fue un golpe para las familias que habían visto pasar el tiempo, la concesión nunca fue revocada por los gobiernos Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Lo que se suspendió fue la actividad extractivita, mientras tanto el predio intacto seguía devorándose los cuerpos de sus seres queridos.

Desde entonces las viudas no quitan el dedo del renglón. María Luisa Alcalde Luján, recién, el pasado lunes 14, se comprometió a reunirse con integrantes de la organización Familias Pasta de Conchos, en esa reunión les explicaron los pasos a seguir para el rescate, uno que no será pronto, uno que tardará meses en construir las posibilidades de acceso a la mina colapsada.

De los 65 mineros atrapados aquella madrugada, solo dos cuerpos fueron rescatados: José Manuel Peña Saucedo, de 52 años de edad, y Felipe de Jesús Torres Reyna, de 42 años de edad. Los días posteriores en Pasta de Conchos fue la escena de una tragedia reflejada en los rostros de las viudas que se turnaban para acampar en el lugar, tomado desde esa misma madrugada por soldados del ejército mexicano.

Los relatos de esta historia quedaron plasmados en el documental Las Viudas del Carbón de la periodista Sara Lovera. Hoy, 16 años después el dolor persiste.

Algunas familias han contado a lo largo de estos 16 años, que la tragedia de Pasta de Conchos era un desastre anunciado. Así lo dijeron los propios trabajadores, los hombres que la tierra se tragó como Fermín, Gil, Feliciano, Margarito, Guillermo, Raúl y Reyes que ya les habían contado sobre las malas condiciones en que estaba, que faltaba ventilación. Al tiempo tuvieron razón, pero nadie les escuchó.

Investigaciones posteriores revelaron que la causa de la explosión fue la combinación de gas metano y cómo lo habían dicho los mineros, falta de ventilación.

El testimonio de Tomacita Martínez lo confirma. Su esposo quien murió en la mina Pasta de Conchos le había comentado unas noches antes que había mucho gas. Maribel Rico también recordó hace 10 años que su hermano Gil, otro de los que murieron atrapados, tenía 20 años en este oficio de rascarle a la tierra para sacar carbón. Ella, conocía bien el trabajo por su hermano y por su padre, quien también fue minero en su tiempo, la historia era la misma, poco sueldo por un trabajo riesgoso, sabían bien que entraban, pero no si saldrían.

Ellas, las viudas esperan que ahora sí vuelvan a sus manos los restos, pero ahora saben que tendrán que esperar meses, 34, casi tres años más, para construir la primera y segunda etapas del rescate. Para la tercera etapa no se ha determinado el tiempo de ejecución. Al respeto, Elvira Martínez, de Familias de Pasta de Conchos, señala que no fueron informados sobre el tiempo de inicio de las obras y recalcó que estás se pospusieron, de acuerdo a un anuncio, desde septiembre de 2020.

La CFE informó que el proyecto de rescate de los cuerpos de los 63 mineros tendrá tres etapas: la primera es la construcción de “lumbreras” o tiros, lo cual podría ejecutarse en los próximos 14 meses. En esta obra intervienen las empresas Desarrollo de Terracerías y Proacon México, quienes dispondrán de una cantidad cercana a los 309 millones de pesos.

En la segunda etapa se construirán rampas, galerías de aproximación y túneles de conexión. El tiempo estimado será de 20 meses. Para la tercera etapa, como señaló Elvira Martínez, no hay un tiempo determinado de ejecución y se desarrollarán en ella un sistema de ventilación, desgasificación, así como la búsqueda y recuperación de restos.

Este día, se realizará un acto memorial por los mineros fallecidos aquel 19 de febrero de 2016.

Con pocas horas de anticipación se anunció el acto por parte del gobierno federal y por la tarde noche, el obispo emérito de Coahuila, Fray Raúl Vera López, celebrará una misa junto a las familias de la región carbonífera.

“Tenemos 16 años exigiendo #RecateYa verdad, justicia y medidas de no repetición y deseamos que que todas las instancias del gobierno federal cumplan los acuerdos que hicieron por las familias afectadas por el caso Pasta de Conchos. Esperamos que se cumplan los compromisos de que las familias estén presentes en las reuniones de información sobre el rescate”.

SEM/sj

Comment here

Accesibilidad