Ejecutivo

Pensión alimenticia, una tortura legal que pasa por malas prácticas en los juzgados

547 Vistas

*Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo desatiende violencia contra las mujeres.

*De la violencia verbal a la física, las mujeres y sus hijos pasan a la violencia económica

Graciela Machuca Martínez

SemMéxico, Carrillo Puerto, 26 de mayo 2022.-Y aunque existe la recomendación de que las pensiones alimenticias sean resueltas a la brevedad posible para no afectar a las y los menores de edad, solicitar una pensión alimenticia pasa por una tortuosa cadena que va desde complicidades en los juzgados, hasta el incumplimiento, no castigado, del deudor alimentario.

La historia de Angélica PCH y sus dos hijos es una muestra. Tras una relación violenta de 10 años y de haber procreado a dos niños, con Miguel Jesús E.C. actualmente uno de siete y otro de dos años, Angélica PCH enfrenta los obstáculos legales y los engaños de su ex pareja para obtener una pensión para ella y los niños.

La demanda interpuesta hace más de un año en contra de E.C. no procedió, primero por filtraciones en el juzgado familiar, donde personal le informó que había sido demandado por su pareja. Él, se presentó en el lugar y le dijo que mejor llegaran a un acuerdo, se comprometió a pagar quincenalmente y sí lo hizo, pero solo en tres ocasiones, después, con pretextos descontaba de la cantidad acordada.

Ella afirma que nunca se casaron por la vía civil, aunque sí lo hicieron por la iglesia. Con el tiempo inició la violencia verbal hasta que un día, él la violentó físicamente. Cuando recién nació el segundo niño, “simplemente un día no volvió”. Angélica PCH supo por la familia de su ex pareja, que él ya “hacía vida con otra mujer”.

Durante meses vivió muchas dificultades para sostener a sus dos hijos, por eso acudió al juzgado familiar donde solicitó la pensión alimenticia. Nunca fue notificado el deudor Esquivel Castillo, pero sí avisado de las intenciones de Angélica y, por otro lado, en el juzgado tuvo que presentar de nuevo los papeles porque “la carpeta se habría perdido”, así se lo informaron a Angélica PCH.

El padre de sus hijos Esquivel castillo le dijo que “por sus apellidos” la gente lo conoce y le avisaron del juzgado que ella demandaba una pensión alimenticia. Fue entonces cuando la convenció de que “era mejor llegar a un acuerdo”, mismo que establecieron verbalmente por segunda, pero dejó de cumplir en poco tiempo, además de que hizo que ella desistiera de su propia demanda.

El 10 de mayo pasado, E.C. fue a su casa para llevarse a los niños, como lo hacía ocasionalmente, sin avisar de manera previa, como ella no cumplió con sus exigencias se molestó. Y se fue.

Más tarde le avisó por whatsapp que mejor “se veían al día siguiente en el juzgado”.  Angélica fue ese mismo día, 10 de mayo, a la Vice Fiscalía de Violencia contra la Mujer donde le otorgaron una Orden de Restricción, pese a eso, al día siguiente, el 11 de mayo, que tenía que regresar por la orden por escrito.

El padre de los niños fue a la casa, tomó al bebé de dos años y se lo llevó, fue a buscar al otro niño pero no se lo entregó la abuela, él se fue a la Fiscalía y ahí le notificaron que tiene orden de restricción con Angélica PCH; y a ella, de la Fiscalía le indicaron que fuera al juzgado para interponer la demanda por pensión alimenticia.

Angélica llegó al juzgado a las 14:30. Ahí, Eder Chalé Novelo (quien es amigo del padre de los niños) que ya estaba fuera de horario y que regresara con los requisitos al día siguiente.

Al reunir los requisitos, Angélica regresó el día 13 de mayo y nuevamente Eder Chale Novelo, quien se presenta como abogado de oficio, le informa que no era necesario elaborar la demanda porque el papá de los dos menores había solicitado cita para conciliación, que estaba citada y debería acudir.

Sin darle ninguna notificación por escrito y le advirtió: “Si usted acepta una conciliación, ya no procede la demanda de alimentos”. Esto, contraviniendo los estándares de protección a los derechos las mujeres víctimas de violencia que obligan que las autoridades deben actuar con perspectiva de género, lo que incluye analizar si existe un contexto de violencia y la vulnerabilidad en la que se encuentran tanto ella como sus hijos.

También el defensor le dijo que quizá el acuerdo podía convenirle y en caso de que no fuera así, sería suficiente con rechazarlo. La petición de Angélica era el pago de una pensión para ella y sus hijos, así como fijar los días de convivencia, para evitar que se presentara “con exigencias o muy alterado cualquier día y a cualquier hora”.

La primera cita de conciliación, en la que estuvo presente la facilitadora Rocío Osorio Castillo se dio en los siguientes días, sin llegar a ningún acuerdo entre Angélica y Miguel Jesús. Ahora, Angélica PCH espera que esta vez el personal del juzgado la deje interponer su demanda por alimentos de nueva cuenta y que no haya más filtraciones.

Angélica fue citada nuevamente, sin darle nada por escrito, el día 19 de mayo pasado, después de dos horas, al no llegar a un arreglo, se retiró del juzgado. Ahora su abogada instrumenta y respalda la violencia que ella ha vivido a lo largo de los últimos 10 años, y la demanda. Misma que las autoridades judiciales no valoran y minimizan de las mujeres dando prioridad a los agresores influyentes, contraviniendo los compromisos del Estado emanados de los tratados internacionales y las leyes nacionales en materia de protección a los derechos humanos de las mujeres.

Angélica PCH ha sido víctima de violencia en el ámbito familiar y de violencia institucional en el Juzgado Civil Familiar en Felipe Carrillo Puerto, donde a pesar de presentarse con antecedentes de violencia y órdenes de restricción, no fue atendida su demanda en tiempo y forma.

SEM/gm

Comment here

Accesibilidad