AmbigúCOLUMNASMartha Elba Torres Martínez

“Perdonados” por la 4T, jaristas acechan Rectoría nicolaita

862 Vistas

• Miguel López, con cuentas pendientes ante las ASF y ASM

Jesús Reyna, ya respira

Martha Elba Torres

SemMéxico, 22 noviembre 2018.- Apenas anunció Andrés Manuel López Obrador el perdón a los corruptos del pasado, y como si hubieran respirado tranquilos, los jaristas destaparon a su “gallo” para la Rectoría de la Universidad Michoacana que cambia en la primera semana de enero próximo. Pero no pudieron impulsar otro peor: Miguel López Miranda, con tan malas cuentas en la propia institución como en el gobierno del estado.

López Miranda estuvo ya en Rectoría con Salvador Jara, como secretario Administrativo. Cuando éste fue designado gobernador sustituto en junio de 2014, lo nombró secretario de Finanzas. Y comenzó el descrédito para ambos por los pésimos resultados y dudas razonables de malos manejos.

Y no lo dice esta columnista, sino los resultados de las auditorías practicadas a sus respectivos ejercicios, tanto por la Auditoria Superior de la Federación, como la del estado. Que nunca rinden cuentas, es parte de la corrupción y la impunidad tan asfixiante, pero que ya, este primero de diciembre desaparecerá por arte de magia.

En agosto del 2017, la ASF dio a conocer los resultados sobre la auditoría realizada a la Cuenta Pública 2015 y en la que la UMSNH registraba un daño patrimonial a la Hacienda Pública Federal por un monto superior a mil 36 millones de pesos derivadas de seis auditorías practicadas a la institución. ¿A quiénes les tocó? A Jara, a López y al actual rector Medardo Serna.

Un botón de muestra. La Auditoría federal en la revisión de las operaciones realizadas con recursos del programa U006 en el rubro de gastos de operación, determinó inconsistencias en el ejercicio de recursos por más de 125 millones de pesos del Convenio de Apoyo Financiero a la institución, pero que fueron destinados a gastos de comidas dentro y fuera de la Universidad, vestuario y uniformes, estacionamiento, arreglos florales y “servicios de fomento”, que quién sabe que jodido son. El caso que para eso se dispuso de casi 118.8 mdp.

Otros rubros que demuestran en qué se gastan las autoridades universitarias el dinero de los contribuyentes, son el pago de servicios musicales, conciertos y exposición de artes plásticas; árbol de navidad, actuación para evento de fin de año, edecanes y maestro de ceremonias.

Para el aniversario se gasta en organizar eventos, obsequios, renta de mobiliario, servicio de alimentos y suministro de flores; ayuda para cuotas e inscripciones de alumnos; congresos y convenciones; espectáculos culturales; otros impuestos y derechos (multas de derechos de refrendo); becas a alumnos promedio y becas de programas específicos.

En 2016 y de acuerdo a las revisiones de la Auditoría Superior de Michoacán a la Cuenta Pública 2014 –año en que Jara y López llegaron al gobierno del estado, se detectaron irregularidades por más de 4 mil millones de pesos.

Conforme al titular de la ASM, José Luis López Salgado, se descubrieron inconsistencias graves como fueron los movimientos contables por más de un billón 990 mil mdp, cuando el presupuesto anual era de alrededor de 60 mil mdp. Ese es el tema de la famosa “licuadora” y/o “cuentas por aplicar” que se engendró desde el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel y que cada administración heredaba a la siguiente, hasta que a Silvano Aureoles le explotó en las manos. Por eso nada más le queda poner una adelante y otra atrás para que no se le vean sus miserias…

                                                           ***

El caso que, con gran cinismo, ahora reaparece Miguel López Miranda con la fórmula mágica para “salvar” a la Universidad Michoacana de tanto ladrón.

En ejercicio del derecho a la iniciativa ciudadana que otorgan los artículos 18, 19 y 20 de la Ley de Mecanismos de Participación Ciudadana, promulgada precisamente por Jara Guerrero en 2015, presentó un proyecto de reformas a la Constitución local, “con el objetivo de brindar la posibilidad de elaborar un presupuesto de egresos acorde a las necesidades de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo”.

No contó nada nuevo en la rueda de prensa que ofreció: los problemas de la Casa de Hidalgo, son estructurales. Los negocios chuecos de los últimos rectorados, incluido su jefe Jara: pago de pensiones por jubilación, pago de prestaciones laborales sin fuente de financiamiento y la creación de plazas administrativas y académicas, también sin sustento económico, “todos ellos con respaldo político de los gobiernos estatales en turno”.

Nada menos ahora que Aureoles presentó su Paquete Fiscal 2019, se descubrió que esas prestaciones laborales sin sustento financiero a que se refirió López Miranda, representarán para el próximo año, arriba de mil 806 millones de pesos.

Ahí está el negociazo entre el rector y los sindicatos. Por eso no hay dinero que alcance.

Pero de eso no hablan los dirigentes y agremiados. Solo se quejan de que no les depositaron la quincena y le mientan la madre a Silvano. Aunque ahora se la tendrán que rayar a López Obrador que prefiere apostar sus 100 nuevas universidades públicas que rescatar a las existentes…

                                                           ***

El que no requiere de perdón ni indulto, sino justicia seca, es el ex gobernador interino, Jesús Reyna García, que los últimos cuatro años del sexenio peñista, sin un caso judicial sólido y contundente en su contra, ha estado en prisión.

Y todos lo damos como un hecho, porque evidentemente fue el preso político del peñismo. Pero ya se va y se borra Alfredo Castillo. La justicia aunque tarde, le va a llegar. Pero nunca recuperará lo que ha perdido en este difícil trance.

Confirmado por fuente confiable, Raúl Morón, ex senador y actual presidente municipal de Morelia, lo visitó la semana pasada. Esto ya es indicativo de cómo se reconfigurarán los escenarios para el PRI a partir del próximo año.

En otro frente, se especula de una eventual alianza entre el gobierno silvanista y una buena parte del PRI, que solo podrá ser comprobada si efectivamente se incorporan más priistas a la administración estatal. Por lo pronto ya está dentro Gerónimo Color.

Aquí las variables: ¿a quién le harán la guerra los “chones”? como llaman al grupo del ex senador Ascención Orihuela y su hijo Eduardo, diputado local y coordinador de bancada. Y dos, ¿qué hará Víctor Silva, actual dirigente estatal y cuyo periodo concluye hasta 2020 con un partido quebrado? Buena gente, el ex diputado federal nunca quiso construir grupo y por eso lo emboscan cada rato.

El caso, que Reyna García, a diferencia de otros políticos perseguidos por su presunta vinculación con “La Tuta” recuperará su libertad con más fuerza que nunca, por la sencilla razón de que él sí fue una víctima de Peña y Castillo.

En cuatro años, fue insostenible el argumento del Juez Cuarto de Distrito con sede en Toluca, Ricardo Garduño Pasten, sobre el auto de formal prisión por delincuencia organizada con la finalidad de cometer delitos contra la salud, a partir de solo un video como única prueba y aun cuando fue desechada desde un principio, por “ordenes de arriba” siguió encarcelado.

Por ese mismo video invalidado, fue detenido el líder transportista José Martínez Pasalagua y luego liberado por falta de elementos.

Por otros videos, eso sí comprometedores, a Rodrigo Vallejo Mora, el hijo menor del ex gobernador Fausto Vallejo, hasta le devolvieron la fianza de 17 mil pesos con ´un disculpe usted´. Ya también está libre y anda en Morena, el ex alcalde de Lázaro Cárdenas, Arquímides Oseguera. A César Godoy, el medio hermano del ex gobernador Leonel Godoy, ni siquiera lo persiguieron.

Solo Jesús Reyna sigue en prisión. Pero confiamos, solo poquito tiempo más.

Y a propósito de los videos, ¿dónde quedaron o en manos de quién están las copias? Cuentan que hay muchos personajes conocidos en conversaciones nada convenientes…

                                                           ***

La comidilla

Las entrevistas de López Obrador a Tercer Grado de Televisa, Ciro Gómez Leyva en Imagen y a su cuatachara Carmen Aristegui, y la negada al semanario Proceso, por una portada que poco tenía que ver con la nota correspondiente.

El caso que el perdón a los corruptos, efectivamente, no cayó nada bien entre los morenistas. En los mandos fue tema intocado mediáticamente, pero abajo, desaprobación total. No fue una, sino la principal promesa, que movió millones de votos.

Pero a López Obrador, no le importa lo que piensen. Así le respondió a Ciro.

Aun así, hay que aclarar que el próximo Presidente podrá perdonar, pero las denuncias penales por corrupción y malos manejos seguirán su curso. Por lo menos, así quedó claro esta semana por el alcalde moreliano Raúl y Morón, y la citadina, Claudia Sheimbaum… (a)

Comment here

Accesibilidad