Mujeres

Piden al rector de la UNAM llame a no polarizar y violentar las protestas

743 Vistas

* Organismo ve con preocupación que en Prepa 5 hayan solicitado hoy presencia policíaca

* Recuerdan que las movilizaciones son resultado de la violencia de género contra las mujeres

Lorena Vaniezcot

SemMéxico, Cd. de México, 27 de febrero 2020.- En una carta pública, dirigida a Enrique Luis Graue Wiechers, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, se piden hacer un llamado público a quienes no estén de acuerdo con los paros en los diferentes planteles de la UNAM, a que se abstengan de violentar a las y los estudiantes que han optado por movilizarse, para evitar la polarización, entre la comunidad estudiantil.

En su calidad de integrante del Colectivo Aequus. Promoción y Defensa de Derechos Humanos, Víctor Rogelio Caballero Sierra, señala que la comunidad estudiantil ha consolidado un proceso de lucha contra la violencia de género principalmente, y quienes participan en esa demanda han sido objeto de agresiones, estigmatización, criminalización, violaciones a sus derechos humanos y descalificaciones, por lo que se consideró enviar a carta al rector de la UNAM.

Y advierten que solicitar la presencia policíaca, como sucedió esta mañana en la Preparatoria 5 lo haría “pasar a la como aquel de triste memoria que permitió en febrero del año 2000 que la Policía Federal Preventiva ingresara a los espacios universitarios. Este acto en particular, además lo calificamos con una provocación y una seria amenaza de represión hacia las y los estudiantes”, señalan al rector Graue Wiechers.

En la carta pública señala que el llamado que debe hacer el rector de la institución se debe extender a concientizar a las autoridades universitarias principalmente, sobre el hecho de que solicitar el auxilio de la policía para contener acciones de la comunidad estudiantil organizada atenta contra la autonomía universitaria.

Además, que realice una exigencia pública a los llamados “padres de familia” para que se abstengan de involucrarse en el proceso actual de lucha en la UNAM y mucho menos si esta injerencia la pretenden hacer de manera violenta en intentos de retomar planteles o para agredir estudiantes.

En ese sentido, exigen se extienda un mensaje puntual a la opinión pública de que la Universidad deberá proceder jurídicamente en contra de estos si violentan a estudiantes, tal y como lo ha hecho cuando algunos integrantes de la comunidad estudiantil se ha expresado de determinadas formas en la torre de rectoría en algunas movilizaciones.

El Colectivo Aequus. Promoción y Defensa de Derechos Humanos, explicó que han estado muy cerca de familiares de estudiantes, mujeres y hombres, víctimas de la violencia, como los casos de feminicidio, homicidio, violencia sexual, desaparición, desaparición forzada, represión, tortura y ejecución extrajudicial. “Familias que han vivido el dolor inconmensurable, por lo que no queremos más hechos de sangre”.

Recordó que estas familias, agrupadas en la Coordinación de Familiares de Estudiantes Víctimas de la Violencia, junto con el Colectivo Aequusy tienen el carácter de promoventes de la Queja número CNDH/1/2019/4580/Q de la Primera Visitaduría de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en la que se imputan diversos hechos y solicitudes relacionadas con los casos de violencia cometida contra estudiantes de la UNAM.

Recordó que las manifestaciones en diversas escuelas y facultades tiene su origen en la enorme cantidad de casos de violencia de género contra las mujeres, así como de violencia en general, que se puede observar en los diversos pliegos petitorios que se han emitido y que se han hecho llegar a la oficina de Rectoría, que al margen de la Ley y de la propia Legislación Universitaria, ha actuado de manera violenta en contra de las y los estudiantes que han decidido manifestarse.

Las autoridades universitarias, de acuerdo con las publicaciones en medios y comunicados de la institución, han negado la existencia de dichos grupos, minimizándola o desconociéndola, lo cual nos parece sumamente grave, dicen la carta pública en la que ejemplifican lo sucedido en los casos de Colegio de Ciencias y Humanidades planteles Sur, Oriente y Azcapotzalco y de las Escuela Nacional Preparatoria números 1, 3, 7, 8 y 9, así como la presencia de integrantes de estos grupos en las inmediaciones de la Facultad de Filosofía y Letras los  domingos 26 de enero, 9 y 23 de febrero pasados, precisamente cuando concluyen los partidos del equipo de Fútbol Soccer PUMAS.

Incluso, añade Caballero Sierra en la carta, en el Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Naucalpan, la violencia institucional en este proceso ha provenido de alumnos inscritos que han sido reclutados por los directivos como “enlaces” y que, en muchas ocasiones, además de criminalizar a estudiantes y externar actos de provocación en asambleas estudiantiles, han llegado a violentarlos físicamente.

Destaca la violencia que han ejecutado algunas autoridades y trabajadores administrativos (en su mayoría de confianza y sobre todo de las áreas jurídicas y de vigilancia), quienes han llegado incluso a agredir físicamente a estudiantes, como ocurrió en el mes de octubre de 2019, en la Facultad de Estudios Superiores- Acatlán, en un ahorcamiento que un trabajador de confianza ejecutó en la persona de un estudiante.

Refiere que desde el año 2018, principalmente en el Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Azcapotzalco, se ha documentado “el activismo pernicioso, pendenciero y violento de grupos de presuntos padres de familia” que han violentado a integrantes de la comunidad estudiantil sin distingo de género y de edad y que sienten respaldados por autoridades universitarias.

Y citó algunos otros casos como los sucedidos en el CCH Naucalpan, el CCH Sur y de la Escuela Nacional Preparatoria números 6, 8 y 9, violentando el artículo 7 ° del Estatuto General de la UNAM, que establece que “los padres de familia” están contemplados por quienes integran la Universidad: autoridades, investigadores, técnicos, profesores, alumnos, empleados y los graduados en ella.

El integrante del Colectivo Aequus, refiere que hay preocupación porque en las últimas horas ha sido informados “que se están organizando grupos de presuntos “padres de familia” para violentar en las próximas horas a las estudiantes en paro del plantel del CCH Azcapotzalco, tal y como ha ocurrido en otros planteles”.

Además, dijo de la noticia conocida hoy, “de que a solicitud de los directivos de la Escuela Nacional Preparatoria número 5, el plantel estaba rodeado por policías del Gobierno de la Ciudad de México”, situación que calificaron como una provocación y una amenaza.

El colectivo Aequs refiere que la situación que prevalece en la universidad es compleja, que no se resuelve por decreto ni por mensajes ni negando la existencia de la problemática, pero se necesita abatir la violencia de género y cualquier tipo de violencia.

Por lo que plantean, que cómo rector Graue Wiechers tiene dos obligaciones ineludibles e inexcusables: la primera responder y fincar las bases para una resolución pronta y sin cortapisas a cada uno de los pliegos petitorios que le han presentado las escuelas y facultades, y la segunda, la obligación de procurar se salvaguarde la integridad del estudiantado, de proteger los derechos humanos y la vida de las y los universitarios al interior de los planteles.

SEM/lv/sj

Comment here

Accesibilidad