COLUMNASEnriqueta Burelo MelgarPor la Cuarta

Por la Cuarta| ¿Cuántas veces se ha preguntado si es bueno en la cama?

197 Vistas

Enriqueta Burelo Melgar*

SemMéxico, Chiapas. 23 de noviembre, 2021.-¿Cree que su pareja está realmente satisfecha o lo suyo es puro teatro? Hay signos, como la coloración intensa o la respiración acelerada, que nos pueden indicar que la otra persona está satisfecha sexualmente con nosotros. Pero, ¿al cien por cien? Hay una pregunta que esclarecerá el enigma. Y no tiene que responderla su amante, sino usted mismo: ¿tiene curiosidad y confianza para hablar de sexo con su pareja entre las sábanas? Si la respuesta es afirmativa, felicidades, es usted una amante de diez. Pero, ¿y el orgasmo? ¿Y las 50 posturas raras que hay que conocer? ¿Y los gritos del cónyuge o amante efímero? Explicamos por qué no son tan importantes, pero antes, aclaremos un concepto.

A mí siempre me ha llamado la atención los gritos de pasión que dan las mujeres en las películas y sus frases “quiero más” y “quiero que me penetres hasta el fondo” y una serie de contorsiones que parecen necesitar un exorcista. El sexo debe ser autentico y si queremos dar de gritos, víctima de la pasión, pues a gritar compañera, sino, a emitir discretos sonidos y a mojarte toda.

Ser bueno en la cama es cosa de dos. Nadie es bueno ni malo, es como los vinos, el buen vino es el que te gusta, hay personas que tienen no sé, si es capacidad, yo diría más bien habilidad y sensibilidad para disfrutar y dar placer, porque hay algunas o algunos remilgosos, que no les gusta su cuerpo, que no las toquen o besen en determinadas partes, creo que vivieron en un castillo de la pureza. No hay fórmulas mágicas ni afrodisíacos, aunque una copita de vino, un tequilita, más si se lo toman juntos, diluye el Súper Yo y te enciende la libido.

No finjas cariño en esto, te gusta o no te gusta, es cuestión de autenticidad, y me pregunto, algo de práctica. La sexualidad es un baile de dos, claro que hay de bailes a bailes, no es lo mismo bailar un sensual tango como lo hace Al Pacino en Perfume de Mujer, que bailar un rock and roll con John Travolta, estilo Vaselina. Si ambos colaboran, fluye sin esfuerzo. Tener iniciativas y disfrutar del proceso con el otro es un indicador de que sabemos dar y recibir placer. Un buen o buena amante sabe que la sexualidad es un arte y le importa que la pareja sienta satisfacción en la intimidad.

Hay una fase a la que podríamos llamar deseo sexual previo, es el cachondeo, preparación para la cita, el vestido y la ropa interior que te vas a poner o si te vas a ir sin ropa, incluye el conocimiento del cuerpo de uno mismo y de la pareja, saber estimularlo, jugar con todos los sentidos, ser creativo, sensual, valorar el erotismo, leer las señales que la pareja muestra durante la relación, sintonizarse estando presente durante el proceso, entregarse.

Ojo: en términos generales, se entiende que con el orgasmo el fin supremo se vería cumplido. “Pero no siempre es así”, continúa Salas.

“En sociedades orientales en las que se practica el sexo tántrico, se estimulan las zonas erógenas de la pareja de manera suave, luego intensa, variando el ritmo de excitación una y otra vez, incluso durante más de una hora, sin necesariamente llegar al clímax”. Usted y su pareja marcan las normas.

Que tu o tu parejas lleguen al orgasmo no garantiza que sean buenos amantes. Hay personas que conocen tan bien su cuerpo que lo alcanzan independientemente de la calidad del acto, y otras que tienen muchas dificultades, es algo así, como no necesito que me bajes la luna, me la bajo yo solita.

Hay personas que se sienten Juan Camaney, y son unos totales bravucones por ignorancia, se las dan de muy buenos en la cama, pero apenas y sabe para que les sirve lo que tiene entre las piernas y si por algún motivo no les gusta algo te lo dicen de una forma dolosa, para hacerte sentir mal y dar la apariencia que el sí sabe lo que hace y que lo está haciendo bien, ¡Por favor! Enseñarle a hacer chiles a Herdez, aquí está su salsa Macha.

En fin, una persona sin educación sexual son las típicas personas que dicen sabérselas de todas, todas y presumen de cosas que ni siquiera conocen, que en su vida han hecho o que no saben hacer.

Vamos a intentarlo. Eso es lo que hay que cuestionarse. No desconfíes de ti misma, no tenga vergüenza de disfrutar con tu pareja, no tenga miedo a estropear una nueva relación. Si estas cansada de lo mismo de siempre, propón algo diferente. Si la comunicación corporal no fluye, hable. La duda puede convertirse en iniciativa para disfrutar más, porque el sexo no tiene límites y se puede explorar todo. “Tener predisposición, sentido del humor y vivir la sexualidad sin tabúes es garantía de que salga bien. La fórmula más importante es la seguridad en una misma, nuestra propia percepción. Cada persona y experiencia es única. Lo que puede ayudarte en una relación, para otra es totalmente inoperante. Lo que para alguien puede ser un buen amante para otro puede resultarle insulso. No siempre nos acoplamos igual con las personas, en esto del acoplamiento, yo creo que todas hemos tenido curiosidad cuando vemos a una pareja donde existe una buena diferencia de estatura, y me pregunto cómo se acoplan. No existen los malos amantes, existen las personas sin curiosidad entre las sábanas: y esas, por lo general, nunca dan la talla.

*María Enriqueta Burelo Melgar originaria de Chiapas ha sido Coordinadora del Programa de la Mujer, Consejo Estatal de Población 1984, Fundadora del Departamento de Género, UNACH y fue Secretaria Municipal de la Mujer, Tuxtla Gutierrez ( 2015-2018). Se ha desempeñado como articulista y conductora de televisión. Colaboró en el libro Desde mi Piel, un retrato de 20 políticas chiapanecas en el 2015.

Comment here

Accesibilidad