Internacional

¿Por qué muchos hombres no cuidan?

316 Vistas

La Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA) ha organizado una jornada para debatir sobre corresponsabilidad

Gloria López

SemMéxico/AmecoPress, Madrid, España, 30 de abril 2022.- ¿Por qué muchos hombres no cuidan?, ¿habrá en ellos una incapacidad genética para cuidar? Pues no. Los hombres pueden cuidar, aunque muchos no lo hagan. Y para que esto cambie, se necesitan, entre otras cosas, políticas públicas que fomenten la corresponsabilidad. Para profundizar en esta temática la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA) ha organizado una jornada en la que expertas y organizaciones que trabajan por la corresponsabilidad para lograr la igualdad real han debatido y aportado propuestas.

El encuentro, celebrado en la sala Clara Campoamor del Congreso de los Diputados, ha sido presentado por Sofía Fernández Castañón, diputada y portavoz en la Comisión de Igualdad del Congreso del grupo UP, quien ha puesto en valor el “cambio de paradigma en el modelo social y productivo” que implica la propuesta de la PPiiNA, que todavía no ha sido recogida en el marco legislativo en su totalidad.

Efectivamente, la reforma de los permisos por nacimiento o adopción debería haber servido para que los padres se corresponsabilizaran en el cuidado de sus hijos e hijas, es decir, que les dedicaran el mismo tiempo y con el mismo nivel de responsabilidad que las madres. Pero finalmente, el RDL 6/2019 incluyó “trampas escondidas en la letra pequeña”, según ha denunciado reiteradamente la PPiiNA. Como resultado de esas trampas, más del 75% de los padres se toman todo el permiso simultáneamente con la madre (y no en periodos diferenciados, como piden las organizaciones). De este modo, para la inmensa mayoría de los y las bebés, el permiso sigue durando solo 16 semanas, sus madres siguen viéndose obligadas a prolongar esas 16 semanas con excedencias o reducciones de jornada y, como consecuencia, la mayoría de los padres siguen siendo “ayudantes en el cuidado”.

Tanto Miguel Lorente Acosta, exdelegado del Gobierno contra la Violencia de Género, como María Pazos Morán, activista de la PPiiNA, han destacado en sus ponencias que esta profunda desigualdad en el cuidado, no tiene ningún fundamento biológico, sino que responde al significado y contexto en el que se ejercen y al modo de entender la masculinidad.

Según Lorente, muchos hombres no cuidan por razones prácticas y por razones identitarias. Entre esos motivos instrumentales, si los hombres cuidan, encuentran un conflicto de tiempo y lugar con lo que se les reconoce como hombres, y a la vez, “permiten que las mujeres dejaran de ser mujeres” según los roles establecidos. También “ahorran emociones”, en palabras de Luís García Montero. En cuanto a la identidad, los cuidados son “incompatibles con la hombría”. Si un hombre cuida se convierte en un “mal ejemplo: si uno cambia, todos pueden cambiar”.

En cuanto a las estrategias para que los hombres cuiden más, el profesor de medicina legal apuesta por modificar el concepto de cuidados –cuidar es pensar y pensarse de otro modo-, transformar las identidades y cambiar la cultura androcéntrica en la que vivimos. Para hacerlo, contamos con la educación, la concienciación y la legislación.

“Las mujeres pueden soportar e incluso agradecer que los hombres cuiden”, ha asegurado María Pazos, criticando que a veces se responsabilice a las mujeres de que ellos no hagan aquello que son capaces de hacer. Además, a pesar de la creciente apología de apegos biológicos, el o la bebé “desarrolla un vínculo de apego con quienes le cuidan”, también “los hombres desarrollan el vínculo de apego y están contentos por ello.”

Según la activista, la infancia es “la puerta de entrada de los hombres en el cuidado”, porque, además, “los niños son esponjas” y si ven que su padre cuida, incorporarán un nuevo modelo de masculinidad. “Los permisos igualitarios son un paso emblemático para el cambio, aunque no sea el único”. Y con sociedades corresponsables en los cuidados, las mujeres dejarán de estar penalizadas en el mercado laboral.

La segunda mesa de la jornada ha contado con la participación de organizaciones sociales feministas: COMPI, Club de Malas Madres, Red de Hombres por la Igualdad de Granada, Fórum de Política Feminista y Partido de Feministas al Congreso.

Foto: AmecoPress.

Comment here

Accesibilidad