COLUMNASEnriqueta Burelo MelgarPor la Cuarta

Qué hacer con los EX

100 Vistas

Por la Cuarta 

 Enriqueta Burelo Melgar

SemMéxico, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 4 de agosto, 2021.- ‘Exmarido’, sin espacio, es la forma correcta de escribir la palabra, y corresponde al cónyuge que se ha separado de su mujer. Se utiliza como adjetivo para referirse a la anterior relación matrimonial ya no existente.

Cuando ve uno la película Enamorándome de mi Ex y tantas otras películas cursis con happy end, en las que entre lágrimas y besos las parejas se reconcilian después de un periodo de separación por diversos motivos, siendo el más frecuente la infidelidad o sea que nos decoraron con unos bellos cuernos, cual alces de Santa Claus o perchero para colgar bolsas, o como diría José José: Porque el sentimiento es humo. Y ceniza la palabra. El amor acaba.

Frente a esta situación, qué hacemos, las ex con los ex, una situación compleja que en ocasiones el tiempo lo resuelve, y como personas civilizadas y modernas, seremos capaces de sentarnos con el ex y la nueva pareja, sin que al corazón le dé taquicardia, se nos caigan los chones o se nos explote el hígado, mientras llega ese momento debemos transitar con elegancia como ya lo han hecho muchas por ese camino lleno de piedritas que es el duelo y el cierre de un ciclo.

Los primeros días son los más difíciles, la cama vacía, ya no oímos su voz en la casa, ni está a la mano por lo menos para echarnos un round de sombra, tenemos que asumir más tareas y responsabilidades si tenemos hijos, en ocasiones tenemos que dejar la casa que compartíamos juntos, nos regresamos con la familia o a un espacio más reducido, la situación económica cambia. Es como caer en una espiral donde crees estar bien quizá por unos días o incluso meses y de pronto te encuentras otra vez frente a un mar de sentimientos encontrados, sin saber si quiera de donde provienen y te preguntas cuando será el día en que se nos antoje el chico de la esquina, y nos vemos comprando lencería sexy, hasta un hilo dental.

Cada situación es diferente, algo que siempre me ha dejado pensando. Sobre todo porque veo a mi alrededor que bastantes de mis amigas no pueden ni escuchar el nombre de su ex. Conozco incluso personas con problemas legales, con malos entendidos, utilizando intermediarios, abogados, contadores e incluso familia, porque ya no soportan verse. Mientras otras señalan que todas deberíamos hacerlo más con los ex: Al año me acosté con mi expareja y jamás en mi vida he gozado más.

Comentario de un niño: Mamá y papá van juntos al cine, comparten las palomitas y él le lleva hasta su bolsa, pero mamá tiene otro novio.

La opinión de muchos psicólogos, hay que ser cuidadosos en mantener este tipo de relaciones después del divorcio porque lejos de ayudar a los hijos los podrían confundir y no los preparan para aceptar que ya hay cosas que han cambiado.

En mi caso un año no nos hablamos, me veía con una cara de odio, como diciendo como te atreviste a irte, la decisión de la separación fue mía, no hubo infidelidad de por medio, pero si cambios bruscos de carácter, y yo que soy Lagrimitas Ledy (una muñeca que lloraba, muy famosa en mi época), dije esto no es vida, después de un tiempo hasta nos fuimos de vacaciones los tres, mi hija, él y yo, no crean que como Maluma dice felices los tres. Hoy si bien no nos frecuentamos si puedo sostener una plática civilizada con él.

Otra persona nos cuenta que  estuvo intentando superar a su ex por todos los medios, no encontraba la salida y no veía el final, soñaba con el día en el que por fin pudiera volver a ser dueña de mí y encontrar algo de estabilidad emocional. Me dolió mucho cuando terminamos nuestra relación de 5 años y medio.

Pensé que íbamos a tener nuestro “Felices por siempre”, estaba destrozada y mi mundo se vino abajo. Sentía que el corazón se me rompía en mil pedazos. Todos los días pensaba en él, veía nuestras fotos juntos y rompía en llanto. Lo buscaba en sus redes sociales y no dejaba de esperar un mensaje suyo. Un día me di cuenta que ya estaba con alguien más… En ese momento algo se quebró dentro de mí  y decidí superarlo de una vez por todas.

Si nuestra amiga JLo, terminó con Alex Rodríguez por falta de confianza, imagínense que nos pasa a nosotras simples mortales. Ya entradas en gastos, yo no les recomendaría actuar como JLo que no se dio tiempo de vivir su duelo y como decimos en Chiapas, repepeno a su expareja Ben Afleck: Todo ha sido rápido e intenso, pero Jennifer está feliz, dicen las revistas del corazón.

El divorcio no implica un fracaso, los errores tampoco, pero si no aprendemos de estos últimos, vamos a seguir cometiéndolos. Revisa los errores que pudiste haber cometido, pero no cargues con los errores de tu ex-pareja. Aprende a deslindar responsabilidades.

No te agobies. Lo que no sepas o puedas hacer, lo puedes aprender. Si necesitas ayuda, búscala. Pero busca a la persona adecuada.

Date el tiempo necesario. Recuerda que nada se construye en un día, pero cada paso nos acerca a la meta. Tú puedes lograrlo.

Comment here

Accesibilidad