Mujeres

Radio Educación en el mínimo de subsistencia advierten trabajadores y trabajadoras

846 Vistas
  • Llaman a Alejandra Frausto a defender presupuesto, a mantener su trascendencia cultural  
  • Lo presupuestado no alcanza, a pesar de 11 años de penuria salarial y sin equipo
  • Escriben al Presidente, al Congreso y a las autoridades hacendarias

Elda Montiel

SemMéxico. Cd. de México. 27 de octubre 2020.- Las trabajadoras y los trabajadores de Radio Educación hacen un llamado a la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, a defender el presupuesto de Radio Educación para el 2021, pues los 77.1 millones que se pretenden dar a la emisora no cubrirán de ninguna manera los gastos que requiere para operar.

En un comunicado señalan que la emisora esta al mínimo de la subsistencia pese a que los años recientes tuvo la concesión de cuatro señales de Frecuencia Modulada FM y se convirtió en Servicio Nacional de Comunicación Cultural.

A las legisladoras y los legisladores también los conminan a redistribuir los recursos considerados a los medios públicos, para que Radio Educación obtenga lo necesario y pueda cumplir con los objetivos que señala el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024, el cual establece como acción: “Ampliar la cobertura en el territorio nacional a través de la operación de nuevas señales radiofónicas para llegar a nuevos públicos y diversificar los contenidos”.

También llaman la atención  al presidente Andrés Manuel López Obrador a quien dicen que debe  evitar el recorte presupuestal y autorizar los recursos para transitar hacia la radio convergente de la era digital, y llegar al final del sexenio celebrando los 100 años con una radio pública renovada, al servicio de las audiencias y de la democracia.

Precisan que la emisora ha tenido históricamente recortes presupuestales, por lo que opera al mínimo, como su señal en el 1060 de AM, la cual debería cubrir la parte centro del territorio mexicano, pero  debido a la condición de su transmisor se ve obligada a bajar su potencia.

Las otras frecuencias de FM como una en Mérida, Yucatán, opera desde hace tres años en condiciones precarias; otra en Hermosillo, Sonora, recientemente instalada con un transmisor donado por la Universidad Autónoma Metropolitana y otra en Morelia, Michoacán, que no cuenta con presupuesto programado.

En materia salarial -desde que Radio Educación pasó en 2015 de la Secretaría de Educación Pública a la Secretaría de Cultura-, se mantienen las plazas de 7 mil 300 pesos mensuales de sueldo base y los tabuladores de bajo nivel.

Existen además retrasos en los pagos a prestadores de servicios profesionales, como los asistentes de producción, voces, musicalizadores, reporteras y reporteros y guionistas, a quienes se adeuda parte del trabajo ya realizado porque este año no se lograron firmar sus contratos.

Hoy se paga por la producción de un programa 700 pesos, por un reportaje 550 pesos, por una asistencia de producción 400 pesos; tabuladores de pagos que no han aumentado desde hace más de 11 años.

Pese a que históricamente ha vivido en la precariedad, Radio Educación tiene la producción propia más nutrida de la radio cultural y dota de contenidos a diversas emisoras al interior del país, su fonoteca aloja 163 mil 222 grabaciones producidas durante más de 50 años. 

Informaron que tan solo en este año, de enero a agosto han entregado 19 mil 406 contenidos a 128 instituciones en 26 estados de la República. En 2019 fueron 29 mil 811 contenidos y se atendió a 32 estados

Además de que ha sido una escuela radiofónica que ha capacitado a miles de cuadros que se inician en la producción radiofónica cultural, cuyo legado es la mística de servicio público, pluralidad, libertad de expresión, inclusión, equidad y acceso ciudadano a la radio.

Sin embargo, consideran que no se reconoce su especificidad en la administración pública y es considerada una oficina más del sector central de dicha secretaría lo cual complica su administración.

La emisora enfrenta problemas y retrasos alarmantes en su digitalización y su sistema de gestión del acervo. Los servidores y programas necesarios para el almacenamiento han colapsado y ha perdido material por falta de renovación de los contratos con proveedores de software.

Comment here

Accesibilidad