Mujeres

Recibe Ofelia Flores Hernández el Premio Nacional de Sanidad Animal 2022

318 Vistas
  • Larga lucha para reconocer a las médicas veterinarias, una profesión hoy con mayoría mujeres.
  • En 30 ediciones del Premio Nacional de Sanidad Animal, cinco mujeres han sido reconocidas con el galardón, dos de ellas feministas.

Sara Lovera

SemMéxico, Ciudad de México, 10 de octubre del 2022.- La Medicina Veterinaria y Zootecnia pasó más de 90 años en México sin mujeres, pero este año ingresaron de 620 estudiantes a la carrera, 75 por ciento mujeres. De 1992 a la fecha, cinco de ellas han sido galardonadas con el Premio Nacional de Sanidad Animal. Este año lo recibió la doctora Ofelia Flores Hernández.

La medicina veterinaria era considerada socialmente una profesión exclusiva de hombres ligados básicamente al campo, pero ellas han ganado terreno y son mayoría, según documentó Ana María Román Díaz, profesora de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM.

La batalla de las mujeres en la profesión ha sido larga y es históricamente reciente. “En los años 40 del siglo pasado llegó al país una familia española de tradición veterinaria de apellido Medina, y traía a sus dos hijas África y Ángeles Medina Navascues. África fue la primera mujer médica veterinaria que se graduó en el país en 1944”.

En opinión de Román Díaz la discriminación contra las mujeres en su gremio continúa en algunos círculos, pero cada vez es menos. “Ya no se puede sostener”, ahora, dijo, los hombres “raros son los machistas”.

Las cinco galardonadas -de 1992 a 2022-, destacan por su tarea en sanidad, en epidemiología, en sus preocupaciones por propiciar la sanidad animal. Y por su vocación, que ahora puebla las aulas de la Facultad de Veterinaria, como demuestra el hecho de que este año ingresaron a la generación 2022 de esta carrera en la UNAM un total de 620 estudiantes, de los cuales 75.5 % corresponde a mujeres y 24.5 a hombres.

Ofelia Flores Hernández premio 2022

Maestra en Ciencias Veterinarias, Ofelia Flores Hernández, tiene una destacada labor en el registro y determinación de residuos tóxicos en alimentos de uso veterinario, lo que contribuyó a la apertura de los mercados internacionales a los productos nacionales de origen animal y ha permitido a México destacar como país exportador de productos cárnicos sanos y seguros.

Recibió el galardón de manos del director general de Salud Animal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), Juan Gay Gutiérrez, y se convirtió en la trigésima persona en recibir el máximo reconocimiento de la medicina veterinaria y la quinta mujer reconocida con este premio.

El funcionario dijo que la salud animal es un pilar de la producción de alimentos cárnicos sanos y de alta calidad, lo cual contribuye al objetivo de garantizar la seguridad alimentaria para más de 120 millones de mexicanos y mexicanas.

El Premio Nacional de Sanidad Animal reconoce a profesionales de primer orden, quienes han sido semilleros de conocimiento, acciones y regulaciones en beneficio del sector pecuario, la industria farmacéutica veterinaria, la academia e instituciones públicas como el Senasica.

Ofelia Flores Hernández destaca en México y en el mundo por su trabajo para establecer las bases de la cultura de buenas prácticas de manufactura.

Ahí al entregarle el diploma, la medalla y una cantidad económica, el director de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (FMVZ-UNAM), Francisco Suárez Güemes, dijo que ella es una de las máximas referentes en temas como residuos de medicamentos veterinarios y contaminantes químicos y biológicos en productos de origen animal.

Flores Hernández manifestó que es un honor ser incluida en la lista de profesionales de la sanidad animal reconocidos por Agricultura y ser elegida este año de entre más de 77 mil médicos veterinarios que ejercen en el país.

Subrayó que trabajar en Senasica por casi tres décadas representó para ella el máximo ejercicio libre de su profesión, ya que se desarrolló con libertad y empatía con un sinnúmero de colaboradores/as, funcionarias y funcionarios, cuyo único objetivo es garantizar que la toma de decisiones tenga sustento científico.

La entrega se realizó en el marco de los trabajos de la 30ª Reunión Anual del Consejo Técnico Consultivo Nacional de Sanidad Animal (Conasa), que se desarrolla en Chihuahua, Chihuahua.

En las 30 ediciones del Premio Nacional de Sanidad Animal, cinco mujeres han sido reconocidas con el galardón: en 1992 lo obtuvo Aline Schuneman de Aluja; en 1995, Aurora Velázquez Echegaray; en 2018, Nélida Jiménez González; en 2019, Yolanda Maricela Barrera Tenorio y este año, la médica veterinaria Ofelia Flores Hernández.

Algo más

Según Román Díaz, Guadalupe Suárez Michel fue la segunda médica veterinaria y la primera mexicana en lograrlo, realizando sus estudios en la Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia, en la década de 1940.

El rol de las y los médicos veterinarios en la sociedad es muy amplio y no se limita al cuidado de mascotas; una de las principales acciones de estos profesionistas es la detección temprana de enfermedades de muy diversas especies y de infecciones de origen animal que puedan transmitirse a las y los humanos, así como el estudio de agentes patógenos en la cadena alimentaria, señala en su página web la Productora Nacional de Biológicos Veterinarios (Pronabive) del gobierno de México.

Además, los y las médicas veterinarias preservan la salud animal y la pública, y garantizan la producción de alimentos sanos e inocuos desde las granjas de producción hasta las mesas de los consumidores/as mexicanos. Cada 17 de agosto es el día de las y los médicos veterinarias y conmemora que, en 1853, Antonio López de Santa Anna emitió y publicó un decreto para instituir la educación veterinaria en el país, y se fundó la primera escuela veterinaria en México y en el continente americano.

Las galardonadas 1992-2022

Aline Schunemman de Aluja, recibió este premio nacional 1992. Nació en 1920.  Festejó sus 100 años.  Fue la primera profesora emérita de la UNAM, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y pionera de la patología y el bienestar animal en América Latina.

“Aline”, como la llaman con cariño sus alumnos/as y sus amigos/as, llegó a México procedente de Europa, después de la Segunda Guerra Mundial y fue una de las primeras mujeres en estudiar la licenciatura de Medicina Veterinaria y Zootecnia, en la que obtuvo el premio al mejor pasante de su generación y su título, con Mención Honorífica, en 1950. Realizó estudios de posgrado en Suiza, Inglaterra y en Estados Unidos, donde se graduó como maestra en Ciencias por la Universidad de Pennsylvania.

Destacó por su liderazgo y porque siempre buscó impulsar a las mujeres. Se desempeñó como experta de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) en varios países de Europa, Asia, África y América del Sur. Publicó 180 artículos científicos, libros, capítulos y prólogos de libros; impartió cerca de 500 conferencias y dirigió más de 125 tesis de licenciatura y 55 de posgrado. Ha impactado positivamente en el bienestar de las comunidades rurales del país.

Aurora Velázquez Echegaray, recibió el galardón en 1995. Falleció en 2013. En 1939, fue una de las primeras mujeres en ingresar a la Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y la segunda en titularse como Médica Veterinaria. Fundó el Departamento de Virología e inmunología, y dedicó 60 años a la docencia en la UNAM.

Trabajó a partir de 1942 como ayudante de profesor en la Escuela Nacional de Veterinaria y una vez terminados los estudios, en el entonces Instituto de Investigaciones Pecuarias y en la Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia. Destacó como profesora de virología e inmunología, fue la fundadora del Departamento de Virología e Inmunología. Por ser estricta, entre el alumnado la empezaron a llamar la “satánica”, porque, ellos/as decían: “aunque te dijera que estabas reprobado, siempre te lo decía con una sonrisa”. Fue una mujer fuerte y emprendedora, formadora de generaciones de funcionarios/as de empresas públicas y privadas, de innumerables profesionales tanto nacionales como extranjeros. Fue una de las precursoras, de la formación integral.

Nélida Jiménez González fue galardonada  en 2018 por su trabajo en el combate a las enfermedades como Peste Porcina Clásica, Brucelosis y Tifoidea Aviar en el norte del país. Es originaria de Matamoros, Coahuila. Su trabajo destaca en temas de prevención, control y erradicación de enfermedades y plagas de los animales en México. Obtuvo la Maestría en Valuación Agropecuaria por la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) y Postgrado en la Especialidad en Producción Animal Bovinos en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).  En 1984 fue responsable de la Campaña contra Pullorosis y Tifoidea Aviar en el área de influencia del Centro de Salud Animal de la entidad, con atención primaria a Progenitoras, Reproductoras, Pollo de engorda y Aves de Postura Comercial.

Yolanda Maricela Barrera Tenorio recibió el premio en octubre de 2019 por su destacada trayectoria en la epidemiología animal. Gran parte de su trabajo ha sido en favor de la salud animal. Su colaboración fue decisiva en emergencias sanitarias, con su trabajo como investigadora. Su aportación en la Enfermedad Hemorrágica de los Conejos y la Encefalitis Equina Venezolana.

Combate a plagas y enfermedades

Momentos antes de recibir el reconocimiento, Barrera Tenorio brindó una conferencia magistral sobre su experiencia de más de 30 años como médica veterinaria zootecnista en la Secretaría de Agricultura.

De manera particular, sobre su participación en el combate de plagas y enfermedades como el gusano barrenador del ganado, la rabia paralitica bovina y en campañas como la de tuberculosis y brucelosis.

Inició su labor en el sector público, a finales de la década de los años 60, cuando era muy fuerte, dijo ella misma, la discriminación contra las veterinarias. Por ello tuvo que demostrar sus conocimientos, su honestidad y compromiso ético para abrirse paso, principalmente en las labores de campo. Para ella la salud animal es un pilar imprescindible para la producción de alimentos sanos y para proteger la salud pública.

Barrera Tenorio nació en la Ciudad de México el 26 de junio de 1944. Egresó de la Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en 1967. El título de su tesis fue Acción del Kon-Abon sobre lesiones de Viruela Aviar. Obtuvo la maestría en Producción Animal Sustentable por la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), y por su trayectoria ha sido reconocida por diversas organizaciones, como las asociaciones de Médicos Veterinarios Zootecnistas del Soconusco y Costa de Chiapas y la de Mujeres Médicas Veterinarias Zootecnistas, entre otras.

Ofelia Flores Hernández, galardonada este octubre de 2022 destacó por su trabajo en el servicio público en el Senasica por casi 30 años, en los que se desempeñó como directora de Servicios y Constatación Pecuaria, subdirectora de Constatación y analista de Laboratorio de Residuos Tóxicos y Contaminantes en el Centro Nacional de Servicios de Constatación en Salud Animal (Cenapa).

Quién es la doctora Ofelia Flores Hernández

Médica Veterinaria Zootecnista, Egresada de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (FMVZ-UNAM); Maestra en Ciencias Veterinarias por la FMVZ-UNAM. Diplomada en Calidad Total por la Universidad Autónoma de Morelos. Directora de Servicios y Certificación Pecuaria en el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, dependiente de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SENASICA-SAGARPA). Por tres años (1985-1988), impartió prácticas de laboratorio de Parasitología en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM. Por dos años (1988-1990) fue investigadora adjunta del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales y Agropecuarias de la SAGARPA. Por 20 años (1990-1994) trabajó en el Centro Nacional de Servicios de Constatación en Salud Animal de SENASICA-SAGARPA ocupando diversos cargos: Analista; Coordinador Técnico; Jefa de Departamento y Subdirectora de Constatación.

Es integrante de los Comité de Inocuidad de los Alimentos y el de Productos Químico Farmacéuticos del Consejo Consultivo Nacional de Sanidad Animal (CONASA). Vocal en el Subcomité Mexicano de Residuos de Medicamentos en los Alimentos del Codex Alimentarius de la FAO/OMS. Coordinadora por México del Grupo de Trabajo de Expertos en Alimentos para Animales del Codex Alimentarius de la FAO/OMS. Punto Focal Nacional de Medicamentos Veterinarios para la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Experta Nacional de Medicamentos Veterinarios para el Organismo Internacional Regional (OIRSA). Representante por la SAGARPA en el Consejo Directivo de la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA). Colaboración en Subcomités de Normalización de la SAGARPA y la Secretaría de Salud, en Normas Oficiales Mexicanas relacionadas con alimentos, farmacéuticos y residuos tóxicos.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad