Internacional

Reino Unido: El asesinato de la joven empresaria Sarah Everard, mientras caminaba por las calles de Londres, produce una gran indignación y conmoción

530 Vistas

Redacción

SemMéxico. Londres, 19 mar. 21. AmecoPress.- “Mujeres no salgan solas de casa”. La detención de un policía cómo presunto asesino de la joven Sarah, pone en alerta a las británicas. El brutal asesinato de una mujer que caminaba sola por la calle amenaza al gobierno de Boris Johnson que ha tenido que abrir una investigación por la intervención de Scotland Yard.

“Lo que le ha ocurrido a Sarah Everard nos ha golpeado a muchas mujeres porque todas hacemos los mismos cálculos que hizo ella”, escribió en su Twitter, Kate McCann, corresponsal política de Sky News.

Relato de los hechos

Había estado, el 3 de marzo, con una amiga en su casa en el barrio de Clapham, y antes de emprender el regreso a su hogar le avisó a su pareja que había iniciado el retorno hacía Brixton Hill, donde vivía.

La última imagen de ella fue tomada en una estación de metro. Su rostro estuvo en los televisores, las redes sociales y periódicos desde el momento de su desaparición, durante toda una semana.

Siete días después, la policía encontró sus restos en un bosque a unos 50 kilómetros del lugar donde había desaparecido.

La Policía Metropolitana detuvo a uno de sus miembros, Wayne Cozens, de 48 años como posible autor del secuestro y asesinato. “La noticia de que un agente ha sido arrestado cómo principal sospechoso del asesinato de Sarah ha desatado olas de conmoción y rabia entre la ciudadanía y entre todos los miembros de la Policía Metropolitana”, declaraba la inspectora jefa de Scotland Yard.

El policía detenido prestaba sus servicios en la seguridad del Parlamento y después de días de investigación, fue uno de los agentes que puerta por puerta, en la localidad de Kent, le pedían a las mujeres que no salieran de sus casas según cuenta el diario The Sun. “Me dijeron que tuviera mucho cuidado porque vivía sola”, cuenta una de las vecinas al periódico.


Mujer sola y de noche, es el patrón que ha desatado la rabia de las mujeres británicas, para convertir la indignación en una convocatoria de protesta. #Reclaim The Streets (Reclama Estas Calles), es el eslogan con el que se propone celebrar una vigilia en el barrio de Clapham, “por todas las mujeres amenazadas en nuestras calles”.

La histórica feminista Julie Bindel, expresaba su irritación por los consejos suministrados por la policía para lograr una mejor seguridad para las mujeres. “Advertencias cómo esas perpetúan mitos muy dañinos sobre el peligro, por ejemplo, que solo los hombres nos pueden proteger, y que de alguna manera somos cómplices si salimos solas a la calle de noche”, sostiene finalmente la activista por los derechos de la mujer.

El alcalde de Londres, en declaraciones para poder contener la ira afirma que:” Todas las mujeres y niñas deberían poder caminar por nuestras calles a cualquier hora”.

Everard, trabajaba cómo ejecutiva de marketing, y era egresada de la Universidad de Durham, donde había estudiado geografía.” Sarah fue una representante popular y alegre de nuestra comunidad universitaria y mantuvo un gran grupo de amigas y amigos de la Universidad”, dijo Stuarty Corbridge, vicerrector de esa casa de estudios.

Organizaciones de mujeres convocaron bajo el lema “reclamemos estas calles”


Centenares de mujeres se concentran para rendir homenaje a Sarah Everard
Varias asociaciones convocaron concentraciones en memoria de Sarah Everard, a pesar de que la policía las declaró cómo ilegales debido a las restricciones existentes por la pandemia. En la tarde del sábado se improvisó un altar en memoria de la joven asesinada.

Las organizaciones habían convocado bajo el lema “reclamemos estas calles”, exigiendo una mayor seguridad y protección en las mismas. La propia Kate Middleton, duquesa de Cambridge, acudió al quiosco de música del parque de Clapham depositando flores en memoria de la mujer asesinada. La esposa del príncipe de Inglaterra, acudió sin previo aviso al monumento en memoria de Sarah, y fue captada caminando sola, al sur de Londres. La duquesa depositó narcisos recogidos de su jardín en el Palacio de Kensington.

En un comunicado policial se advierte a la población que la concentración en Clapham Common no es segura. Cientos de personas están apelotonadas en incumplimiento de las restricciones sociales y poniendo la salud pública en riesgo. ”Pedimos a los ciudadanos que vuelvan a casa”.

La tensa vigilia ha terminado con escenas de enfrentamientos entre la policía y decenas de manifestantes. Muchas de ellas han sido detenidas y esposadas, lo que ha provocado críticas tanto de la oposición cómo de los ciudadanos de a pie.

La violencia policial durante la vigilia por Sarah, desató una ola de indignación, por lo cual la Ministra del Interior británica ordenó una severa investigación. Miles de personas protestan por la actuación de los agentes contra las mujeres, que estaban homenajeando a la ejecutiva asesinada.


En la noche aumentó la tensión entre manifestantes y la policía que se empeñaban en impedir que alguien traspasara la cinta de seguridad que circundaba el quiosco. Con las primeras sombras, comenzaron a producirse enfrentamientos violentos entre los agentes y algunas de las mujeres que rodeaban el improvisado santuario. El arresto de algunas de ellas desató una inmediata indignación mientras eran esposadas, y maltratadas contra el suelo.

“Algunas de las imágenes de la vigilia en Clapham que circulan por las redes sociales son terribles. He pedido a la Policía Metropolitana un informe completo de todo lo ocurrido”, anunciaba la ministra Priti Patel, quien está vez cuestiona la poca sensibilidad aplicada en una situación muy delicada.

Sin embargo, la primera reacción de Scotland Yard, en la madrugada del domingo, tenía un tono defensivo que terminó de irritar a todos sus críticos. Helen Ball, la segunda de Cressida Dick la actual directora de la Policía Metropolitana de Londres, aseguraba que los agentes “se habían enfrentado a una situación complicada “en la que “cientos de personas amontonadas suponían un riesgo de transmisión de la Covid-19”.

El Primer Ministro manifestó ante las fotografías y videos sobre la actuación policial que: ”cómo cualquiera que lo vio estoy profundamente preocupado”. Luego escribió en su cuenta de Twitter:”Está noche Carrie y yo encenderemos una vela para Sara Everard y pensaremos en su familia y amigos”. Agregó el primer ministro:”Haré todo lo que pueda para asegurarme de que las calles sean seguras y de que las mujeres y niñas no sufran acoso o abuso”.

Johnson ha pedido una reunión de la Unidad de Crimen y Justicia del Gobierno, a la que asistieron la comisaria jefa de la Policía Metropolitana de Londres (MET), cómo la ministra de Interior Priti Patel, el de Justicia Robert Buckland y el director de la Fiscalía general del Estado, Max Hill.

“La muerte de Sarah Everard debe unirnos en la determinación de erradicar la violencia hacia las mujeres y las chicas y hacer que todo el sistema de justicia funcione para protegerlas y defenderlas”, afirmó finalmente el Jefe de Estado.

Mientras tanto el portavoz laborista del Interior, Nick Thomas Symonds, ha reprochado al Gobierno por la cantidad de reuniones llevadas a cabo cuando en realidad se precisan actos para combatir la violencia contra las mujeres

La imputación de un policía

Wayne Couzens, es el principal y único acusado de secuestrar y asesinar a Sarah Everard, el pasado 3 de marzo. El hombre de 48 años y oficial de policía del cuerpo diplomático y parlamentario, habría abordado a la joven cerca de las 9 de la noche, cuando la misma regresaba a su hogar, en las calles del sur de Londres.

El detenido, es un agente en activo de la Policía Metropolitana de Londres (MET) con labores de vigilancia de edificios oficiales cómo el Parlamento, Downing Street y embajadas.

La Oficina Independiente para la Conducta de la Policia (IOPC, en inglés), había encargado una investigación, puesto que Couzens siguió prestando servicio pese a que tres días antes de ocurrir el asesinato, había sido retenido por un acto de exhibicionismo en un McDonald’s en el sur de la ciudad.

El oficial, en condición de detenido, debió ser atendido en dos ocasiones por el servicio médico, en una de ellas por un corte que se produjo en su cabeza, mientras estaba en prisión. Estaba siendo custodiado por la Policía Metropolitana a la cual se había unido en 2018.

Las autoridades aclararon que Cozens no estaba de servicio en el momento que Everard desapareció. “La noticia de que un agente de la Policía Metropolitana fue arrestado bajo sospecha del asesinato de Sarah ha provocado oleadas de conmoción y enojo en el público y en toda la MET”, dijo la comisaria jefe Cressida Dick. La oficial agregó que “nuestro trabajo es patrullar las calles y proteger a la gente”.

El asesinato, ha develado el acoso sexual y la violencia contra las mujeres que sufren a diario millones de británicas, las cuales han pedido en masa que se impusiera un toque de queda para los hombres cómo medida definitiva para acabar con la discriminación.

“Todas las mujeres deberían poder regresar andando a casa seguras y sin miedo. Dejad de decir a las mujeres que cambien su comportamiento. Es esta terrible misoginia la que necesita ser abolida”, denunció en Twitter la escritora Elif Shafak.

Una encuesta divulgada en estos días por UN Women UK, asegura que el 97% de las mujeres entre 18 y 24 años había sufrido acoso sexual en lugares públicos, mientras que el porcentaje es de un 80% si se aplica a las mujeres de todas las edades.

Todos y todas a la palestra por el asesinato de Sarah

La diputada laborista Jess Phillips, efectuó una denuncia por la falta de datos oficiales sobre femicidios en el Reino Unido. A su vez, la plataforma Femicide Census recordó que entre 2009 y 2018, una mujer muere cada tres días de promedio asesinada por un hombre, una de cada doce de ellas en manos de un desconocido.

Tras la conmoción producida por las imágenes de la represión policial, Cressida Dick, la primera mujer en dirigir Scotland Yard, dijo que lo que le sucedió a Sarah le “horroriza” y la hace “más decidida” a seguir liderando la MET, aceptando que se investigue la actuación de sus agentes.

“Tengo total confianza en Cressida Dick, y ella misma nos ha pedido que analicemos lo que ocurrió el sábado por la noche. La policía se enfrenta a una tarea muy dura, aunque no hay duda que las imágenes que vimos son muy inquietantes”, afirmó Boris Johnson.

El líder de la oposición, Keir Starmer ha preferido aumentar la presión sobre el gobierno exigiendo más medidas contra la violencia machista en la Ley de Seguridad, la cual se debate actualmente en la Cámara de los Comunes.

Lo que realmente actúa cómo bálsamo han sido las declaraciones de Anna Birley, una de las mujeres que se puso al frente de la organización Reclamemos estas Calles quien argumentó que: ”Somos un movimiento de mujeres que busca empoderar a otras mujeres, y Dick es una mujer al frente de Scotland Yard por primera vez en la historia de la policía británica”.

La muerte de la ejecutiva de 33 años a manos de un agente metropolitano desató el enojo de miles de mujeres que volcaron en las redes sociales sus experiencias personales de miedo y aprensión a andar solas por las calles de las ciudades del Reino Unido.

Comment here

Accesibilidad