COLUMNASJuego de PalabrasYaneth Tamayo Ávalos

Riesgo de ser mujer en Puebla

207 Vistas

* Atlas de riesgo de violencia y desigualdad

Juego de Palabras

Yaneth Angélica Tamayo Ávalos

SemMéxico, 28 de abril, 2021.- El derecho a la ciudad, que atañe a las personas que habitan, acceden y usan la ciudad, está compuesto, entre otros aspectos, por los derechos a la participación y a la apropiación del espacio urbano. La exclusión de ambos puede tener resultados tanto en el ámbito privado –el hogar– como en el uso del espacio público; y puede, asimismo, llevar a condiciones de miedo e inseguridadque obstaculicen el acceso en igualdad de condiciones.

Por ello, es necesario la realización de estudios sobre inseguridad, violencia y género en las ciudades, ya que este ejercicio nos lleva a comprender que la violencia basada en género en los contextos urbanos puede ser una limitante para el ejercicio del derecho de las mujeres a espacios seguros. 

Y es precisamente esta necesidad, la que llevó a Edurne Ochoa e Yndira Sandoval a través de 33 Mujeres AC y Todas Mx, a realizar un Atlas de Riesgo Comunitario de Violencia y Desigualdad en Puebla Capital, con la finalidad de garantizar un territorio seguro y visibilizar las brechas de desigualdad, la precarización de la vida de las mujeres y la violación sistemática de los Derechos Humanos.

Este atlas fue desarrollado mediante la intervención territorial que les permitió detectar, mapear e intervenir los espacios que habitan y transitan las mujeres en Puebla. De donde obtuvieron como resultado datos duros sobre abuso sexual, feminicidios, desaparición, trata, delincuencia organizada, entre otros ilícitos.

  • De enero a marzo de 2021 se han registrado en el Estado de Puebla 29 feminicidios, lo que representa un promedio de 10 feminicidios al mes;
  • Puebla Capital se encuentra entre los 100 municipios con más feminicidios a nivel nacional, ocupando el número 40, de los 2457 municipios en el país;
  • De enero al 31 de marzo de 2021 hay un registro de 502 denuncias de lesiones dolosas contra las mujeres, en promedio 5.5 denuncias diarias;
  • El estado de Puebla ocupa el 3o lugar a nivel nacional en víctimas de trata de personas;
  • Existen 762 delitos de violencia sexual contra las mujeres en diferentes manifestaciones lo que representa que cada día 8.4 mujeres son agredidas sexualmente, tomado en cuenta sólo a las que denuncian (con un promedio muy bajo: 8 de cada 100 mujeres);

Estas cifras dejan en claro la doble vertiente de la vulnerabilidad de las mujeres poblanas, tanto en los espacios públicos como ante la indiferencia institucional.

Además, es importante señalar que, como parte de la metodología aplicada estas activistas eligieron polígonos estratégicos, en donde se colocaron siluetas simbólicas de mujeres para medir el riesgo, tipo y contexto de violencia que viven las mujeres en los puntos de colocación; sin embargo, estas siluetas tuvieron un rango de duración de 12 y 24 horas después de ser colocadas debido a algunas incidencias.

Que, a modo de interpretación, tanto Edurne Ochoa como Yndira Sandoval señalaron:

“lo interpretamos, son mujeres desaparecidas o son secuestro, por que cada silueta presentaba características singulares; por ejemplo, había unas a las que les cortaron la cabeza lo que pudiera representar un feminicidio; a las que movieron de lugar pudiera ser un desplazamiento; a las que les cortaron un brazo podría ser tortura, cada una de las violencias que presentan las siluetas, representan lo que una mujer en su transito diario pueden sufrir” (sic)

Los datos duros y la interpretación que se obtienen de las siluetas en palabras de Edurne, coinciden con lo referido por Alejandro Encinas Rodríguez.

“El propio Encinas Rodríguez habla específicamente del tema de mujeres desaparecidas en México y resulta que Puebla esta entre los cinco estados que concentra el 62% de niñas, adolescentes y mujeres desaparecidas, lo que significa que el 80% de las siluetas desaparecidas obedece a la conducta territorial que se presenta diariamente en Puebla sobre casos de mujeres desaparecidas” (sic)

Los anteriores datos, permiten deducir que el miedo de las mujeres a sufrir algún acto de violencia en la ciudad, resulta en un impedimento grave para lograr el libre acceso al ámbito público, a la participación y al disfrute de la ciudad misma y sus oportunidades.

Podemos hablar de un miedo que limita su derecho a disfrutar del espacio público y obstaculiza su participación, y que tiene soporte básicamente en sus cuerpos visualizados como objetos de dominación.

El trabajo realizado en Puebla por estas activistas, representan relevancia y gran importancia debido a que los estudios sobre inseguridad, violencia y género le permiten a la ciudadanía observar y considerar las distintas amenazas a la integridad y las libertades de las mujeres inducidas por las desigualdades de género y otras diferencias existentes que obstaculiza el camino de una sociedad determinada hacia una cultura de paz.

Pues como lo ha señalado Edurne Ochoa en rueda de prensa, las principales manifestaciones de violencia urbana de las que son víctimas las mujeres son, en primer lugar, negarles el acceso a las oportunidades que pudiera ofrecerles la ciudad; y en segundo lugar, robos, atracos, manoseo, piropos ofensivos, violaciones sexuales y limitaciones de movilidad que son llevadas a cabo con mayor frecuencia en parques, lotes baldíos, calles cerradas y espacios del sistema de transporte, identificando, entre ellos, lugares donde a las mujeres les es negado transitar.

De ahí que, estas mujeres precisen actuar a fin de generar políticas públicas que contribuyan a la prevención, atención y control de las transgresiones y violaciones a la seguridad de mujeres en los diversos espacios y ciclos de su vida, tomando en cuenta sus múltiples identidades y coyunturas, y evaluando los aspectos de género que las explican.

En conclusión y a forma de opinión, el objetivo es construir una ciudad democrática, inclusiva, donde prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres se convierta en un compromiso no solo del gobierno sino de toda la sociedad.

En donde se precise la necesidad de que todos los entes involucrados puedan conocer y formarse con estrategias de proyectos como el de #TerritoriosSeguro, y así, se contribuya a generar objetivos, líneas de acción y políticas públicas que contemplen el acceso libre de las mujeres a las oportunidades para su desarrollo humano, alcanzar su autonomía económica y lograr una participación social y política paritaria en todos los planos de la vida que ofrecen la ciudad.

A forma de recomendación se sugiere a usted, estimado lector, seguir el Atlas de violencia y desigualdad en Puebla Capital, #TerritorioSeguro.

Comment here

Accesibilidad