Internacional

Se gesta red para auxiliar a comunidad LGBTIQ+ en Cuba

400 Vistas

Verde Gil, joven trans, articula una nueva organización de lucha contra la violencia, con el apoyo de activistas y organizaciones de la isla.

Redacción

SemMéxico/IPS, La Habana,  Cuba 13 de  febrero, 2022.- Para brindar auxilio las 24 horas a la comunidad LGBTIQ+ en Cuba ante situaciones de violencia o discriminación, con énfasis en la protección de las personas trans, una nueva red de alcance nacional se gesta desde la ciudad de Santa Clara, en la región central del país.

La iniciativa cuenta con el impulso de varios activistas y el apoyo de los grupos TransCuba y Labrys, perteneciente a la Red Nacional de Mujeres Lesbianas y Bisexuales, y de redes sociocomunitarias del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Según declaraciones del grupo gestor de la red, se trata de garantizar espacios seguros para personas que muchas veces son expulsadas de sus casas por disímiles razones, entre ellas, la homofobia y la transfobia de sus familiares.

Además, este proyecto pretende ofrecer apoyo a mujeres violentadas, independientemente de su preferencia sexual.

En busca de espacios seguros

Un caso particular de violencia hacia una persona trans en la capital cubana, que se vio expulsada de su hogar en horas de la noche sin saber adónde acudir, motivó a Verde Gil, joven trans y estudiante de cuarto año de Comunicación Social de la Universidad Central Marta Abreu, en Santa Clara, para emprender la creación de la red, todavía en ciernes.

Al respecto, apunta que asume ese proyecto a partir de la experiencia de haber trabajado la visualización de la comunidad trans y naturalizarla desde un enfoque humanista.

“Debido a causas multifactoriales, en Cuba se carece de refugios para personas violentadas, especialmente para integrantes de la comunidad LGBTIQ+, y dentro de ella, las personas trans. Por tanto, resulta imperante la necesidad de crear dichos espacios”, valora Gil.

Añade que esta red “apela a movilizar la sensibilidad de personas e instituciones que puedan ceder espacios, al menos de manera transitoria, a individuos que hayan sufrido violencia, tanto física como psicológica. La red ha de permanecer abierta las 24 horas para cualquier caso de urgencia”, explica.

Labor de socialización

En diciembre pasado, el grupo Labrys se sumó a esta iniciativa e inmediatamente difundió la convocatoria en sus cuentas en redes sociales (Facebook, Telegram, Twitter e Instagram). Asimismo, se inició la confección de una base de datos nacional –aún inacabada– en la cual se recogen datos de voluntarios y de las ayudas que pueden prestar.

La red suma ya miembros de otras redes del país, todas con enfoque sociocomunitario y bajo el auspicio del Cenesex. La meta, apunta Gil, es seguir creciendo.

“Se han recibido varias propuestas de personas vinculadas o no a instituciones, así como del colectivo de trabajadores del Cenesex, de muchachas emprendedoras como las del proyecto Alien, de miembros del 11M y de voluntarias de la Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales, entre ellas, las integrantes del grupo Labrys”, refiere.

A propósito de la repercusión de este nuevo proyecto, Laritza Pérez, psicóloga y facilitadora del grupo Labrys, afirma que la red es un trabajo en el que deben implicarse todos y todas. “Es una manera de crear un grupo de trabajo solidario en pos de las necesidades de otros”, precisa.

Observa la especialista que, “por mucha voluntad política que exista, si la sociedad cubana no se suma, apoya y ayuda en lo que se van logrando refugios, la situación de muchas personas violentadas seguirá empeorando”.

Para Pérez, el paso que corresponde en estos momentos es seguir sensibilizando a las personas con esta situación.

“Mientras se logra disminuir los índices de violencia al interior de la familia, hay que lograr espacios seguros, ayuda sicológica y jurídica; hay que brindarle «armas» a la comunidad LGBTIQ+ para poder empoderarse y no saberse sola”, subraya.

Alianza para el bien común

Si bien el Cenesex atiende y gestiona ayudas para personas víctimas de las diferentes expresiones de violencia, sobre todo de género, muchas personas buscan alternativas diversas para garantizar que se respete y proteja a la comunidad LGBTIQ+ a lo largo de la isla.

En ese sentido, el equipo gestor de la red insiste en la necesidad de que los activistas tomen conciencia, sean proactivos y asertivos para promover el cambio cultural, desde todos los ámbitos, que amerita el propósito común de crear una sociedad cubana equitativa, inclusiva y más humana, según proclama la Constitución de la República aprobada en 2019.

Estima Pérez que, “de lograrse un trabajo aunado, la nueva red podría contribuir a visibilizar la comunidad LGBTIQ+, estrechar vínculos con grupos y redes de activistas, así como asumir grandes acciones sociales desde la responsabilidad cívica que implica, mientras se gestan políticas reales que aseguren una dignidad plena para todos los cubanos”.

Comment here

Accesibilidad