COLUMNASJuego de PalabrasYaneth Tamayo Ávalos

Seguridad humana feminista, una teoría de inclusión poco explorada

1.062 Vistas

Juego de Palabras

Yaneth Angélica Tamayo

SemMéxico. 2 de diciembre de 2020.- Algunos de los principales problemas de las mujeres radican en el miedo, la incertidumbre y la amenaza constante que sienten y perciben en sus entornos privados y públicos, lo cual determina el uso y apropiación del espacio.

Los obstáculos que generan estas situaciones limitan su forma de interactuar, percibir, imaginar, disfrutar y participar del ámbito público. Como resultado, el miedo se ha vuelto una forma de control, que se deriva de la desigualdad de las relaciones de poder, que construye a la mujer como un territorio que puede ser invadido.

De ahí que, en México y en otros países las mujeres se estén congregando en manifestaciones para visibilizar la inseguridad que resienten y perciben; pero también para señalar al Estado como responsable de la inseguridad que viven.

La falta de políticas públicas coherentes y de utilidad para las mujeres y comunidades ha generado que no se materialice en lo sustantivo el derecho que se tiene a una vida libre de violencia y por consecuencia la constante movilización de las mujeres.

Y es precisamente este tema el que ha sido abordado por el doctor e investigador Jesús Manuel Couoh Velasco quien desde el concepto denominado seguridad humana, ha planteado la apropiación del territorio por parte de las mujeres, basándose en dos componentes principales: libertad respecto del miedo y libertad respecto de la necesidad.

En el marco de los 16 días de activismo contra la violencia de género ha manifestado la necesidad de que el Estado Mexicano promueva un modelo basado en la teoría que él denomina Seguridad Humana Feminista con la cual se construyan políticas en tres direcciones: prevención, reacción y disuasión. 

Teoría que resulta interesante al construir concepciones de la seguridad que incorporen la perspectiva de género y las aportaciones que se han hecho desde el feminismo. 

Este investigador a señalado la necesidad de comprender el concepto de seguridad humana desde una perspectiva de género, para mejorar la seguridad humana de las mujeres de manera integral y holística. 

En sus palabras, esto significa que las metas y objetivos de igualdad entre los géneros deben incorporarse al enfoque de la seguridad humana. Estas cuestiones no deben considerarse agregados o suplementos de las discusiones principales, sino que deben integrarse a la comprensión misma de lo que implica este enfoque.

“El reto es que los estudios sobre seguridad legitimen la mirada feminista y de género como una perspectiva de análisis válida, frente a los retos más concretos de la aplicación de la Agenda de Igualdad de Género y Reducción de las Desigualdades sobre el terreno.” (sic)

A su vez, es importante mencionar que en la teoría que ha expuesto, él plantea que tanto la seguridad humana como la seguridad feminista tienen un terreno de reflexión conjunta e interesante, porque a veces el feminismo se ha centrado preferentemente en problemáticas muy específicas como la violencia de género y la violencia sexual, y quizá no ha reflexionado tanto sobre otros tipos de violencia, que con el enfoque de seguridad pudiera reforzarse y complementarse.

“Las mujeres siguen participando de manera tangencial, minoritaria y coyuntural. Y esto por supuesto tiene consecuencias a la hora de resolver los problemas que afectan a las mujeres cuando se produce un proceso de paz, como la violencia de género o la violencia sexual en los conflictos armados, o cuestiones más estructurales vinculadas a la pobreza o la exclusión económica, que son en todos los casos una fuente muy fuerte de inseguridad y violencia contra ellas.” (sic)  

Este concepto de seguridad humana feminista, explora una nueva arista desde la cual se pueden construir acciones más democráticas e inclusivas, que dote a las mujeres de la apropiación del espacio; desde el cuerpo que habita hasta los espacios colectivos y todos aquellos que precise para vivir con seguridad.

Si bien es cierto que, durante los últimos años, el concepto de seguridad humana ha aparecido con gran intensidad en los debates internacionales relacionados con el papel del Estado y su responsabilidad de proteger a las personas. 

Lo cierto es que, es un concepto cuyo desarrollo, pese a llevar algún tiempo, se encuentra aún en un proceso de maduración, pues actualmente son muchos los tratamientos doctrinarios a su alrededor que parten de enfoques diversos y emplean distintos énfasis acerca de qué debe entenderse exactamente por seguridad humana.

Sin embargo, el concepto de seguridad humana feminista brinda un plano de reflexión teórica y de acción política, cuyos resultados contribuyen a denotar que todavía la mirada de género y su práctica política siguen en una situación de exclusión, aunque en los últimos años hayan ganado mucha visibilidad y mucha fuerza.

Por último, es pertinente mencionar que resulta particularmente interesante explorar en América Latina y principalmente en México una teoría transversalizada de la seguridad humana en la cual se reconozca el enfoque de género como una herramienta válida para abordar las cuestiones de seguridad. Ergo, en el entendido de que aun transitamos por un feminismo que busca la igualdad de género, sin embargo, es el momento de empezar a visualizar hacia futuro desde una perspectiva del humanismo, cuyo objetivo es no violentar los derechos de las todas las personas.  

Comment here

Accesibilidad