Congreso

Sin condiciones para aplicarse, ley aprobada sobre maternidad subrogada en CDMX en 2010 no fue publicada

628 Vistas
  • No era propicio, resolvieron en Consejería Jurídica: Maricela Contreras, autora de la iniciativa
  • Necesaria la discusión pública y abierta. “Las condiciones han cambiado”, señala

Sara Lovera y Guadalupe López García

SemMéxico, Ciudad de México, 22 de febrero de 2022.- La Ley de Maternidad Subrogada para el Distrito Federal, aprobada el 30 de noviembre de 2010 por la V legislatura de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF), se quedó en la Consejería Jurídica y nunca fue publicada en la Gaceta Oficial, por lo que nunca tuvo vigencia, indicó la autora de la iniciativa, Maricela Contreras Julián.

La exdiputada, entonces por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), manifestó en entrevista para SemMéxico que los argumentos que se manejaron para no publicarla fue que no era propicio ni había condiciones para hacerlo, porque recientemente se había resuelto el matrimonio de parejas del mismo sexo.

Sabíamos, dijo, que también había “grupos de oposición” a la ley, porque no se entendió que se necesitaba para regular las acciones de solidaridad, a veces entre familias y amigas, en supuestos de arreglos privados.

Explicó que su iniciativa tuvo un proceso de consultas de dos años. Hablaron con médicos, juristas, notarías públicas y se consideró necesario un sistema de registro. “Hoy todo está en la opacidad”. No existen estadísticas ni se sabe dónde y cómo se practica, agregó.

En cuanto a las dos iniciativas que se discuten en el ahora Congreso de la Ciudad de México, de la diputada de Morena, Esperanza Villalobos Pérez, y del diputado por el PRD, Jorge Gaviño Ambriz: Ley de maternidad subrogada de la Ciudad de México y Ley sobre reproducción asistida y maternidad subrogada de la Ciudad de México, respectivamente, señaló que no sabe bien lo que están proponiendo y señaló que su iniciativa buscaba regular lo que se hace entre amigas y familias, como acciones de solidaridad, no comerciales.

Ahora, reconoció no conoce el contenido. Pero reiteró que la práctica debe regularse, con un profundo análisis, donde participen todos y todas la actoras.  

“Para mí, las condiciones han cambiado”, porque pensando en acciones de solidaridad entre amigas o familiares para prestar su útero no es lo mismo que un asunto de negocio o intercambio comercial.

Para armar la iniciativa de 2010 informó que se consultaron a muchas personas especialistas, buscando dar fundamentos claros y científicos, incluso “Examinamos la situación en el estado de Tabasco, – donde es ley- pero no sacamos nada en claro. “Me parece que no se puede hacer tabla rasa”, sin analizar, reflexionó la ahora responsable como enlace legislativo en la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Encuentra necesario hacer un proceso de discusión pública y que conviene regular, porque la prohibición —como el aborto— genera un mercado negro que opera sin reglas y propicia que las autoridades se desentiendan de un fenómeno que existe. Con la negativa les va peor a las mujeres que ya lo hacen, porque quedan en condiciones de desamparo, nadie las protege.

Entiende que hay grupos de “oposición radical”, por eso insiste en una discusión a fondo y parar la situación de clandestinidad que pone en riesgo a las que ofrecen su vientre y a las parejas o mujeres que buscan un hijo o hija. Para la exlegisladora, “hay muchos elementos en juego”: el entorno cultural, el deseo legítimo de ser madres, por una parte, y el acoso social de quienes no lo son, que no les facilitan la vida y que sufren presiones duras.

La discusión tiene que ser transparente y abierta con biólogos y grupos científicos, quitando los prejuicios sobre el fenómeno y revisar el tema de los ofrecimientos de esta práctica en la red. Se considera que los cuerpos de las mujeres no deben ser manipulados, pero al mismo tiempo se debe enfrentar que el asunto existe y se practica ¿Quién sabe cómo? Todas estas situaciones deben contemplarse, pero fuera del tema del mercado. Eso no debe ser, recalcó.

Para Contreras Julián, otro asunto a discutir es el funcionamiento pésimo del sistema de justica, aunque desconoce si hay denuncias. Para ella, insiste, es saber realmente quién está en riesgo.

Recordó, por ejemplo, las trabas en la adopción que también se hace en la clandestinidad. Su regulación es muy débil y entonces hay mercado “bajo el agua”. Al mismo tiempo, se debe analizar la cultura de la maternidad como mandato, de la culpa. Son temas que deben abrirse.

La exjefa delegacional de la hoy alcaldía de Tlalpan cree que puede haber feministas en el congreso local y federal, pero “no están identificadas”. No se sabe o son “nuevas” o no se expresan cabalmente.

En la iniciativa de Contreras Julián, la maternidad subrogada se definía como “la práctica médica consistente en la transferencia de embriones humanos en una mujer, producto de la unión de un óvulo y un espermatozoide fecundados por una pareja unida mediante matrimonio o que vive en concubinato y que aportan su carga o material genético y que concluye con la terminación del embarazo”.

En la de Gaviño, se indica que la maternidad subrogada es conocida también como gestación por sustitución o subrogación gestacional, “relativa a práctica médica auxiliar para la procreación entre un hombre y una mujer, consistente en la transferencia del embrión humano a una mujer que se convertirá en la mujer gestante, producto de la unión de un óvulo y un espermatozoide fecundados por una pareja unida mediante matrimonio o que vive en concubinato y que aportan su material genético y que concluye con la terminación del embarazo”.

El concepto de Villalobos se determina como la “práctica médica consistente en la transferencia de embriones humanos en una mujer, producto de la unión de un óvulo y un espermatozoide fecundados por una pareja unida mediante matrimonio y que aportan su carga o material genético y que concluye con la terminación del embarazo. En el caso de los matrimonios compuestos por personas del mismo sexo, una de ellas aportará su Célula Progenitora y la que faltare será obtenida mediante instituciones públicas o privadas especializadas en la donación de células reproductoras humanas”.

El 25 de febrero, la Cámara de Diputados y la Coalición contra el tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe llevará a cabo el Foro sobre los Vientres de Alquiler en la Ley. Participarán las diputadas Beatriz Rojas Martínez y Nelly Minerva Carrasco Godínez, de la Comisión de Derechos Humanos, investigadoras y académicas. Se transmitirá de manera virtual.

SEM/sl-glg

Comment here

Accesibilidad