CongresoSara Lovera

Solicitan intervención de la dirección del partido: hay una amenaza de muerte

1.132 Vistas

Sara Lovera

SemMéxico. Ciudad de México. 31 de enero 2019.- Las diputadas locales de Colima, Claudia Aguirre Luna y Jazmín García Ramírez, en entrevista con Semmexico denunciaron un ambiente de  violencia política en el Congreso de Colima,  tan grave que atenta contra la paridad y contra la igualdad.

Informaron que se van de la bancada morenista en Colima, pero que no se van de su partido. Les prohíben hablar, las han desprestigiado y les impiden estar en las reuniones de grupo parlmentario, peor cuando se declararon independientes.

Ya hicieron denuncia formal ante la Fiscalía Electoral de la entidad; piden la intervención de Derechos Humanos y de la jefa de Morena Yeidckol Polevnsky Gurwitz, quien señalaron como indiferente, por tener vínculos históricos con el Partido Revolucionario Institucional, y demeritó su denuncia. También han puesto una queja en la Comisión de Derechos Humanos y ahora ante las diputadas federales.

En visita a la ciudad de México, su denuncia pública en las instalaciones de San Lázaro, dijeron que desde el arranque de la legislatura, denominada “De paridad de género”, han sido víctimas de coacción del voto, calumnias, amenazas y presiones.

Claudia Aguirre Luna y Jazmín García Ramírez, señalaron como al principal hostigador a  su coordinador de bancada, Vladimir Parra Barragán, antiguo militante del PRD.

Ambas integrantes de la 59 Legislatura de Colima, informaron que hicieron una  rueda de prensa en el recinto de San Lázaro, para convocar a las diputadas federales que intervengan, especialmente a sus compañeras de MORENA y explicaron lo que han vivido:

“Se nos prohibió hablar con compañeros hombres de diferentes partidos, se burlaron de nosotras (…) incluso se nos acallaba a gritos para que los hombres pudieran manifestarse”, expresó la diputada del distrito 5, García Ramírez.

Detalló que la violencia que sufrieron y siguen recibiendo, es verbal, psicológica y simbólica, la cual provienen de diferentes agentes emisores, ya sea hombres o mujeres, pero de forma particular del diputado Parra Barragán.

Por su parte la legisladora del distrito 1, Aguirre Luna, informó que por esa  situación ambas  renunciaron  a la bancada, pero debido a la intervención del presidente local de su partido, Sergio Jiménez Bajardo y la diputada federal, Claudia Yáñez Centeno, decidieron regresar, lo que causó molestia al coordinador, quien siguió ejerciendo violencia política, a pesar de que sin los votos de las legisladoras, la coalición Morena-PT pierde la mayoría absoluta.

“Lo único que hemos recibido (tras reincorporarnos) es su rechazo, discriminación y castigo. Y por si fuera poco, propiciando más amenazas (…) y que debemos pedir una disculpa pública ante el coordinador de la bancada de Morena y de la sociedad. Asimismo votar a favor, sin previo análisis técnico, ante cualquier iniciativa que se presente en el congreso”, denunció Aguirre Luna.

Informó que el pasado 16 de enero, presentaron y una denuncia ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos y otra ante la Fiscalía General de Colima, además la diputada federal, Lorena Villavicencio Ayala, indicó que solicitarán al Instituto Nacional Electoral (INE), un juicio de procedencia de derechos políticos.

Jazmín García narró que fue “acusada de peculado, de malos manejos de dinero público y otros tantos delitos que la ley señala graves, pero que hasta el día de hoy ninguno fue acreditado. El objetivo era claro, denostar y quitar el poder, desacreditar mis actividades”, reportó el medio Estación Pacífico.

La legisladora también denunció  que les imputaron mantener  reuniones secretas, cuando eran reuniones en las oficinas del Congreso para trabajo legislativo, incluso se nos callaba a gritos, insistió. Mientras hostigaban a un legislador independiente.

Aguirre señaló al diputado Vladimir Parra como “el principal agresor”, y dijo que derivado de esos ataques decidió presentar la renuncia a la fracción, no al partido ni a la militancia de Morena.

Mencionó que el pasado 16 de enero se presentó una denuncia en la Comisión de Derechos Humanos y ante la Fiscalía General de Colima contra quien resulte responsable, “por la violencia política que hemos sufrido mi compañera y una servidora”.

Informó que las diputadas federales que las acompañaron manifestaron reprobar  cualquier tipo de violencia hacia la mujer. Y señalaron que se está viviendo  en Colima  actuaciones reprobables hacia “nuestras compañeras y su libertad en el actuar político, sumado a la terrible realidad violenta que viven nuestras ciudadanas, no permitamos que cualquier manifestación de violencia hacia la mujer se vea como normal. Siempre tendrán mi respaldo y apoyo, toda mujer que sea violentada en cualquiera de sus formas”, como dijo Lorena Villavicencio, diputada federal de MORENA.

ANTECEDENTE

En Colima, el diputado local independiente Luis Fernando Escamilla Velazco acudió a la Fiscalía General del Estado, donde presentó una denuncia por una serie de amenazas de muerte que dijo haber recibido del 17 de enero, hasta la fecha.

Escamilla Velazco llegó a la legislatura postulado por el Partido del Trabajo dentro de la coalición “Juntos haremos historia”, pero el pasado 12 de enero anunció su salida de la fracción y, junto con las diputadas Jazmín García Ramírez y Claudia Gabriela Aguirre Luna —quienes a su vez se separaron de la fracción de Morena, conformó la fracción independiente “Movimiento Regeneración Colima”.

Clasificada bajo el expediente NSJP/COL/CI/INV4/92/2019, la denuncia penal interpuesta por el legislador establece que el 17 de enero alrededor de las 20:00 horas se dirigió al estacionamiento interno del Congreso del Estado acompañado de dos personas y encontró sobre su vehículo una nota con el siguiente texto: “Renuncia o vamos a ir por ti y por los tuyos”.

Es en este contexto que las diputadas de MORENA,  vivieron esta situación de hostigamiento que narraron. Escamilla dejó dicho en su denuncia que el día 19 de enero, mientras circulaba en su automóvil en la ciudad de Colima recibió otra llamada con la expresión “Recuerda que tienes familia”, en tanto que un día después en Manzanillo después de visitar a su madre encontró en su automóvil otra nota: “Mira, hijo de la chingada, lo vamos a encontrar”, el día 21 en otra llamada le fue reprochado:

El legislador declaró también que después de recibir las primeras amenazas canceló su número de teléfono celular y adquirió uno nuevo, pero de igual manera continuó recibiendo amenazas en su nuevo número. Ante el Ministerio Público, el diputado refirió que tiene el temor fundado de que le puedan ocasionar a él, a algún familiar o a sus propiedades.

OTRO CASO EN MORENA

El pasado 25 de enero, Morena suspendió por seis meses los derechos políticos del  delegado en San Luis Potosí, Gabino Morales Mendoza, al acreditar que cometió violencia política en razón de género contra una militante.

La denunciante, Martha Lisset García, señaló que en septiembre de 2018, Morales Mendoza usó “lenguaje sexista y machista en su contra”, y actuó sin formalidad en la comunicación de su destitución como enlace Federal del VI Distrito en San Luis Potosí, “sin motivo alguno”.

La Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ) de Morena informó que se tiene conocimiento “de la existencia de la reincidencia por parte de Gabino Morales Mendoza en actos constitutivos de violencia política de género”.

Comment here

Accesibilidad