Congreso

Solo la cultura de Igualdad entre mujeres y hombres transformará a México, advierten en la Cámara de Diputados

1.065 Vistas
  • Urge cultura de la paridad que integre a los hombres, no es un tema sólo de mujeres.
  • Aumentan las mujeres en prisión por narcotráfico, porque son fácilmente reemplazables: Ana Pecova

Elda Montiel

SemMéxico. Ciudad de México. 01 de octubre 2019.- La importancia del principio y perspectiva de igualdad de género ante las conductas machistas y patriarcales existentes en México, se analizó ayer en la Cámara de Diputados, ya que se siguen viviendo techos de cristal.

Se consideró que ante este escenario es urgente impulsar la cultura de la paridad por medio de la integración de los varones, se expuso durante el Conversatorio sobre “Cultura de Igualdad de Género”, por parte de funcionarias de la Cámara de Diputados y asociaciones civiles.

Aurora Aguilar Rodríguez, directora general del Centro de Estudios para el Logro de la Igualdad de Género (CELIG), urgió a seguir trabajando a favor de la paridad y sumar a los hombres en este cambio.

Advirtió que las mujeres en el siglo XXI siguen viviendo en techos de cristal porque se han normalizado conductas patriarcales al considerar a la mujer como parte de su propiedad, como patrimonio varonil, sin darse cuenta.

También, dijo que en algunas grandes compañías contratan la mitad de hombres y mujeres para la generalidad de puestos; a nivel operativo 70 a 30 por ciento en favor de ellas; para mandos medios se escoge al 70 por ciento de varones y 30 por ciento de mujeres, y en puestos de toma de decisión, se considera menos del 10 por ciento para ellas.

“Tenemos que reconvertir a quien no entiende y cambiar ideologías” porque somos iguales de derechos y oportunidades, y se coadyuve a la equidad, dijo Aguilar Rodríguez.

En el acto organizado por la Secretaría General, la Unidad para la Igualdad de Género y la dirección general de Bibliotecas y Archivo de la Cámara de Diputados, destacó que “todavía tenemos mucho por hacer, y más allá de la estadística, lo dicen cientos de miles de niñas y mujeres que ante los ojos de un patriarca siguen siendo una cosa que se posee”, apuntó.

Ana Pecova, directora general de EQUIS Justicia para las Mujeres, señaló que es urgente diseñar una política de género en la investigación de delincuencia organizada, y propuso transitar hacia otro modelo de drogas que regule y legalice su consumo.

Las mujeres en México son el grupo penitenciario con más alta tasa de crecimiento, y nadie lo analiza, pese a que se vincula con las funciones de género, advirtió. 

En el caso del narcotráfico las mujeres se contratan en los rangos más bajos para transportar y son totalmente reemplazables, y en el sistema judicial son las primeras a las que se detienen porque esa función es la que cumplen.

Señalo la necesidad de incorporar la perspectiva de género en la legislación y en las políticas públicas que garanticen el acceso a la justicia en condiciones de igualdad, sobre todo en materia de combate al narcotráfico. Aclaró que no se trata de quitarles derechos a los varones.

Por otra parte, indicó que más del 80 por ciento de las víctimas de violencia familiar son las mujeres y en más del 90 por ciento de los casos las agreden hombres de su mismo círculo. 

Explicó que el género determina la violencia que viven las personas, donde las más afectadas son las mujeres porque sufren esas conductas por el sólo hecho de serlo. 

María Vázquez Valdez, directora general de Bibliotecas y Archivo, apuntó que la cultura de igualdad es un tema urgente porque se vincula con la discriminación, violencia, actitudes patriarcales y estereotipos en las relaciones entre las personas, que derivan en situaciones graves como las altas tasas de feminicidios, reflejo de la cauda de problemas sociales.

Solicitó a las asociaciones civiles plantear los retos y las acciones que se realizan para superar esta tendencia y los costos de no llevarse a cabo estos cambios e invitó a los ciudadanos a conocer el acervo de libros que tienen las bibliotecas legislativas sobre este tema, con el objetivo de que esta conversación y reflexión se plasmen en la vida diaria con conductas diferentes. 

Beatriz Santamaría Monjaráz, coordinadora de la Unidad para la Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, preciso que la cultura de la igualdad no es un tema solo de mujeres o de las feministas, sino también de los varones para construir oportunidades y que accedan ambos géneros al desarrollo en todos los ámbitos. 

El compromiso de los congresos federales y locales es coadyuvar a diseñar un nuevo modelo, a partir del principio de la igualdad de género incluido en la Constitución Política y revisar las conductas cotidianas personales para cambiarlas, así como en los órganos de los tres poderes que evite normalizar la desigualdad.

Propuso construir un andamiaje jurídico y político que permita que las mujeres y hombres se integren al ejercicio de los derechos humanos y a los beneficios del desarrollo, a través de divulgar desde la Cámara de Diputados una cultura incluyente, sin violencia y de respeto.

 Por su parte, Moisés Domínguez Pérez, director de Planeación y Evaluación de Políticas Públicas del organismo Estudio y Estrategias para el Desarrollo y la Equidad (Epadeq), resaltó que la incursión de las mujeres en la vida pública mediante el trabajo ha provocado en los hombres mucho enojo y confusión por las nuevas funciones a las que se tienen que adaptar; sin embargo, no hay pautas claras de sus funciones dentro de la familia.

El también maestro en Políticas Públicas y sociólogo por la UNAM, hizo énfasis en que se debe identificar qué significa ser hombre en esta etapa de transición y transformarse cada uno de forma individual, por ellos, y no por las mujeres.

Consideró que este proceso implicará varios decenios para que las funciones de los hombres se reajusten, por medio de un mecanismo de desconstruir y construir las posiciones anteriores y las nuevas que exige el desarrollo social.

Mauro Antonio Vargas Urías, director general de la asociación civil Gentes, destacó la necesidad de transformar la cultura machista que prevalece, para insertar a los hombres en la igualdad cambiando los conceptos de masculinidad, que planteé qué significa ser hombre en nuestro país en estos momentos. Convocó a asumir ese compromiso para avanzar a una sociedad más igualitaria. 

Indicó que en México ser mujer implica tener más riesgos que los hombres. Hoy entre 7 y 9 mujeres van a morir a manos de un pariente cercano; siete de cada 10 han sufrido violencia por parte de alguien de su familia. 

Por lo que propuso que se incluya la materia de género desde la educación de preprimaria hasta la superior, a fin de que permee desde la infancia en la formación académica y social de niñas y niños, para erradicar estereotipos de sumisión, cosificación y manipulación. 

También, dijo que se requiere que el andamiaje legal se traduzca en formas de conducta cotidianas para erradicar el concepto de que el varón es mejor que las mujeres. 

Criticó los estereotipos que se difunden a través de las canciones, telenovelas y películas que se consumen sin interrogarlas, donde los hombres tienen una posición de poder frente a las mujeres; revertir esta tendencia exige compromiso y reconocimiento a las actividades de las mujeres.

Comment here

Accesibilidad