Mujeres

Solo le faltó que me asesinara: Daniela Sánchez, cuando ve un violentómetro

689 Vistas
  • El 22 y 24 de septiembre su agresor será presentado ante un tribunal de enjuiciamiento
  • La violencia familiar un delito que crece y puede ser fatal

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Cd. de México, 20 de septiembre, 2021.- “Veo el violentómetro, estoy en el 29, solo falto que me matara”, dice Daniela Sánchez Martínez quien este 22 y 24 de septiembre acudirá ante un tribunal de enjuiciamiento para juzgar a su ex concubino acusado de violencia familiar, contra quien exigen la pena máxima de 18 años de prisión.

Desde 2018, cuando interpuso una segunda denuncia, Daniela Sánchez ha ejecutado unas 700 diligencias en busca de justicia para ella, su hija, su madre y su padre, quienes vivieron violencia familiar por parte de su ex concubino y escaparon de ser víctimas de feminicidio –en el caso de su madre, su hija y ella – y el homicidio –de su padre-.

Darse cuenta de las múltiples violencias sufridas no fue sencillo. Hoy es uno de esos pocos casos de violencia familiar que llegará a una audiencia de juicio cuando se trata de violencia familiar, dice la también comunicóloga. Ella y el equipo de abogados del Observatorio Nacional Ciudadano del Feminicidio señalan que en la Ciudad de México se denunciaron casi tres mil hechos de violencia familiar, delito que representa el 15.02 por ciento de la incidencia delictiva en la ciudad.

Sin embargo, dice Daniela Sánchez, el problema son las pocas mujeres que realmente acceden hasta un tribunal de enjuiciamiento, a una sentencia, así como a la reparación del daño. “Conocemos el número de carpetas de investigación, no tenemos estadísticas de las carpetas judicializadas y menos de los resultados. En su reporte mensual, la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México habla de que ha vinculado seis carpetas, aunque no sabemos de cuántas denuncias interpuestas”.

“En este país no se nos cree, se nos minimiza, se nos invisibiliza, se nos mata y nadie parece mostrar interés suficiente de cumplir con su obligación garantizarnos una vida libre de violencia”, plantea en entrevista para SemMéxico y asegura que este es un país machista y patriarcal.

De igual forma, Daniela Sánchez inició hoy la difusión de diversas actividades de apoyo como el llamado a twitazo este 22 de septiembre #JusticiaParaDaniela buscando con ello visibilizar el apoyo para toda la familia, durante el proceso de juicio que se realizará en el reclusorio Oriente, donde está detenido desde enero de 2020 su ex pareja.

La exigencia es de justicia, afirma, pedimos una sentencia ejemplar de 18 años de cárcel para quien unas 80 ocasiones violentó su vida con todas las formas catalogadas como violencia feminicida, así como los otros hechos de violencia contra su hija, a quien el victimario golpeó en repetidas ocasiones desde el primer mes de nacida, “porque él quería un niño no una niña”. Así como a su padre y su madre.

Durante mucho tiempo vivió un infierno con su violentador al que denunció por primera vez en 2015, cuando siendo novios la golpeó, ella interpuso la denuncia, hay un dictamen psicológico que lo cataloga como “generador de violencia” y aun así no fue vinculado a proceso, obtuvo su libertad después de 72 horas.

Me dejaron en manos de este sujeto desde 2015, afirma Daniela Sánchez a quien el tiempo le ha dado la razón, pues la propia Fiscalía de la CDMX hizo un rastreo del inculpado, encontraron que tiene al menos siete denuncias presentadas por otras mujeres por violencia familiar, amenazas, una más por violación y un reporte de una mamá cuya hija está desaparecida y menciona que el él era su novio. Así como otros delitos cometidos en contra de hombres.

El temor de Daniela no es en vano, su victimario quien es abogado penalista y dice tener amistad con integrantes de bandas delincuenciales, la amenazó en varias ocasiones de muerte “la voy a destazar”, “voy a llenarte la espalda de plomo”, “voy a rafagear la casa de tus papás”, son algunas de las expresiones que recibió ella y su familia por teléfono, además de atropellar a Daniela y a su hija con su automóvil, “por fortuna no pasó a mayores”. Incluso, recuerda con mucho pesar, la ocasión en que el padre de su hija le puso chile en la boca cuando apenas tenía meses de nacida.

Por ello, Daniela Sánchez considera que es de suma importancia lo que suceda en el tribunal de enjuiciamiento esta semana y reiteró su llamado para que las personas juzgadoras lo hagan desde una perspectiva de género, consideren el interés superior de la niñez, así como los muchos instrumentos jurídicos nacionales como internacionales que protegen la vida de las mexicanas.

Y apela a la garantía de No Repetición que otorga la Sentencia Mariana Buendía y otras de la CIDH, al principio de progresividad que reconoce la Constitución mexicana y que se garantice la reparación del daño y aclara que no es dinero lo que repara el daño, porque el dinero no repara la dignidad.

SEM/sj

Comment here

Accesibilidad