Impunidad

Su influyente expareja, un juez federal, ha convertido su vida en una pesadilla

2.289 Vistas
  • Aliado de jueces de Oaxaca busca quitarle a su hijo
  • Incluso una jueza la hizo presentarse aun cuando estaba recién operada

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Oaxaca, 15 de abril, 2021.- Luvia Altamirano señala que su vida se ha convertido en una pesadilla, su mayor temor es que mediante una justicia torcida, su ex pareja –un juez federal Segundo de Distrito en el Estado de Oaxaca- de quien está en vías de divorciarse, le quite a su hijo de cuatro años de edad.

La separación por violencia familiar, ejercida por funcionario judicial federal, Fidel Gallegos Figueroa, se ha traducido en múltiples formas de violencia institucional, ya que el “juez federal” utiliza su influyentismo en su contra.

No quiero que me quiten a mi hijo, Fidel (Gallegos Figueroa) tiene una nueva pareja, ahora quiere también quitarme a mi hijo, reitera, al tiempo de apelar para que la justicia se aplique y no se tuerza.

Señala que han sido constantes las agresiones hacia su persona, incluso a su hijo, quien resiente las agresiones físicas y psicológicas. Por ello, afirma ha presentado una denuncia penal por el delito de Violencia Familiar, la jueza Cuarto de lo Familiar omitió tomar en cuenta sus peticiones de suspender las convivencias físicas diarias ante la existencia de actos de violencia física y psicológica que sufre el menor a por parte de su padre.

Aunado a ello se enfrenta a la falta de sensibilidad de la jueza de lo familiar Gabriela Prieto Allende, quien a pesar de que Luvia Altamirano presentó certificados médicos, luego de sufrir una intervención quirúrgica de emergencia en marzo pasado lo que le imposibilitó llevar al pequeño a una convivencia con su papá.

“Tenía que ir, pero me operaron de emergencia y a pesar de que tenía abiertos dos puntos de la sutura, la jueza me impuso una fuerte multa y apercibió que perdería a mi hijo en caso de que no se volviera a presentar, impidiendo que tuviera los cuidados postoperatorios prescritos por el médico”.

Asegura que su todavía esposo ha contratado un despacho de “profesionales de la mentira”, cada día tiene conocimiento de incidentes, demandas y amparos en su contra con el único fin de arrebatarle a su hijo.

Fidel Gallegos Figueroa ha abusado de diversos juicios de amparo con el afán de que las y los jueces de Distrito lo favorezcan, “aprovechando su influencia y poder, debido a que tiene amistad con el juez Primero de Distrito en el Estado, quien ha recibido diversas demandas de garantías en contra de la jueza Cuarta de lo Familiar”, su objetivo es quitarme a mi hijo”.

Incluso, Luvia Altamirano ha sido denunciada por desaparición forzada y tortura en contra de su hijo, “a todas luces pretende fabricarme delitos que no he cometido a fin de quitarme al niño”.

El mayor temor por ahora, explica, es que la jueza de lo Familiar modifique la guarda y custodia a favor de Fidel Gallegos. Él ha promovido diversos Juicios de Amparo, por ejemplo, hay una sentencia de amparo dictada a finales de marzo, por el juez Décimo de Distrito, amigo personal de su ex pareja, en el que le concede que el niño sea escuchado.

Esto a pesar de que el acto reclamado fue una diligencia de separación judicial de cónyuges, que procesalmente quedó substituida, porque actualmente se ventila un juicio para determinar la guarda y custodia de mi menor hijo.

La determinación del juez 10 de distrito pone en evidencia la arbitrariedad y violación a los derechos humanos de mi menor hijo, añade la entrevistada por SemMéxico y abogada de profesión, por lo que explica que legalmente el niño de cuatro años no puede ser escuchado conforme lo dispone el artículo 429 bis B del Código de Procedimientos Civiles del Estado de Oaxaca, ya que los menores de edad deben ser escuchados a partir de los siete años de edad.

Esto, dice Luvia Altamirano tiene una relación directa con los actos de influyentismo de Fidel Gallegos, quien también consiguió que un juez, amigo suyo, que el menor de apenas cuatro años sea escuchado, su objetivo es que se cambie la guarda y custodia del niño y que hoy tiene la madre. Esa acción dice Livia Altamirano, quien también es abogada, es ilegal, la ley contempla que las y los niños comparezcan cuando tienen más de ocho años.

Por otra parte, el juez federal Segundo de Distrito en el Estado de Oaxaca ha promovido otro amparo para cancelar la pensión del 15 por ciento de su sueldo, pues considera que es mucho dinero.

Luvia Altamirano recuerda que cuando Fidel Gallegos, de quien está en vías de divorciarse, fue nombrado juez federal, acordaron que ella no seguiría trabajando en el Poder Judicial y se dedicaría a cuidar al niño.

Asegura que son diversas acciones de violencia familiar, física y emocional, ejercidas por Fidel Gallegos, quien sigue despachando como juez federal, sin embargo, apunta no permitirá que le quiten a su hijo, a pesar del influyentismo que ha ejercido entre algunas juezas y otros servidores públicos en los tribunales oaxaqueños. 

Comment here

Accesibilidad