Ejecutivo

También se eliminó el programa de Cáncer de Mama en la Ciudad de México.

1.025 Vistas

Sara Lovera

SemMéxico, Cd. de México, 25 febrero 2019.- El Presupuesto de Egresos de 2019 no asignó recursos al programa “Modelo de Atención Integral para Pacientes con Cáncer Cérvico Uterino Localmente Avanzado” (Micaela), que atiende a 480 mujeres con el padecimiento avanzado y sin seguridad social de varios estados del país. El CaCu, como se conoce, es la segunda causa de muerte en mujeres.

Así lo informó la doctora Lucely del Carmen Cetina Pérez, responsable de ese programa que se desarrolla desde 2017 en el Instituto Nacional de Cancerología.

Al mismo tiempo, fue eliminado el Programa de Atención Integral del Cáncer de Mama (PAICMA) impulsado desde 2004 por el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México, en coordinación con la Secretaría de Salud capitalina. Desde el 5 de enero, en que las usuarias hicieron gestiones para reactivarlo, no hay respuesta.

El Programa Micaela identificó a un grupo de 480 mujeres con cáncer avanzado. Mujeres sin seguridad social. Es como el PAICMA un programa individualizado, integral, de vanguardia y protocolizado, el cual brinda apoyo psicológico, nutricional con tratamientos individuales innovadores, además, trabaja para medir el impacto económico para reproducirlo en otros estados de la República mexicana.

El tratamiento para las pacientes con CaCu y la proyección a la población que podría seguir impactando en los siguientes 10 a 15 años es la base para crear, un modelo integral de atención con altos estándares de calidad, que pueda ser validado y reproducible posteriormente.

Explicó la oncóloga que otros programas del Instituto Nacional de Cancerología para atención de cáncer tienen recortes presupuestales en 2019.

Todos los programas, aparentemente, tuvieron recorte presupuestal. Sólo el programa Micaela fue desaparecido, fue omitido por completo de cualquier presupuesto», sostuvo en entrevista telefónica la doctora Cetina.

Explicó que su omisión no se revierte, 900 mujeres con cáncer cérvico uterino dejarán de recibir tratamiento integral todo el año. “Estoy preocupada por la cantidad de pacientes que se van a dejar de ser atendidas», dijo la coordinadora del programa Micaela.

Mientras tanto en el Senado de la República se presentó una iniciativa para fortalecer la prevención del cáncer de mama. La iniciativa, busca para las pacientes que haya medicamentos innovadores, los cuales mejoran el pronóstico de la enfermedad, pero no están disponibles en el Seguro Popular ni en otros estados.

Si MICAELA no se repone, también se dejará de vacunar contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) a 10 mil jóvenes de entre 15 y 25 años de zonas marginadas. La oncóloga explicó que ese proyecto es importante porque el VPH es la principal causa de cáncer cérvico uterino y porque varias niñas de 11 años no recibieron esta vacuna en 2016.

Cetina, quien hizo gestiones en la Cámara de Diputados para exponer ante los legisladores la importancia del programa, espera que el presidente Andrés Manuel López Obrador cumpla con otorgar servicios de salud a las personas en situación de vulnerabilidad, como lo son las mujeres atendidas en Micaela.

En México, el cáncer cérvico uterino es la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer. Se estima que cada año fallecen alrededor de cuatro mil mexicanas por este mal, según información de la Secretaría de Salud.

Del cáncer cérvico uterino, la oncóloga explicó que es un problema vigente de Salud Pública en mujeres mexicanas en etapa reproductiva, y para combatirlo nació Micaela a finales de 2017 con el apoyo del doctor Abelardo Meneses, director del Instituto Nacional de Cancerología.

Dicha institución es un organismo descentralizado de tercer nivel, dependiente de la Secretaría de Salud, que brinda atención médica especializada a enfermos oncológicos siendo además un centro de referencia y órgano rector del cáncer en México.

Dirige sus acciones a la atención de pacientes no derechohabientes de la seguridad social, provenientes de todo el país y ha sido política institucional, el otorgar servicios con eficiencia, calidad y calidez, con enfoque multidisciplinario en proceso diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y seguimiento. Aunado a las funciones asistenciales como centro de enseñanza médica e investigación.

El PAICMA

Este programa está dirigido a sobrevivientes del cáncer de mama que llegó a más de 20 mil mujeres de las 16 alcaldías de la capital, con el trabajo de sólo cuatro mujeres con salarios regulares, un grupo de psicólogas y especialistas, quienes crearon una red de sobrevivientes que recibían apoyo psicológico, recursos y herramientas para enfrentar la enfermedad, empoderarse y de-construir relaciones desiguales e inequitativas. Además de información y retroalimentación preventivas.

Hoy el destino de PAICMA sigue incierto, como un programa especial fue eliminado del presupuesto; el personal despedido o reubicado.

PAICMA creó en los últimos años un modelo único; el archivo de casos y experiencias está embodegado y las usuarias, mujeres de pueblos y comunidades de la ciudad, no tienen y no saben dónde acudir, ello ya causó desconcierto y preocupación.

Primera y segunda causa de muerte en México

En México el cáncer de mama es la primera causa de muerte de mujeres mayores de 25 años; 15 mueren todos los días, más que por feminicidio y según INEGI se detectan 23 mil nuevos casos cada año. Las sobrevivientes a través del desaparecido PAICIMA, recibían atención y acompañamiento para su recuperación, integral y con perspectiva de género.

El cáncer cérvico uterino es la segunda causa de muerte en mujeres. “En México tenemos entre cuatro mil y seis mil casos al año, y al día fallecen entre 11 y 13 pacientes”, alertó la doctora Cetina Pérez. Reiteró que el principal factor de riesgo es el virus del papiloma humano, asociado a tener múltiples parejas sexuales, el tabaquismo y un bajo nivel socioeconómico y educativo bajo, explicó.

Por su parte, el doctor José de Jesús Méndez de Lira, ex director del área Cáncer de la Mujer del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, también de la Secretaría de Salud, el CaCu es la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer, por ello la detección oportuna es importante para disminuir este flagelo, que en 2018 tuvo una tasa de mortalidad de 11.4 por ciento.

“Tenemos la infraestructura, el personal y la voluntad para disminuir la tasa de incidencia: la lenta evolución de esta enfermedad y el tamizaje oportuno hacen que sea una neoplasia 100 por ciento prevenible”, detalló.

Actualmente las enfermedades no transmisibles, como el cáncer, representan el 80 por ciento de los problemas de salud y, en nuestro país, la neoplasia de cuello uterino tiene 7.5 por ciento de presencia.

SEM/sl/sj

Comment here

Accesibilidad