Mujeres

Terna sólo de mujeres debe enviar el Presidente de la República; conseguir la paridad en la Suprema Corte de Justicia

224 Vistas
  • Responsabilidad del Senado de la República
  • Buscan una designación transparente, meritocrática y participativa de una mujer para la Suprema

Redacción

SemMéxico Cd. de México, 14 de octubre, 2021.- La próxima vacante en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, deberá ser para una mujer, en tanto que actualmente de 11 bancas, sólo 3 están ocupadas por mujeres. Ello contribuiría a avanzar en la paridad que tanto defiende el ministro presidente   Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

Esta semana empezó a circular por Change Org una petición de mujeres, abogadas y abogados, personas de todo México que piden que sea una mujer quien ocupe la vacante en la Suprema Corte de Justicia, que estará libre el 12 de diciembre próximo, como una elemental justicia de género. Hoy menos sólo el 27 por ciento de los y las ministras son mujeres.

La Suprema Corte de la Nación se compone de 11 personas, de ellas solamente hay 3 ministras: Ana Margarita Ríos Farjat, primera sala; Yasmín Esquivel Mossa, ministra, y Norma Lucía Piña Hernández.

La petición señala que el 12 de diciembre de este año culmina el periodo del ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), José Fernando Franco González Salas. Por ello, en las próximas semanas, el Presidente de la República deberá someter al Senado una terna de posibles candidaturas, y éste deberá elegir entre ellas al nuevo ministro o ministra, con el voto de las dos terceras partes de las y los presentes.

La elección de ministras y ministros de la SCJN es uno de los procesos más relevantes de nuestra democracia.

Para garantizar que se nomine a tres personas independientes e idóneas, es fundamental que el Ejecutivo Federal genere un proceso deliberativo alrededor de los perfiles que conformarán la terna y se promueva un proceso transparente, participativo e incluyente que garantice la nominación de tres perfiles con trayectorias intachables, y equivalentes entre sí.

Dada la actual composición de la SCJN y al principio constitucional de paridad de género, es además necesario que se nomine a candidatas mujeres, para lograr una representación paritaria en el máximo tribunal del país.

Actualmente, la SCJN está integrada por tres ministras (que representan el 27 por ciento del total) y ocho ministros (el 73 por ciento), lo cual refleja la imperiosa necesidad de reducir la brecha en el acceso de las mujeres a este espacio de decisión pública. Para ello, es fundamental que la terna esté conformada exclusivamente por mujeres con trayectorias que destaquen por su reconocida integridad, su conocimiento y experiencia en materia de derechos humanos, su capacidad para evaluar las controversias jurídicas desde una perspectiva de género, y su ausencia de vínculos que pongan en riesgo la independencia y autonomía de nuestro máximo tribunal.

De acuerdo con estándares internacionales en la materia, los procedimientos para seleccionar a las altas autoridades de los sistemas de justicia “deben estar abiertos al escrutinio público de los sectores sociales”, lo que es especialmente importante cuando “el procedimiento o selección se encuentra a cargo del poder ejecutivo o legislativo”, como es el caso de la designación de quienes integran la SCJN.

La SCJN es el máximo órgano de justicia de nuestro país y tiene como mandato verificar que ninguna norma u acto de gobierno vulnere la Constitución y los tratados internacionales, así como resolver los conflictos que surgen entre los diferentes Poderes y órdenes de gobierno.

Por estas razones, las organizaciones de la sociedad civil, integrantes de la academia y personas defensoras de derechos humanos firmantes estamos convencidas que los procesos de designación son una vía potente para fortalecer a la SCJN. En la medida en que se conduzcan bajo los más altos estándares de transparencia y máxima publicidad, de participación ciudadana y de rendición de cuentas, se podrá dotar de confianza y legitimidad a las decisiones públicas. La designación de una ministra es fundamental para fortalecer al Poder Judicial de la Federación, en un contexto de violaciones sistemáticas de derechos humanos, de un ciclo de impunidad estructural, de casos graves de corrupción sin alguna consecuencia y de diversas formas de violencia que son ejercidas contra las mujeres y grupos históricamente vulnerados. Por ello, es imprescindible que exista un sistema judicial autónomo, sólido, imparcial y efectivo en sus actuaciones. Una ministra para la Suprema Corte.


#MásMujeresEnLaCorte
#TernaDeMujeres


Organizaciones de la sociedad civil firmantes

ARTICLE 19 México y Centroamérica
Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos
Designaciones Jalisco
EQUIS Justicia para las Mujeres
Fundación para el Debido Proceso (DPLF)
Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho
Fundar, Centro de Análisis e Investigación
Impunidad Cero
Instituto de Justicia Procesal Penal
Intersecta
Magistrada Ya
México Evalúa
Observatorio de Designaciones Públicas
Red Abogadas Violeta

Comment here

Accesibilidad