Para Saber

Toda política pública requiere de recursos humanos y materiales. Política sin recursos, no existe

495 Vistas

NOTA DE LA EDICIÓN

SemMéxico, Cd. de México, 21 de noviembre, 2021.- La aprobación, sin una sola modificación al dictamen que se elaboró con la propuesta del Ejecutivo, confirma el abandono de la política nacional de Género.

En SemMéxico recuperamos dos análisis, uno de la ONG Fundar y otro de México Evalúa, cuya utilidad será en el tiempo, para confirmar que para 2022 el Anexo 13, destinado a promover la igualdad, se definió con un monto que hasta en 92 ciento proviene de los programas insignia del presidente y no tiene perspectiva de género.

El anexo 13 creado en 2008, era clave para reducir la violencia, la discriminación y garantizar la igualdad de género. Y en 2022 el anexo aparece con un monto de 235.9 mil millones de pesos, técnicamente el monto es 77.2 por ciento, como el mayor aprobado en los últimos años. Pero es sustancialmente un engaño.

Lo mismo sucedió en 2020, por poner de frente sólo un par de datos, se registraron 220,031 casos de violencia familiar en contra de las mujeres, el mayor número desde 2015 (106,603 casos), y siete de cada 10 empleos que se perdieron en el primer trimestre de 2020 y 2021 eran de mujeres. Y solamente 45 de cada 100 mujeres en edad de trabajar lo hace, versus 78 de cada 100 hombres.

Algunas analistas han detallado cómo se ha vaciado el Anexo 13 y el resto del presupuesto carece de perspectiva de género. El primer cambio ocurrió en 2019, cuando se modificó la operación y el nombre del programa de estancias infantiles. Se mantuvo en 2020 y en 2021 ya se incluyeron programas que nada tienen que ver con propiciar la igualdad.

Por la importancia que tiene para más de 60 millones de mexicanas, publicamos aquí dos análisis que podrán ser consultados al tiempo y siempre a mano, para mostrar cómo esta administración ha dado la espalda a las mujeres, ideológica y materialmente.

FUNDAR:*PRESUPUESTO FEDERAL PARA LA IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES

Figura 1. Presupuesto asignado al Anexo 13

¿Y cómo están distribuidos los recursos? Análisis presupuestario**

SemMéxico, Cd. de México, 21 de noviembre, 2021.- En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 (PPEF), ​​el presupuesto asignado al Anexo 13 fue de 232 mil 384 millones de pesos, lo que representa un crecimiento del 74.6% con respecto a lo aprobado en 2021. Este monto es equivalente al 0.8% del PIB y al 3.3% del gasto total. Estas acciones —que, en total suman 532 para 2022—están expuestas en el Anexo 13 y se dispersan por casi todos los Ramos.

Sin embargo, una crítica constante al Anexo 13 es que aunque sus acciones y programas estén etiquetados como generadores de igualdad de género, es cuestionable si realmente cumplen con ese fin. Así, programas clave para garantizar la igualdad, no discriminación y vida libre de violencia de las mujeres llegan a mostrar reducciones en sus asignaciones presupuestales, mientras que otros que no necesariamente tienen relevancia para cumplir con este fin, las aumentan. Las asignaciones al Anexo 13 durante la presente administración han aumentado sustancialmente, como se mostró con anterioridad. Sin embargo, y como se mostrará a lo largo de este artículo, la mayor parte de los recursos están asignados a los programas prioritarios de esta administración,pero su contribución para garantizar la igualdad de género y una vida libre de violencia queda poco clara.

Por ejemplo, por cuarto año consecutivo, la Secretaría de Bienestar cuenta con la mayor asignación de esos recursos con 139 mil 945 millones de pesos; le siguen la Secretaría de Educación Pública con 54 mil 829 millones y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural con 11 mil 296 millones. Sin embargo, el caso de la Secretaría de Bienestar, el 91% de sus recursos se destinarán al Programa de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultos Mayores, mientras que otros programas a cargo de la misma Secretaría, que consideramos relevantes por los impactos que puede tener para las mujeres en todas sus diversidades, presentan incrementos mínimos e incluso reducciones. Algunos ejemplos son los siguientes:

Figura 2. Erogaciones destinadas al Anexo 13 por Ramo

  • El Programa de apoyo para refugios especializados para mujeres víctimas de violencia de género, sus hijas e hijos (U12) que se creó como programa presupuestario apenas en 2021 del Ramo 20, a cargo del Instituto Nacional de Desarrollo Social (INDESOL). Este programa registra un incremento marginal del 0.04% y representa tan sólo el 0.3% de los recursos asignados a la Secretaría de Bienestar mediante el Anexo 13.
  • El programa S155, Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), cuyos recursos representan apenas el 0.2% del presupuesto asignado en 2022. Además, el S155 tuvo un incremento de apenas 0.04% contra lo aprobado en 2021.
  • El Programa de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras (S174) que representa tan sólo el 1.9% del presupuesto de Bienestar, pero tuvo una reducción de 3.6% contra 2021.

El comportamiento presupuestario de estos últimos programas— que contribuyen de manera sustancial a la garantía de la seguridad de las mujeres que son víctimas de violencia o madres trabajadoras— contrasta con el incremento al programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores. En las siguientes tabla y gráfica, se observan los programas presupuestarios que integran los recursos del Anexo 13 para la Secretaría del Bienestar, así como su proporción respecto al presupuesto total del Ramo.

Figura 3. Programas presupuestarios de la Secretaría de Bienestar que reciben recursos mediante el Anexo 13

Figura 4. Distribución porcentual de los recursos asignados a la Secretaría de Bienestar mediante el Anexo 13

Lo mismo sucede con los recursos aprobados para la Secretaría de Educación a través del Anexo 13. En 2021 fueron aprobados 21 mil 713 millones de pesos, mientras que el PPEF 2022 propone 54 mil 829 millones, lo que significa un incremento del 153%. Sin embargo, el 80% de los recursos están concentrados en los programas de Becas Benito Juárez (S311 y S72).

Figura 5. Programas presupuestarios de la Secretaría de Educación Pública que reciben recursos mediante el Anexo 13

Figura 6. Distribución porcentual de los recursos asignados a la Secretaría Educación Pública mediante el Anexo 13

Como ya se mencionó, si bien el aumento en el presupuesto para el Anexo 13es muy significativo en un análisis desagregado observamos que hubieron reducciones a acciones clave, como el programa para Promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres (E015), que pertenece al Ramo 4 (Gobernación) y está a cargo de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Figura 7). Este programa tendría una reducción de 0.3% contra 2021, al pasar de 311 millones de pesos a 310 millones en 2022. Dentro de este programa se incluyen distintas acciones que sufrirán disminuciones, entre ellas las siguientes:

  • Acciones de coadyuvancia para las alertas de género. En 2021 se aprobó un total de 2 millones 314 mil 603 pesos, mientras que el PPEF propone un monto de 2 millones 280 mil 15 pesos, lo que representa una reducción de 1.5%
  • Construcción y equipamiento de los Centros de Justicia para las Mujeres. Este programa presentaría una reducción de 3.6%, al pasar de 126 millones 748 mil 160 pesos en 2021 a 122 millones 225 mil 805 pesos.
  • Recursos Transferibles para la Implementación de Medidas que Atiendan los Estados y Municipios que cuenten con la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género. De contar con 126 millones 839 mil 349 pesos en 2021, tendrá una reducción de 3.6% para un total de 122 millones 313 mil 741 pesos en 2022.

El comportamiento del Programa Presupuestario E015 para Promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres durante la actual administración se observa en la siguiente gráfica:

Figura 7. Presupuesto aprobado para el programa PPE015 para Promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres

Conclusiones preliminares

1.A pesar del incremento de un 74.6% al Anexo 13, diversos programas cuya finalidad principal consiste en promover la igualdad y erradicar la violencia de género sufrirán reducciones o incrementos poco significativos.

2.El incremento del Anexo 13 se explica, principalmente, por el aumento presupuestario de los programas prioritarios de esta administración, como Pensión para el Bienestar y Becas Benito Juárez. Para evaluar el impacto de estos programas en términos de igualdad de género, es necesario que se transparente el ejercicio de los recursos mediante la publicación de padrones de beneficiarios de los programas contenidos en el Anexo 13 desagregados por género. Por lo anterior, es necesario hacer un seguimiento a lo largo del año a las dependencias que tienen recursos asignados para esta finalidad para cerciorarse que estos montos se ejercen con una perspectiva de género.

Un crecimiento constante, como se puede observar en la siguiente gráfica

*Fundar es una organización de la sociedad civil plural e independiente —con sede en México— que se rige por los principios de horizontalidad y transparencia.Busca  avanzar hacia la democracia sustantiva y contribuir a generar cambios estructurales que transformen positivamente las relaciones de poder entre sociedad y gobierno. La sociedad que queremos es justa y participativa, y donde el Estado cumpla cabalmente con los derechos humanos de las personas, comunidades y pueblos para generar condiciones de vida digna y bienestar para todas y todos

**Todas las comparaciones, tanto crecimientos anuales como diferencias en montos absolutos, se encuentran expresadas en términos reales y en pesos constantes 2022

El Anexo Transversal de Erogaciones para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (Anexo 13) es una acción afirmativa que contiene programas y acciones estratégicas que contribuyen a acelerar el paso hacia la igualdad sustantiva, por lo que los recursos contenidos en él se destinan a proteger y garantizar los derechos de las mujeres. El Anexo 13 fue creado en 2008, y desde entonces ha mantenido

El Anexo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en el PPEF 2022 es irrelevante

Mariana Campos y Xhail Balam

SemMéxico, Cd. de México, 21 de noviembre, 2021.- Lograr la igualdad de género y combatir la violencia contra las mujeres y niñas es un reto permanente en este país, y en la contingencia actual, provocada por la pandemia por covid-19, lo es aún más.

Durante 2020, por poner de frente sólo un par de datos, se registraron 220,031 casos de violencia familiar en contra de ellas, el mayor número desde 2015 (106,603 casos)[1], y siete de cada 10 empleos que se perdieron en el primer trimestre de 2020 y 2021 eran de mujeres[2]. Por lo demás, solamente 45 de cada 100 mujeres en edad de trabajar lo hace, versus 78 de cada 100 hombres; y por cada 87 pesos mensuales que recibe en promedio una mujer por su trabajo, un hombre recibe 100[3]. Además, las mujeres destinan 2.6 veces más tiempo que los hombres al trabajo no remunerado.

En este contexto, el Anexo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres[4] en el  Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para 2022 es clave (o debería serlo) para reducir la violencia, la discriminación y garantizar la igualdad de género. Para el próximo año el Anexo tiene asignados 235.9 mil millones de pesos; su monto es 77.2% (102.8 mmdp) mayor que el aprobado para este año. Acumulará cinco años consecutivos de incrementos que superan el 10% anual, siendo el de 2022 uno de los más relevantes.

A la vista de tales aumentos, esta administración podría pasar a la historia como la que destinó más recursos para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres. No obstante, la realidad es otra. Desde 2019 son los programas prioritarios del presidente, que poco o nada tienen que ver con la igualdad de género, los que han impulsado el incremento en el presupuesto del Anexo, en detrimento de los programas que sí implementan acciones con perspectiva de género o que indirectamente contribuyen a reducir las brechas existentes.



Aunque la perspectiva de género se incorpora desde 2008 en el PPEF, seguimos sin tener una metodología[5] para decidir con eficiencia y sentido de oportunidad qué programas presupuestarios y cuántos recursos se asignan al Anexo, lo cual se refleja en la inclusión de programas que poco o nada tienen que ver su objetivo. Y es que a pesar de que la Oficina de Presidencia, la ONU y la SHCP desarrollaron en su momento una metodología para crear un Anexo que vincula los programas presupuestarios con el Objetivo 5 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible –el cual busca “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”[6], y quedó plasmado a partir del PEF 2018–, ésta resulta prácticamente ignorada cuando se ‘diseña’ el Anexo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, que busca el mismo fin.

Si no existe tal metodología en el Anexo para la Igualdad, ¿cómo podemos identificar qué programas entre todos los que ‘contiene’ están efectivamente relacionados con su objetivo en el PPEF 2022? De entrada, podemos compararlos con los del Anexo vinculado al Objetivo 5. Así descubrimos que 21 programas son compartidos por ambos anexos[7].

Descubrimos cuatro programas más en el Anexo para la Igualdad que no están en el vinculado a los ODS, pero que sí implican acciones encaminadas efectivamente a la igualdad. De esta forma obtuvimos un total de 25 programas con estas características, que suman un total de 16.4 mmdp. ¿Es eso sustancial? Difícilmente, pues representan sólo 6.9% del presupuesto total del Anexo. Hay que subrayar que la participación de estos programas en el total del Anexo se ha reducido en los últimos tres años; en 2019 representó 14.8%, y este año su participación fue de 9.5%.



Estos programas tienen diversas metas relacionadas con la igualdad. La principal es fomentar la participación y el liderazgo de mujeres, seguidas por la de garantizar el acceso a la salud de mujeres y niñas y la relacionada con los servicios de cuidados. También se destinan recursos para la eliminar todas las formas de violencia contra mujeres y niñas, pero en menor medida. A pesar de que 15 estados tienen activa la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM), esta meta tiene un presupuesto de sólo 721.2 mdp, y con respecto al PEF 2021 se quedará prácticamente igual.



Analicemos el presupuesto que se propone para un tipo muy sensible de programa…

Programas de cuidado infantil

Entre los programas de este Anexo, consideramos que aquéllos que proveen o subsidian los servicios de cuidados son esenciales para reducir la carga de trabajo no pagado de las mujeres y permitirles acceder al mercado laboral. En México, a pesar de que existen tres programas públicos para este fin, sólo el de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadores de Bienestar, por su diseño, apoya realmente a las mujeres que quieren entrar al mercado laboral, ya que está focalizado en aquéllas que no cuenten con seguridad social. Recordamos que las Guarderías del IMSS y las Estancias del ISSSTE se ofrecen a hijos de mujeres una vez se ingresan al mercado laboral y cuentan con seguridad social.

En 2022 se plantea un presupuesto de 19,873 mdp para estos programas. Con respecto al monto aprobado para este año habrá un incremento de 4.2% (810 mdp). Pues bien, las Guarderías del IMSS, con un presupuesto de 14,450 mdp, contarán con 6.5% más recursos que los aprobados para este año, seguidas por el programa de Bienestar, con 2,785 mdp y un incremento de 0.1%. Las Estancias del ISSSTE contarán con 2,637 mdp para financiar sus servicios, pero ese presupuesto será 2.5% menor al aprobado en el PEF 2021. 



Con esta asignación de recursos la brecha existente entre el financiamiento de los servicios de cuidado infantil para las mujeres que cuentan con seguridad social y las que no la tienen se mantiene: 14% del presupuesto se destinará al programa de Bienestar y 86% a las Guarderías del IMSS y Estancias del ISSSTE.

Aunque el número de beneficiarias de las Guarderías del IMSS y del programa de Bienestar es muy similar, el presupuesto de este último es 81% menor, lo cual se refleja en el gasto por beneficiario. Se destinan aproximadamente seis veces más recursos por beneficiario a los servicios de cuidado infantil del IMSS y el ISSSTE que a los subsidios para los hijos de familias sin seguridad social. Con los niños atendidos hasta junio de este año, calculamos que para el 2022 se destinarán anualmente 93,967 pesos por niño en guarderías del IMSS y 104,918 pesos por niño en estancias del ISSSTE, mientras que el subsidio anual por niño del programa de la Secretaría de Bienestar será de 15,839 pesos aproximadamente (incluyendo a los beneficiarios de los apoyos de cuidado infantil y del Seguro de Vida para Jefas de Familia).



Estos datos se insertan en un contexto preocupante. En los últimos tres años el gasto por beneficiario del programa de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras se ha mantenido estancado. Lo cual es el resultado de recortes en su presupuesto y de las modificaciones del programa a lo largo de esta administración. Veamos: 

  1. El primer cambio ocurrió en 2019, cuando se modificó la operación y el nombre del programa[8]. En 2018, cuando el programa subsidiaba el gasto de los infantes en las Estancias Infantiles, se destinaban aproximadamente 13,554 pesos por niño al año. En 2019, bajo la nueva modalidad, el gasto por infante fue de 11,164 pesos: se redujo 18% con respecto a 2018, cuando se comenzaron a entregar subsidios bimestrales de 1,600 pesos por niño a las madres beneficiarias.
  2. La segunda modificación ocurrió este año, a partir de la cual el programa empezó a contar con dos modalidades. La modalidad A continúa con los subsidios bimestrales de 1,600 pesos por hijo a las madres trabajadoras; la modalidad B, que se anexa a partir de la extinción del fideicomiso del programa Seguro de Vida para Jefas de Familia, otorga apoyos a los infantes y adolescentes en orfandad materna con madres fallecidas desde el mes de marzo de 2013 en adelante. Los apoyos son mensuales y van desde los 360 a 1,200 pesos, dependiendo de la edad, con el objetivo de contribuir a la manutención, educación y desarrollo integral de los infantes en orfandad.

El programa de Bienestar es relevante porque su población objetivo son madres que no cuentan con seguridad social. Recordemos que en el país 56 de cada 100 mujeres que trabajan tienen un empleo informal. Por tal motivo, los servicios de cuidado infantil que atienden a la población abierta son indispensables para reducir las cargas de cuidado y facilitar el acceso y la permanencia en el mercado laboral de las mujeres con hijos, principalmente de aquéllas con menores ingresos.

Este análisis deja claro que el Anexo para la Igualdad entre Mujeres y Hombres tiene un problema metodológico, y que hoy más que nunca es necesario corregir. No basta sólo con destinar más recursos al Anexo, sino que también es necesario que éstos se asignen a programas presupuestarios que desde sus Reglas de Operación y diseño cuenten con perspectiva de género y contribuyan con acciones a lograr la igualdad de género.


[1] De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. https://drive.google.com/file/d/1mnvTELZwrS8GV8X2fmzPu2JxpA-gN21-/view

[2] De acuerdo con datos del Inegi.

[3] De acuerdo con datos de la ENOE al segundo trimestre de 2021.

[4] En este Anexo el Gobierno federal destina recursos a través de programas presupuestarios para promover actividades que contribuyan a la igualdad entre mujeres y hombres.

[5] Y esta carencia se revela en la Evaluación número 1587-DS: “Política Pública de Igualdad de Género” de la ASF, disponible en: https://www.asf.gob.mx/Trans/Informes/IR2017c/Documentos/Auditorias/2017_1587_a.pdf

[6] En 2015 México firmó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. En ella se establecieron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Para este fin se desarrolló una metodología que identifica los programas presupuestarios que pudieran contribuir al logro de los ODS a partir de sus objetivos, los posibles beneficios en el cumplimiento de los ODS y su tipo de contribución (directa o indirecta). Los ODS quedaron vinculados al PEF a partir de 2018.

[7] Se excluyeron los programas del IMSS, ISSSTE, Pemex y CFE por estar financiados con recursos propios.

[8] Antes se llamaba Programa de Estancias Infantiles y otorgaba apoyos para la creación de Estancias Infantiles afiliadas a la Secretaría de Bienestar (antes Sedesol) y subsidiaba el gasto de los infantes que acudían a estas.

Comment here

Accesibilidad