Congreso

Violencia vicaria segunda más cruel después del feminicidio

503 Vistas
  • Diputadas, senadoras y especialistas abordan el tema en el marco de los “Diálogos por la infancia”
  • Plantean reconocer el problema, saber qué es, cuáles son sus causas que la generan y consecuencias en las hijas e hijos

Redacción

SemMéxico, Cd. de México, 12 de abril, 2022.- La violencia vicaria es la segunda violencia de género más cruel después del feminicidio y se caracteriza por su escalada de violencia física, psicológica, patrimonial, económica, sexual y detona la amenaza de quitar a las hijas e hijos.

Así lo expresó la diputada Claudia Alejandra Hernández Sáenz (Morena) quien apuntó que es un llamado de atención al Poder Legislativo para abordar y profundizar en la materia y hacer patente el derecho de la niñez y la adolescencia.

Al participar en Diálogos por la Infancia, en la que participaron senadoras y diputadas federales de Morena, PAN y PRI  y organizaciones, con el tema La violencia vicaria y su impacto en las niñas, niños y adolescentes, por su parte la diputada del PRI, Ana Lilia Herrera Anzaldo, presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, afirmó que la violencia vicaria es un tema fundamental que, “sin duda, debe formar parte de la agenda legislativa encaminada a proteger la niñez”.

Expresó que para regular la violencia vicaria es indispensable poner en el centro a la niñez y la adolescencia, y generar criterios que permitan a las familias encontrar canales jurídicos y procesos jurisdiccionales enfocados en esa protección. 

Prometió estar atenta para aportar los criterios para que las y los menores estén siempre en el centro de la protección del Estado y los procedimientos que involucran a las familias.

A su vez la senadora Josefina Vázquez Mota, del PAN, presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia del Senado, destacó la urgencia de visibilizar qué es la violencia vicaria y propuso realizar estos foros en todo el país para conocer historias y testimonios “de la crudeza de estos actos criminales” y ver qué leyes, artículos y apartados se deben cambiar y cerrar filas para que la impunidad termine.

La diputada Margarita Ester Zavala Gómez del Campo de ese mismo partido político, secretaria de la Comisión, destacó la necesidad de visibilizar los efectos devastadores de esta violencia para sensibilizar y concientizar a la sociedad, y “platicar entre nosotras como legisladoras, a fin de buscar estrategias y ayudar”.   

Yolanda de la Torre Valdez, diputada del PRI, dijo que se debe reconocer la existencia del problema para definir las acciones y mecanismos legales. Añadió que la violencia vicaria es dirigida a mujeres, pero recae en niñas, niños y adolescentes que se encuentran entre el agresor y la víctima, por lo que deben ser considerados como víctimas. 

La cultura del desquite

La presidenta de la Comisión de Economía Social y Fomento al Cooperativismo, diputada María de los Ángeles Gutiérrez Valdez, de Acción Nacional, sugirió extender estos foros a las entidades para visualizar el problema y modificar el marco jurídico, pues no solo afecta a las madres, sino que el daño psicológico, mental, social y de aprendizaje lo sufren los hijos.

“Es una cultura del desquite y querer hacer daño a la mujer sin pensar en el daño a los hijos, no solo en el ámbito de la pareja, sino en el familiar y social”. 

Jennifer Seifert Braun, cofundadora del Frente Nacional contra la Violencia Vicaria, explicó que ésta se ejerce para atacar, agredir, controlar y someter a la mujer a través de las hijas o hijos, y constituye una violencia sicológica y de manipulación por la sustracción y ocultamiento de los hijos. Quien se los lleva no es un padre presente ni responsable económicamente y lo hace para evitar la pensión.

Expresó que cuando regresan las y los hijos presentan depresión, ansiedad, regresiones psicológicas, emocionales y físicas, ideas e intentos suicidas, y para tratar los daños se recomienda la terapia para estrés post traumático. 

Micaela Giacobone Schwartz, coordinadora nacional y abogada asesora en legislación del Frente Nacional Contra Violencia Vicaria, explicó que se ejerce violencia directa e indirecta y existen violaciones de derechos, pues aunque las y los hijos tienen la edad de decidir con quién estar, no son tomados en cuenta y son revictimizados mediante convivencias donde son forzados a ir con el padre.

Advirtió que el 85 por ciento de las niñas y niños sustraídos no han sido restituidos a sus hogares. “El DIF ha fallado enormemente a nuestros hijos cuando es el encargado de protegerlos”.

Elisa Celis, cofundadora del Frente Nacional Contra Violencia Vicaria, indicó que en su caso lleva 930 días sin sus hijos. “Se me quita a mis hijos en tres días en un juzgado donde yo ya tenía la custodia y, sin una sola prueba, se los entregan al padre”.

La moderadora, Verónica Rubín Juárez, abogada, dijo que las niñas, niños y adolescentes que viven esta situación son gravemente afectados emocional, sicológica y físicamente, pues al romper el vínculo materno filial, afecta su desarrollo.

SEM/sj

Comment here

Accesibilidad